Mundo

Sao Paulo cierra otros diez parques naturales por temor a la fiebre amarilla

Diez de los principales parques urbanos municipales en las zonas sur y oeste de Sao Paulo permanecerán cerrados por tiempo indeterminado / Foto: Internet.

Sao Paulo, la mayor ciudad de Brasil, cerró este miércoles al público otros diez de sus parques naturales como medida preventiva para evitar un brote de fiebre amarilla tras la comprobación de que algunos monos de reservas vecinas murieron víctimas de la enfermedad, informaron fuentes oficiales.

La mayor ciudad de Suramérica ya había cerrado las puertas de trece de sus parques en octubre pasado, cuando lanzó una intensa campaña de vacunación contra la fiebre amarilla para la que convocó a gran parte de su población.

Diez de los principales parques urbanos municipales en las zonas sur y oeste de Sao Paulo permanecerán cerrados por tiempo indeterminado, según un comunicado de la Secretaría de Medio Ambiente de la ciudad.

La decisión se produjo luego de que exámenes de laboratorio demostraran que la fiebre amarilla causó la muerte de diez monos en las últimas semanas en reservas naturales en Itapecerica da Serra, región próxima a los parques en los que se suspendieron las visitas.

Los parques cerrados en octubre están ubicados en las zonas norte y este de Sao Paulo, por lo que la alerta para vacunación se extendió prácticamente a toda la ciudad.

Pese a que en los últimos meses no se ha registrado ningún caso de fiebre amarilla en Sao Paulo, las autoridades temen el surgimiento de un nuevo brote de la enfermedad.

Los monos no transmiten la fiebre amarilla a los humanos, pero sí son hospederos del virus y pueden contagiar a las dos especies de mosquitos silvestres capaces de transmitir la enfermedad.

El Ministerio de Salud ya había declarado en agosto pasado el fin de la emergencia sanitaria provocada por el brote de fiebre amarilla que afectó toda la región sudeste del país y que provocó, entre diciembre de 2016 y agosto de 2017, 261 muertes y otros 777 casos comprobados de contagio.

Gran parte de la población de Sao Paulo ya había sido vacunada este año como parte de la campaña de prevención por el brote de fiebre amarilla registrado a partir de diciembre pasado y que afectó también a los estados de Minas Gerais, Espíritu Santo y Río de Janeiro, todos en el sudeste de Brasil, la región más poblada del país.

La emergencia por dicho brote ya fue levantada debido a que el Ministerio de Salud registró el último caso en junio.

Para atender la demanda de la población, el Gobierno distribuyó este año 36,7 millones de dosis extras de la vacuna contra la fiebre amarilla.

EFE / Sao Paulo

Share This:

Comentarios

  

Publicidad

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!