Tiempo Libre

“Desde pequeña soñaba con estar en el Miss Venezuela”

Sthefany anhelaba representar a su natal Anzoátegui, pero afirma que está feliz de haber portado la banda de Delta Amacuro / Foto: Cortesía Miss Venezuela

Responde tranquila. “Mucho gusto, soy Sthefany Yoharlis Gutiérrez Gutiérrez, Miss Delta Amacuro”. Desde la quinta Miss Venezuela, en Caracas, la joven de 18 años concedió una entrevista a El Tiempo para hablar de su niñez en Barcelona, su gusto por el deporte y su incursión en los concursos de belleza.

Dijo que “desde pequeña soñaba con estar en el Miss Venezuela”. Lo logró, y su meta ahora es coronarse como la mujer más bella del país en el certamen que se celebrará el próximo 9 de noviembre en los estudios de Venevision.

Gutiérrez anhelaba representar a su natal Anzoátegui, pero afirma que está feliz de portar la banda de Delta Amacuro. “He tenido muy buena receptividad en las redes sociales tanto de mis paisanos, como de los deltanos. Dios quiso que fuera así y yo lo acepto”.

Gimnasia rítmica, natación y voleibol son algunas de las disciplinas que practicó a temprana edad y que tuvo que dejar debido a sus actuales estudios de Derecho y sus compromisos con el certamen.

Reina de Barcelona

En 2015, Gutiérrez se coronó como Reina del Carnaval de Barcelona, lo que le abrió las puertas al mundo del modelaje. En ese evento recibió el apodo de “Pocahontas”, debido a su larga cabellera negra. Afirmó que le parece divertido y no se opone a que la llamen así.

Ese año comenzó a prepararse para llegar al concurso de belleza más importante del país. A mediados de 2017 logró ser una de las nueve finalistas del Miss Miranda, certamen que le dio la oportunidad de ir a la quinta rosada y que el “zar de la belleza”, Osmel Sousa, le diera el visto bueno. Después de pasar varios filtros, se convirtió en la representante de la entidad suroriental.

Rutina

Estar en el Miss Venezuela ha significado un gran cambio en la vida de Gutiérrez. Dijo que lo más difícil ha sido salir de la tranquilidad de las calles coloniales del centro de Barcelona y acostumbrarse al ritmo acelerado de la gran Caracas, además de estar alejada de su familia, a quienes extraña, y del sabor de la comida oriental.

“Todo sacrificio tiene su recompensa, de eso estoy segura. Estoy emocionada, contando los días y viendo que cada vez falta menos. Es un logro que he soñado muchas veces y que nunca voy a olvidar”.

Puerto La Cruz / José Leonardo Barreto

Share This:

Comentarios

  

Publicidad

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!