Locales

Materiales para la construcción han aumentado más de 600%

Ventas en ferreterías han bajado en más de 80% / Foto: Archivo

Construir se ha convertido en una tarea titánica para cualquier venezolano, no tanto por el esfuerzo físico que requiere el levantamiento de las infraestructuras, sino por la escasez y los altos precios de los materiales.

Lorena Milano relató que lleva más de tres años tratando de terminar su “casita”. “Mi esposo y yo nos propusimos hacer nuestra casa. Pequeña, sin muchas comodidades y nos ha costado demasiado. Ni siquiera hemos logrado la mitad de lo que tenemos en mente”.

Según señaló, el año pasado le ofrecían el saco de cemento por debajo de los 70 mil bolívares. “Me parecía carísimo, porque lo que ganábamos no nos alcanzaba par pagar tanto. Ya este año lo ofrecen hasta en 380 mil bolívares. Es una exageración”.

Como ella, una cantidad significativa de ciudadanos comunes y empresarios han desistido de construir porque el costo de los insumos sobrepasa cualquier presupuesto.

El alto precio de los materiales no sólo ha afectado a quienes tenían proyectos a corto plazo, sino también a los comerciantes del ramo ferretero.

Mauricio Redes, quien hace más de 15 años inauguró una ferretería en la zona norte de la entidad, manifestó que el valor de los rubros de construcción se disparó más de 600%, en comparación al año pasado.

“Una cabilla de 3/8 se consigue al mayor en 1 millón 500 mil bolívares. El cemento está por el orden de los Bs 280 mil y son pocos los proveedores que distribuyen. Cada vez es más difícil ejercer esta actividad”, dijo.

Mireya Rosales, encargada de un local en Puerto La Cruz, señaló que un saco de pego cuesta por encima de los 400 mil bolívares.

“Este era uno de los materiales más buscados. La gente ya no está comprando. No están haciendo reparaciones y mucho menos remodelaciones. Lo poco que consiguen es para comer. De seguir así, el ramo ferretero desaparecerá. Serán pocos los locales que sobrevivirán”.

Redes mencionó que para mantener las puertas abiertas optó por reducir su nómina. “Tenía más de 120 empleados, y me quedé con unos 25. También limité las oficinas administrativas, pues lo que se percibe no da para mantener instalaciones tan grandes”.

Raúl Aristiguita decidió alternar con la venta de alimentos. “Dividí el negocio. En un lado vendo comida y en otro lo poco que me queda de la ferretería. Hay quienes vienen a comprar un arroz, un espagueti; y recuerdan que deben cambiar una llave de paso, preguntan el precio, si les alcanza la llevan”.

Según los ferreteros, en lo que va de año, las ventas han disminuido más de 80%.

Es costoso

Para la construcción de una casa pequeña se requieren al menos 35 cabillas de seis metros, que en la calle se consiguen por el orden de los 2 millones de bolívares. También se necesitan tubos estructurales 100×100, cuyo valor al mayor sobrepasa los Bs 14 millones.

“Fui a preguntar por los tubos 2×1 de seis metros y cada uno me sale en 4 millones 500 bolívares (precio al mayor). Necesitaría más de 90 millones para comprarlos. Con estos precios, veo cada vez más lejos tener casa propia”, manifestó Euclides Jiménez, quien mencionó que sus padres le cedieron un terreno para que levantara su vivienda, pero no ha podido “poner ni la primera piedra”.

Dijo que consultó por el precio de una llave de paso y supera los Bs 800 mil y un teipe Bs 350 mil.
Por el alto costo de los insumos cada vez son más las construcciones paralizadas en el estado Anzoátegui, y con ello miles de obreros desempleados.

Según cifras de la Cámara Inmobiliaria de Venezuela, en la entidad están registrados más de 6 mil 600 trabajadores de la construcción. Menos de 2 mil tienen empleo.

Algunos se han dedicado a la reventa de productos de la cesta básica y a otras actividades que les permitan llevar el pan diario a sus hogares.

Puerto La Cruz / Yeraldyn Vargas Rivas

Share This:

Comentarios

  

Publicidad

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!