Columnistas

La decisión de la MUD

En este espacio, defendí la tesis de muchos de participar en la elección presidencial del 22 de abril, creía que el gobierno podría con un candidato opositor en la calle, propiciar mejores condiciones electorales que permitieran un proceso y una elección con transparencia y equidad. No era una ingenuidad pensar así, creía que un gobierno acorralado por la voluntad popular, impediría su derrumbe y facilitaría una salida honrosa del poder.
Lamentablemente no ha sido así. El gobierno cada día que pasa y con su afán de mantenerse en el poder a espaldas de ese 80%, lo que hace es usar al CNE para imponer condiciones electorales inaceptables como esa marramaucia de convocar la elección presidencial dentro de tres meses, cuando lo establecido en la ley son seis meses mínimo.
Ante un escenario electoralmente truculento, ante los desmedidos abusos del régimen, es imposible mantener una conducta de participación en dicho evento, sería hacerle el juego a una comparsa que sólo busca legitimar a un presidente que carece de ello, y darle respiro superficial ante la comunidad internacional que cada día lo cerca más por su actitud antidemocrática y despótica.
Es evidente que la actitud de Maduro busca alejar a la MUD del acto comicial presidencial, le causa terror una elección con igualdad de condiciones, donde se respeten las normas electorales y prefiere correr los riesgos de la descalificación ante el país y el mundo.
Por consiguiente, la decisión de la MUD de negarse a participar en el evento presidencial del 22 de abril, es lo correcto y su propuesta de crear un Frente Amplio Nacional para luchar por mejores condiciones electorales, por un cambio de gobierno, mantiene la esperanza popular de seguir en la lucha social para salir lo más rápido posible de esta pesadilla que hoy vivimos.
Es cierto, las condiciones sociales de los venezolanos se han agravado últimamente, la gente sólo piensa en su quehacer diario, en la comida y en el dinero que no le alcanza para nada, meterlo en una elección sin presente ni futuro, es un insulto y una humillación.
Ante esta gran verdad, solamente nos queda unirnos alrededor de la propuesta de la MUD, diferenciar entre el enemigo y el aliado, y en estas circunstancias históricas el gran aliado nuestro es la Unidad Democrática Nacional. Evitar caer en las confusiones del régimen que tratara con todos los reales del mundo, de presentar candidaturas con rostros de oposición y buscar legitimar a un proceso fraudulento que nadie va a reconocer, acá y fuera de acá.

Share This:

Comentarios

  

Publicidad

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!