Venezuela

Petro genera incertidumbre por escasa información sobre sus mecanismos

Cada Petro equivaldrá a un barril de petróleo / Foto: Internet

Desde que el presidente de la República, Nicolás Maduro, anunciara el pasado 3 de diciembre la creación de la criptomoneda llamada Petro, las dudas e incógnitas sacudieron la opinión pública internacional. Un mes más tarde, aún se debate si la medida será una innovadora estrategia para la recuperación económica de Venezuela, o simplemente otra política inefectiva por parte del Estado.

Esta naciente propuesta genera interrogantes por sus diferencias con las demás criptomonedas que se han logrado posicionar en el mercado internacional desde 2009, con el nacimiento del Bitcoin, principal referente en este tipo de divisas.

El Petro estará respaldado por las reservas energéticas y minerales del país, activos reales que abren un nuevo paradigma en el mundo de las criptomonedas, las cuales se habían consolidado hasta ahora como dinero fiduciario, es decir, que basa su valor en la confianza que se le tenga a la moneda.

Bajo este panorama incierto, voceros del gobierno aseguran que el Petro será una herramienta para el desahogo económico de la nación, un instrumento que permitirá combatir el dólar paralelo y evitar sanciones internacionales.

El director de Ecoanalítica, Asdrúbal Oliveros, cree que si se aplica de manera correcta, efectivamente podría ser útil para resolver problemas económicos, entre ellos uno de los principales como es el control cambiario.

“El Petro, dependiendo de cómo el Estado haga la conversión y fije su valor, puede ser un mecanismo implícito para obtener un tipo de cambio”, explica el economista.

Las dudas surgen incluso para el experto porque aún se desconoce cuál será el valor establecido de la moneda.

El Presidente informó que un barril de petróleo se traduciría en un Petro, y decretó que el Campo 1 del Bloque Ayacucho de la Faja Petrolífera será sustento de esta criptomoneda, con un respaldo de 5 mil 342 millones de barriles certificados, pero no se sabe aún cómo figurarán los otros recursos.

Oliveros advierte que dependerá de la libertad que se le otorgue a la moneda en el mercado, es decir, que se respete la interacción oferta y la demanda, la transparencia y la independencia para tener un tipo de cambio que no esté manipulado o viciado.

“Hay que establecer un tipo de cambio que reconozca el mercado, o se convertirá en otro fracaso del gobierno, como lo fue el Dicom”, aseguró el experto.

Las criptomonedas son conocidas por generar confianza en el mercado, su valor se establece gracias ese factor, pero según Olivares, el Petro no reúne las características para entrar en este grupo de divisas, al tratarse de una propuesta del Estado y generar poca credibilidad en que será un sistema descentralizado.

Para Ángel Salazar, co-creador de una criptomoneda venezolana llamada Onix, mientras se implemente el sistema Blockchain, ningún ente podrá tener control sobre las transacciones realizadas, por lo que sí cumpliría con esa característica. En esto coincide con lo expuesto a través de la Gaceta Oficial Extraordinaria N° 6.346 del 8 de diciembre de 2017, donde se especifica que después de que se realice la asignación inicial del Petro, la custodia estará descentralizada.

Evasión de sanciones

El dinero digital soportado en el sistema Blockchain, permite realizar transacciones de un punto a otro en el globo sin dejar un rastro que revele los datos de quienes efectuaron la operación.
Oliveros sospecha que el Gobierno desea aprovechar este aspecto para tener más libertad a la hora de hacer negocios internacionales, pues las sanciones impuestas por Estados Unidos han truncado la relación de Venezuela con sus socios comerciales.

“El gobierno ha tenido dificultades para hacer pagos internacionales y a proveedores, por lo que está tratando de buscar un mecanismo amparado en la estructura Blockchain para ver si puede neutralizar el efecto de las sanciones”, detalló.

Para cumplir con este cometido, el Petro debe postularse como una moneda confiable, con la finalidad de captar el interés de inversionistas y ser aceptado como método de pago.

Ángel Salazar manifiesta que al tratarse de una criptomoneda, el Petro despertará interés en todo el mundo, ya que cotizará a nivel internacional, a diferencia del bolívar.

Dudosa

No obstante, para ello necesitará la aceptación del mercado, y una serie de aspectos, como su dudosa legalidad, podrían impedir que se genere la confianza del instrumento.

El economista José Toro Hardy cuestiona el marco legal del Petro, debido a que “viola el artículo 3 de la Ley Orgánica de Hidrocarburos, que prohíbe dar reservas petroleras en garantía, y la Constitución que establece el Bolívar como signo monetario”, como argumentó en su cuenta de Twitter @josetorohardy.

Añade que es poco factible que alguien lo acepte, y que podría ser útil para manejar dinero ilegítimo al margen del sistema bancario, sin que nadie lo pueda rastrear.

El vicepresidente sectorial de Comunicación, Turismo y Cultura, Jorge Rodríguez, informó que es “cuestión de días” para que se realice la primera emisión.

Resta evidenciar cómo se ejecutarán los mecanismos del Petro y de qué manera reaccionará el mercado para determinar la eficacia de este instrumento.

Caracas / Brian Contreras

Share This:

Comentarios

  

Publicidad

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!