Deportes

El argentino Uriel Raponi tuvo un estreno esperanzador con Deportivo Anzoátegui

El central argentino tuvo una breve pasantía con Petare FC en Venezuela / Foto: Cortesía

Durante poco más de un mes, Uriel Carlos Raponi (Rosario, Argentina, 1984) se vio obligado a apoyar a Deportivo Anzoátegui (Danz) como un fanático más. Debido a contratiempos con su documentación, el debut del zaguero en el Torneo Apertura 2018 se retrasó.

No fue hasta principios de esta semana que el problema se solventó, lo cual le permitió enfundarse el uniforme aurirrojo el pasado miércoles para ver acción en el certamen de la Primera División criolla. El estreno fue agridulce. Pese a que se mostró sólido en la retaguardia, los orientales, necesitados de éxitos, igualaron 1-1 con Estudiantes de Mérida como anfitriones.

A sus 33 años, Raponi es un trotamundos del fútbol. Cuenta con experiencia en distintas categorías del balompié rioplatense e italiano. Además, también conoce lo que es jugar en Venezuela. En 2016 defendió los intereses de Deportivo Petare.

El defensor aseguró que se siente a gusto. El mes que estuvo fuera de la cancha le sirvió para adaptarse al equipo y su entorno, aunque reconoce que fue “complicado” asimilar que no podía ayudar al conjunto en el terreno.

“Fue una situación complicada; uno siempre quiere echarle una mano al grupo, pero ya pasó y ahora estoy enfocado en lo que viene, que seguro será muy bueno”, dijo el nacido en Rosario, que además posee la nacionalidad italiana.

Vocación ofensiva
Pese a que a nivel colectivo el resultado no era el esperado, tuvo un buen desempeño en su debut. Lució en el juego aéreo e incluso se incorporó con frecuencia al ataque anzoatiguense.

“Si las oportunidades están y los espacios se generan, el ‘profe’ nos da la libertad de atacar. Obviamente sé que mi tarea es defender, pero muchas veces, con el ímpetu de que el equipo marque un gol, es normal ir para adelante”.

En su estancia con Petare disputó 14 cotejos y logró marcar tres dianas, lo cual demuestras que, a pesar de desempeñarse como zaguero, tiene vocación para atacar.

Durante los tiros de esquina favorables al Danz, Raponi solía colocarse en el corazón del área para tratar de conectar la esférica y enviarla al fondo del arco. “Tuve dos (oportunidades), pero no pude mandarlas a donde quería”, lamentó el dorsal seis, que se antoja como una pieza fundamental para los anzoatiguenses.

Puerto La Cruz / Carlos Aurelio Beccaceci

Share This:

Comentarios

  deportivo-anzoategui   futbol   uriel-raponi   venezuela   

Publicidad

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!