Mundo

Con la promesa de continuidad, Díaz- Canel asumió presidencia de Cuba

Castro, de 86 años, cede la presidencia de Cuba al vicepresidente Díaz-Canel / Foto: Internet

Miguel Díaz-Canel es el nuevo presidente de Cuba. Preparado minuciosamente desde hace una década por Raúl Castro para darle el relevo, el sucesor, de 57 años y nacido después de la revolución de 1959, dio este jueves su primer discurso como jefe de Estado en la Asamblea Nacional (parlamento unicameral). Recalcó su propósito de “dar continuidad” al régimen socialista de partido único, subrayando que no habrá “espacio para una transición” política -o una “restauración del capitalismo”- y advirtiendo de que el general Castro ( 86 años) sigue “al frente” de la dirección del país.

Raúl Castro continuará siendo el primer secretario del Partido Comunista de Cuba hasta 2021. La Constitución establece que la tolda es “la fuerza dirigente superior de la sociedad y del Estado”.

 Segundo plano
Castro, por lo tanto, se retira a un segundo plano desde el que tutelará al nuevo gobierno, como afirmó en sus palabras Díaz-Canel: “Encabezará las decisiones de mayor trascendencia para el presente y futuro de la nación”.

El recién designado mandatario ha calificado de “obra colosal” el periodo de Castro como jefe de Estado y ha abundado en su glosa a su mentor con la más clásica retórica militante: “Con firmeza, sin apego a los cargos, con serenidad, madurez, confianza y firmeza revolucionaria, se mantiene por legitimidad y mérito propio al frente de la vanguardia política (…), como el referente que es para la causa revolucionaria, enseñando y siempre presto a enfrentar al imperialismo, como el primero, con su fusil a la hora del combate”.

En segundo término, Díaz-Canel también ha rendido tributo a la figura de Fidel Castro, fallecido en 2016: “Seremos fieles al legado del líder histórico de la revolución”, dijo.

Discurso

Raúl Castro ha cerrado la histórica sesión parlamentaria en La Habana con un discurso en el que se mostró plenamente satisfecho con poner la presidencia en las manos de Díaz-Canel, con quien se intercambio visibles muestras de afecto.

El general afirmó que confía en el “éxito absoluto” de su sucesor, ha destacado sus “virtudes, experiencia y dedicación al trabajo” y ha incidido en que “no es un improvisado” y en que “su ascenso no ha sido fruto del azar ni del apresuramiento”.

El único

Sorprendió la desenvoltura con la que el exmandatario lo calificó como “el único superviviente” de un grupo de dirigentes de nueva hornada que el régimen fue preparando desde los noventa y que terminó defenestrado.

Díaz-Canel es la punta de lanza del proceso de continuidad política con liberalización económica diseñado por Castro y sus asesores más cercanos.

Una hoja de ruta que no contempla de momento más libertades civiles y que se ha venido desarrollando durante el raulismo con novedades notables pero cíclicos retrocesos.

La visita de Barack Obama en 2016 marcó el punto álgido de esta agenda, pero despertó en la dirigencia el temor a ir demasiado rápido y se replegaron velas. Hoy el impulso dado por Raúl Castro a los negocios particulares se encuentra parado, la inversión extranjera no acelera y las relaciones con Estados Unidos están dañadas.

Relaciones deterioradas
Al deterioro bilateral entre EE UU y Cuba ha contribuido la llegada a la  Casa Blanca de Donald Trump, quien ha echado por tierra los avances diplomáticos de Barack Obama y a cambio de apoyo político, cediendo la iniciativa de la agenda sobre La Habana a la línea dura republicana.

La Habana / Agencias 

Share This:

Comentarios

  cuba   mandato   presidente   

Publicidad

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!