Venezuela

“Un propósito para 2018 es votar por un nuevo presidente”

“No tengo necesidad de sacarme el carnet”, dice monseñor Roberto / Foto: Internet

El arzobispo de Coro espera que la Mesa de la Unidad entienda que Venezuela no es una colcha de retazos y que intente construir un país unido. Cuestionó la inconsciencia de la dirigencia política en el Gobierno que agrede a quien proteste buscando libertad y democracia.

-¿Un propósito nacional para 2018?
-Que podamos votar todos los venezolanos cumpliendo con nuestro deber democrático para elegir un nuevo presidente.
-¿Una reflexión ante el año que acaba de terminar?
-Un año confuso, con muchos problemas y sin soluciones concretas.
-¿Un presente de año nuevo para el Gobierno?
-Que sea más sensato en los juicios que hace, no solo de los personajes nacionales, sino de los internacionales. No podemos quedar ante el mundo como unos ignorantes
-¿Para la MUD?
-Que se pongan de acuerdo, que tengan detrás de ellos, como telón de fondo, a Venezuela. Que piensen en sus problemas y no en el poder.
-¿Para el soberano?
-Venezuela no puede perder la esperanza, es un gran país. Dios nos bendijo con muchas riquezas, la mayor de estas es la juventud. El 70 % de la población es menor de 30 años.
-Y usted, ¿qué le pidió al Niño Jesús?
-Con todo mi corazón, le he pedido al Niño Jesús la paz y el encuentro de todos los venezolanos.
-¿Qué opinaría San Nicolás sobre el país?
-Creo que a San Nicolás se le enredaría el trineo con los renos buscando soluciones para los niños de mi querida Venezuela.
Un grano de esperanza
-Su fe en el régimen ante una conciliación, ¿llega a un grano de mostaza?
-El grano de mostaza es el árbol más grande, y por lo tanto yo como cristiano y como venezolano no pierdo la esperanza de vivir tiempos mejores para Venezuela.
-¿Quién lleva la cruz del venezolano?
-La cruz del venezolano la lleva todo el pueblo: hambre, miseria, falta de medicamentos, violencia, crímenes y sobre todo una pobreza injusta, que no la merece Venezuela.
-¿Ya se sacó el carnet de la patria?
-No tengo la necesidad de sacármelo. Tengo cédula y pasaporte.
-¿Habrá que rogarle al régimen el pan nuestro de cada día?
-El régimen desea que todos los venezolanos estemos de rodillas y con las manos extendidas, pidiéndole favores y medicinas para poder vivir con dignidad. Nos han convertido en un país de miserables.
-¿Lleva el gobierno al infierno?
-No nos lleva al infierno, estamos en el infierno.
-¿No solo de pan vive el hombre en Venezuela?
-Ciertamente no solo de pan se vive, sino de soluciones concretas para que el pan nunca falte en la mesa del venezolano.
-Una posible buena nueva para el país
-Cambio de Gobierno.
-¿Una penitencia para Maduro?
-Que haga cola en un banco o supermercado para que sepa lo que sufren los venezolanos de a pie.
-¿Para la MUD?
-Que puedan entender que Venezuela no es una colcha de retazos, y que intenten construir una Venezuela unida.
-¿Para los curas pederastas?
-Lo más ignominioso para un ser humano es la pedofilia, y se agrava más cuando el protagonista es un sacerdote. La penitencia sería la expulsión del compromiso de servicio que tiene su vocación sacerdotal.
-¿Para la Iglesia?
-Que con esfuerzo siga siendo la voz de los que no tienen voz.
-¿Cumple penitencia el país?
-En estos momentos la cumple, sin que le sea impuesta. Pasando hambre y miseria, particularmente en las cárceles de Venezuela.
-¿Una autopenitencia?
-Mi autopenitencia sería que el señor me prive de decir las cosas que tengo que decir frente ante a un pueblo que sufre.
-¿La tentación de un clérigo?
-Son tres: el dinero, la bragueta y el whisky.
-¿El pecado de la “revolución”?
-Ha sido una mentira sin adecuarse a la verdadera realidad de un país, que viviendo en democracia 40 años ha tenido que soportar estos 19 largos años de angustia e incertidumbre.
-¿Y el de la oposición?
-La desunión, pensando solamente en el poder por el poder.
-¿Sermón de cura tumba gobierno?
-Los curas no tumbamos gobiernos, pero sí alertamos proféticamente lo que puede tumbarlos.
-¿Es la espada de Bolívar como la de Cristo?
-La espada de Bolívar se ha convertido en la chequera petrolera que recorre América Latina.
-¿Fue la Navidad propicia para el diálogo?
-Por supuesto. El mejor diálogo es el de Dios con su pueblo a través del regalo de su Hijo que nace en Belén.
-¿Quién debe poner la otra mejilla en este país?
-Todos.
-¿Fue suficiente la intermediación del Vaticano?
-Hizo lo que pudo. Ante un diálogo que no lo era, pues era un monólogo, donde los interlocutores llevaban los guantes de boxeo en actitud de guardia.
-¿Qué le ha dicho el papa Francisco?
-Que no perdamos la esperanza.
-¿Hubiera sido chavista Jesucristo?
-Sería una contradicción en los términos, ya que Jesús predica el amor, el encuentro, el diálogo y la paz.
-¿Son los colectivos violentos como los seguidores de Barrabás?
-La violencia siempre ha sido violencia. En el caso de Barrabás como activista político contra el Imperio Romano.
-¿El Herodes de hoy?
-La inconsciencia de la dirigencia política que agrede a quien proteste buscando libertad y democracia.
-¿Cómo debe llevar el venezolano la procesión?
-Con paciencia y esperanza.
-¿El Judas de estos tiempos?
-Políticos.
-¿Aprieta Dios a los venezolanos?
-En estos últimos años, el Señor está probando la conciencia y paciencia política del pueblo.
Rezar para solucionar
-Si “es imposible rezar con el estómago vacío”, ¿a quién recurrirá espiritualmente el connacional?
-A pedir soluciones para que ese estómago se llene, y así poder rezar como Dios manda.
-¿Ha perdonado a sus ofensores oficialistas?
-Por supuesto. En mi corazón no hay rencor para nadie ni sed de venganza. Dejaría de ser cristiano y sacerdote.
-¿Fue alentadora o sarcástica la frase “felices pascuas y próspero año nuevo”?
-Expresión preñada de esperanza, la cual no podemos perder los venezolanos.
-¿Quiénes son los hombres de buena voluntad?
-Aquellos que cumplen la voluntad de Dios.
-¿Imagina un pesebre integrado por gobierno y oposición?
-No creo.
-Y usted, ¿pondría la otra mejilla al régimen?
-Pienso que no tengo rencores ni odios contra nadie. Si debo poner la mejilla en función de la paz de mi patria, lo haría con mucho gusto.
-¿Cómo debió ser la bolsa Clap navideña?
-Con los alimentos necesarios para que una familia pueda vivir con dignidad.
-¿Qué sería más fácil: introducir un camello por el ojo de una aguja o un acuerdo nacional?
-Yo no pierdo la esperanza de que la respuesta sea un acuerdo nacional, que los venezolanos estamos pidiendo a gritos.
-¿Qué indicó la estrella de la Navidad sobre el porvenir del país?
-Soy cristiano, me bautizaron y me regalaron tres cosas: el amor, la esperanza y la fe.

Perfil
Roberto Lückert León nació en Maracaibo el 9 de diciembre de 1939. Fue el primer Arzobispo de la Arquidiócesis de Coro en el estado Falcón desde el 23 de noviembre de 1998, recibiendo el Palio Arzobispal en junio de 1999 entregado por Juan Pablo II. Fue el segundo vicepresidente de la Conferencia Episcopal Venezolana en el periodo 2012-2015. Actualmente pertenece a la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social de la CEV para el periodo 2015-2018. Sus estudios de primaria y secundaria los realizó en el Colegio Gonzaga perteneciente a los Padres Jesuitas en la ciudad de Maracaibo. Estudió teología y filosofía en el Seminario Interdiocesano Santa Rosa de Lima en Caracas . El 14 de agosto de 1966 es ordenado sacerdote. Fue nombrado Vicario Cooperador de la Parroquia Santa Bárbara en el Zulia.

Caracas / Jolguer Rodríguez Acosta

Share This:

Comentarios

  

Publicidad

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!