Locales

Familiares denunciaron aumento de muertes neonatales en el hospital Luis Razetti

Con pancartas, el personal de la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales informa sobre las deficiencias que presentan / Foto: Elisa Gómez

El aumento en la cifra diaria de decesos de neonatos tiene alarmados a los familiares de los pacientes recluidos en el hospital universitario Dr. Luis Razetti de Barcelona.

Bety Alfonzo, tía de un recién nacido, comentó que la mayoría de los bebés llegan con problemas respiratorios a la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales y no salen con vida.

“Desde el miércoles que estamos con mi sobrino hospitalizado, no hemos visto a ninguno salir por sanación. Ingresan con una patología y terminan complicados con otras. Entre viernes y domingo fallecieron nueve criaturas”, afirmó.

Alfonzo no descarta que las áreas se encuentren contaminadas, como supuestamente se lo mencionó una trabajadora del centro asistencial. Por ello les hizo un llamado a las autoridades gubernamentales para que tomen cartas en el asunto.

Poca información

Isabel Martínez,  además de mostrar su preocupación y tristeza por la muerte de su sobrino, ocurrida  la noche de este lunes, mencionó que es poca la información fiable que recibieron durante los seis días que estuvieron en el área.

“Ingresó con dificultad para respirar, después nos dijeron que se encontraba estable y que iba evolucionando bien, pero resulta que a última hora no le funcionaban los riñones”.

Esa preocupación fue compartida por Yamilka Bello, quien aseguró que la madrugada de este martes le solicitaron pañales para su pariente y les informaron que estaba estable, cuando la realidad era que se debatía entre la vida y la muerte. Falleció al amanecer.

También, este martes, al salir el sol, la joven madre Yohana Maita se disponía a amamantar a su bebé cuando recibió la trágica noticia de su fallecimiento.

“No entiendo qué fue lo que pasó. Yo lo veía tan bien anoche, de hecho le habían quitado los tubos porque respiraba normal. Me dijeron que fueron a buscarme a mi habitación para avisarme pero eso es mentira, nadie me avisó”.

Mencionó que su embarazo transcurrió con normalidad y se realizó sus controles prenatales, pero su hijo nació prematuro de 34 semanas.

Cifras en descenso

Aunque no rechaza que en los últimos días haya  aumentado la mortalidad neonatal, la subdirectora de ese centro hospitalario, Flor Aguiar, informó que hasta abril la cifra de decesos había descendido a 34, en comparación con  enero, cuando se registraron 62.

“Parecieran cifras altas, pero las estadísticas mensuales se sacan en relación con todos los niños que nacen. Empezando el año vinieron al mundo 660 bebés y el mes pasado 560. ¿Por qué la mortalidad? Son cálculos similares a los registrados en todos los estados del país. Al menos el 10% de los nacidos fallecen, sobre todo durante las primeras 72 horas”, sostuvó

Otro de los factores que, según la especialista, hay que tomar en cuenta a la hora de buscar el origen de las defunciones, son los cuidados de la madre durante la gestación.

“La mayoría de las mamás vienen con una mala alimentación. No consumen lnutrientes que deberían  absorber los bebés. Aparte de que no llevan un adecuado control prenatal, las consultas de este tipo están por el suelo porque pocas mujeres acuden. Todo eso puede desencadenar un embarazo pretérmino. Si nacen antes de las 37 semanas la posibilidad  de fallecimiento se eleva”, aseguró

Escasez de insumos

Aguiar indicó que a pesar de esta situación, el número de decesos ha disminuido gracias a que en los últimos dos meses la gobernación de la entidad los dotó de algunos antibióticos que con carácter de prioridad fueron destinados al  área de Neonatología, porque no alcanzaban para todos los pacientes del centro asistencial. Pese a esto, los familiares deben adquirir las dosis necesarias para terminar el tratamiento.

Destacó que además de los insumos médicos, también escasean  los productos de limpieza, por lo cual  el personal de mantenimiento hace “magia” para garantizar que las áreas neonatales, incubadoras y materiales estén libres de bacterias.

“Siempre le damos prioridad al piso 9 debido a la condición del sistema inmunológico de los  recién nacidos. Tenemos que lavar las incubadoras y todo lo que utilizamos para evitar que se presenten infecciones. Gracias a Dios en diciembre  una cadena de cosméticos nos dotó de detergente y con eso aseábamos hasta abril, cuando se acabó. Nosotros no tenemos posibilidades de comprar eso, por  lo cual siempre andamos como mendigos, pidiendo”, agregó Aguiar.

Barcelona / Elisa Gómez

Share This:

Comentarios

  

Publicidad

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!