Sucesos

Dos supuestos hampones fueron ultimados en balacera

Sujetos supuestamente estaban enconchados y armados / Foto: Wayne David

Las supuestas acciones delictivas de Cristian Rafael Chaurán Padrino, de 32 años, y Ángel David Padrino Rodríguez (24) llegaron a su fin, cuando, al parecer, decidieron hacer frente a patrulleros de la policía estadal y municipal de Guanipa.

La presunta refriega se registró ayer, cerca de las 10:00 de la mañana, en la calle José Félix Ribas del sector Rómulo Gallegos, en El Tigrito, al sur del estado Anzoátegui.

El supervisor Alfredo Martínez, jefe del Centro de Coordinación Policial (CCP) Guanipa, informó que recibieron una llamada telefónica anónima en la que notificaban que en una casa de color rosado, ubicada en un parcelamiento conocido como La Vecindad, se encontraban unos sujetos armados en actitud sospechosa.

Según el vocero, los individuos eran integrantes de la extinta banda de “el gordo vargas”, la cual se había fusionado con la de “carlitos noche y día”.
Esta situación motivó la activación de un despliegue del cuerpo de seguridad regional que contó con el apoyo de patrulleros de Poliguanipa. En el sitio, las comisiones fueron recibidas a tiros desde lo que presumen era una guarida.

Luego de un intercambio de disparos, que duró varios minutos, cayeron malheridos Cristian Chaurán y su primo Ángel Padrino. También resultó herido el oficial jefe César Bravo. Sufrió un disparo en el brazo derecho.

El uniformado fue atendido en el módulo de Barrio Adentro, después referido al ambulatorio Fritz Petersen y quedó recluido en una clínica de la localidad.

Martínez señaló que recolectaron en el lugar de los hechos una pistola marca Browning, color negro, calibre 9 milímetros, sin seriales visibles, con dos cartuchos sin percutir, y otra arma, marca Beretta, negra, de igual calibre, sin código aparente, y cuatro proyectiles, dos cortos y dos largos, así como un teléfono celular marca Samsung.

Destacó que en diciembre de 2016 fue ultimado por Poliguanipa, Ramón Antonio Vargas Barrios, apodado “el gordo vargas”, en la calle Eulalia Buroz del sector Rómulo Gallegos de San José de Guanipa.

Este supuesto hampón era considerado de alta peligrosidad. Las autoridades lo vinculaban con homicidios, sicariato, extorsión, secuestros y robos en viviendas.

Martínez agregó que la casa donde se produjo la refriega era utilizada como guarida del grupo hamponil. Allí, al parecer, planificaban sus incursiones delictivas y repartían los botines.

No eran “malandros”
Los familiares de Chaurán y Padrino estaban alterados por lo que había ocurrido. Se negaron a dar declaraciones a los medios de comunicación. Se limitaron a decir que ninguno de los dos hombres abatidos tenía residencia fija ni trabajo, pero que no eran “malandros”.

Un allegado afirmó que continuamente los policías los perseguían para extorsionarlos.

San José de Guanipa / Sol Vargas García

Share This:

Comentarios

  

Publicidad

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!