Mundo

Evo Morales afronta protestas en uno de sus feudos políticos

Las manifestaciones contra el gobierno del presidente Evo Morales se agudizaron a raíz de la muerte a Jonathan Quispe, de 20 años / Foto: Internet

El presidente boliviano Evo Morales afrontaba el lunes una protesta en la ciudad de El Alto, uno de sus feudos políticos, por un aumento en el presupuesto de la universidad pública y en demanda de justicia por la muerte de un joven en manifestaciones callejeras dos semanas atrás.

La huelga con marchas no tenía la contundencia que esperaban sus organizadores hasta el mediodía, pero paralizó el centro de la ciudad.

La autopista de 14 kilómetros que une a La Paz con esa población vecina y con el resto de las capitales provinciales estaba tomada por manifestantes. La policía se mantenía en alerta sin intervenir en los cortes de ruta.

Tampoco había transporte en el centro, pero muchos comercios estaban abiertos. A la huelga de dos días se unieron los trabajadores de la alcaldía de esa ciudad que está en manos de la oposición.

El “paro cívico” con piquetes y marchas fue convocado por las dos mayores juntas vecinales, una afín al gobierno y otra opositora, en apoyo a la Universidad Pública El Alto (UPEA) que desde hace dos semanas está movilizada en demanda de un aumento en su presupuesto. La muerte de un estudiante de 20 años durante una manifestación agravó la protesta.

Detonante

El gobierno y la policía entregaron al jueves a un subteniente de la policía al que acusan de haber disparado una canica que dio muerte a Jonathan Quispe, de 20 años.

Los manifestantes piden ahora la renuncia del ministro de Gobierno, Carlos Romero, y del comandante de la policía además de una reunión con Morales.

El autor de la muerte ya “ha sido entregado a las autoridades” y los que buscan alargar el conflicto “quieren pescar en río revuelto, buscan ahondar el conflicto con fines políticos” para afectar el gobierno, dijo el lunes el ministro de la Presidencia, Alfredo Rada, quien convocó a un diálogo con ministros para el lunes.

“El gobierno tiene que escucharnos, es soberbio. Esta no es una lucha política, ni somos de derecha, sólo buscamos una mejor educación para nuestros hijos. El gobierno no ha respondido a las demandas de El Alto”, dijo a radio Panamericana Felipe Paucara, presidente del Consejo Universitario.

Con casi un millón de habitantes, en su mayoría migrantes rurales, El Alto es un suburbio de La Paz con altas tasas de desocupación y cuya economía principal es el comercio informal. Es una ciudad de alto poder de movilización social.

En 2003 las protestas que tuvieron epicentro allí derivaron en la renuncia del entonces presidente Gonzalo Sánchez de Lozada y en la caída de los partidos tradicionales que a la vez posibilitaron el ascenso de Morales, cuyo gobierno ahora es blanco de acusaciones de corrupción.

El mandatario busca reelegirse a fines de 2019 a pesar de haber perdido un referendo que le negó esa posibilidad.

La Paz / Carlos Valdez / AP

Share This:

Comentarios

  bolivia   evomorales   protestas   

Publicidad

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!