Tiempo Libre

Mercedes Da Silva: “El chocolate es parte de mi proyecto de vida”

Da Silva asegura que el mundo del cacao es su"nicho perfecto" / Foto: Samir Aponte

Con un tono dulce, pausado y cordial, Mercedes Da Silva, cuenta cómo creció rodeada del amor de su familia, como el de sus abuelos solían llevar sus dulces a casa en cada visita.

“Siempre corría junto con mi hermano para seleccionar los regalos. Él cargaba con las golosinas y yo por supuesto me quedaba con aquellos chocolates oscuros que hacían de forma artesanal”.

Asegura que de muy pequeña se sentía atraída por el mundo de la gastronomía, y por eso hizo del chocolate su proyecto de vida.

También estudió Comunicación Social en la Universidad Santa María (USM), carrera que la joven chocolatier combina con el trabajo que desempeña actualmente.

“Durante todos estos años me he dedicado a ser embajadora del cacao venezolano, además de crear más de 40 sabores de bombones para Bocatto. También me gusta educar a la gente acerca de la trasformación del cacao”, dice.

Primer encargo

Como una apasionada de la cultura gastronómica de Venezuela, Da Silva recuerda que parte de su incursión en el arte de la chocolatería empezó con un pequeño pedido de trufas que le había hecho una amiga para una fiesta.

La comunicadora afirma que, para aquel entonces, debía tener mucha paciencia a la hora de hacerlas, sobre todo porque siempre decidía bañarlas de chocolate.

“Para mí era una carrera a contrarreloj, ya que para trabajar este ingrediente hay que tener mucho cuidado con el proceso de temperado; si no tienes los implementos adecuados, la materia prima se solidifica”.

Además, al comenzar tuvo que superar varias crisis, como el haberse visto afectada por una estafa al adquirir parte de sus instrumentos de cocina.

Sin embargo, meses más tarde, Da Silva continuó con la propuesta de formar Bocatto, una ventana de emprendimiento con la cual ha logrado dar a conocer su trabajo con el cacao.

Responsabilidad Social

Esta periodista anzoatiguense prepara un proyecto de responsabilidad social con el chocolate: llevar el producto “real, no el comercial con poco cacao”, a niños de escuelas de bajos recursos.

Igual, sueña con ofrecer charlas de positivismo para “elevar el espíritu y los niveles de seretonina”.

Zona Norte / Noreykis Pino C. 

Share This:

Comentarios

  

Publicidad

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!