Mundo

Luis Zelaya ofrece reformar un país reviviendo al centenario Partido Liberal

Luis Zelaya ha sido presidente de la Asociación de Universidades Privadas de Honduras / Foto: EFE

El candidato presidencial del Partido Liberal de Honduras, Luis Zelaya, pretende reformar su país reviviendo esa centenaria y conservadora formación política, que se resquebrajó con el golpe de Estado de 2009 que derrocó al entonces jefe del Estado Manuel Zelaya.

Nacido en Tegucigalpa el 24 de octubre de 1967, Luis Zelaya, quien no es familia del expresidente Manuel Zelaya, dice apostar por los jóvenes del país para “devolverles los ánimos” que han perdido.

La principal herramienta que esgrime este ingeniero industrial con estudios en México para cambiar la situación de pobreza e inseguridad que vive Honduras, es un “Plan de Esperanza” con “oportunidades para todos, privilegios para nadie”.

Luis Zelaya, quien ha estado ligado a la educación, campo que le ha llevado a ser docente y rector de la Universidad Tecnológica Centroamericana, considera que el desarrollo de Honduras se ha visto mermado básicamente por tres factores: debilidad institucional, un modelo educativo fallido y un modelo económico extractivo.

Zelaya, un liberal con bajo perfil político, que antes de buscar la presidencia no figuró entre los líderes de su partido, sostiene que con el respaldo de sus correligionarios y otros hondureños que crean en su plan de gobierno, será el próximo presidente del país.

Su plan de Gobierno lo fundamenta en un “liberalismo social” con cinco pilares o ejes temáticos para sacar adelante a Honduras, entre ellos la reconstrucción del Estado de derecho y la institucionalidad, la reactivación económica para la generación de empleo, educación, salud y protección social y un gobierno eficiente y tecnológico.

Luis Zelaya, quien también ha sido presidente de la Asociación de Universidades Privadas de Honduras, considera que la prosperidad es producto de un modelo de desarrollo inclusivo que busca el bienestar de las mayorías, combatiendo la pobreza y desigualdad como los principales problemas del país.

En ese sentido, dice que los indicadores claves que medirán su acción gubernamental, en caso de llegar al poder, serán “los índices de desarrollo y progreso social y el índice de competitividad para obligarnos a crear un sistema de gestión basado en resultados, con un gobierno facilitador del desarrollo”.

Casado con Ana Lucía Acosta, con quien tiene tres hijos, el candidato de los liberales decidió en 2016 rescatar a su partido, que tras el derrocamiento de Manuel Zelaya se dividió entre “golpistas” y “golpeados”, y buscar la presidencia de Honduras.

La decisión la tomó sin consultarle a la cúpula del Partido Liberal, que durante un siglo ha alternado el poder con el ahora gobernante Partido Nacional, también conservador.

A raíz del golpe, el Partido Liberal paso de primera a segunda fuerza de oposición en el Parlamento hondureño.

El nuevo líder de los liberales en sus ratos libres practica el fútbol y el tenis, además de viajar con su familia. 

Tegucigalpa / EFE

Share This:

Comentarios

  

Publicidad

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!