Venezuela

Cedice reporta 60 transnacionales afectadas desde 2005 por crisis venezolana

Diversas empresas, entre ellas Kellogg´s, han dejado de operar por trabas gubernamentales /Foto: Internet

Aunque en 2018 los problemas de la economía se han agudizado hasta convertir a Venezuela en un país con una emergencia humanitaria compleja, que según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) es “una crisis grave que suele ser el resultado de una combinación de inestabilidad política, conflictos y violencia, desigualdades sociales y una pobreza subyacente”, la realidad es que las distorsiones del país se arrastran desde hace años, y han afectado al aparato productivo nacional, pero también de capital extranjero.

En ese sentido, la Organización No Gubernamental (ONG) Observatorio de Propiedad del Centro de Divulgación del Conocimiento Económico (Cedice) cifró en 60 las trasnacionales que desde 2005 han resultado afectadas por los problemas económicos, que las ha llevado a abandonar al país, o reducir sus operaciones.

“Son 60 empresas y puede parecer poco, pero si se detallan los nombres se entiende que es una gran tragedia. Detrás de cada empresa hay miles de venezolanos que se quedaron sin empleo, de modo directo o indirecto. La crisis del país es consecuencia directa de esto”, precisa la socióloga Ana Carrasquero, de Cedice.

De acuerdo con el registro que maneja la ONG, son tres los sectores que han resultado impactados por la merma productiva o salida del mercado de estas compañías, y que corresponden a alimentos, materias primas de construcción y transporte.

Considera la organización que entre los factores que han incidido en la paralización y salida del país de estas empresas extranjeras está la ley del trabajo, debido a la inamovilidad y los costos laborales.

Más trabas

También se suma la vigencia de Ley de Precios Justos, con la cual el Gobierno aplica ajustes forzados de precios y controla las ganancias; el control cambiario vigente desde 2003, que impide el acceso a materia prima ante la imposibilidad de acceder a divisas; y la violación del derecho de propiedad. Cedice precisa que sólo en 2017 contaron 9 mil 341 ataques contra la propiedad.

“Las empresas comienzan por desconsolidar su operación en Venezuela ante la gran cantidad de controles, como el cambiario, que tiene 15 años. La manera de atraer de nuevo estos capitales es que no haya más controles. Que haya respeto por las libertades económicas y por el Estado de Derecho”, explica Carrasquero.

Entre las compañías que operaban en el país de capital foráneo o que mantienen en baja sus operaciones están Heinz (procesadora de tomate), Parmalat, Conoco Phillips, Exxon Mobil, Cemex de Venezuela, Holcim (85% de acciones), Lafarge (89% de acciones), Cargill (planta arrocera), Tidewater (empresas de servicios petroleros); Wilpro Pigap II y Wilpro El Furrial, subsidiarias de Universal Compression Holdings (servicios de compresión de gas natural), Owens-Illinois de Venezuela, Fábrica de vidrios los Andes, Agroisleña, Taladros Helmerich Payne, Mattel, Brahma, Alimentos Gruma, Wonder textil Febrero, Air Canadá, Alitalia, Efco Metalmecánica, Clorox, Pinesol, Latam, AeroMéxico, Tiara Air, Lufthansa, Kimberly-Clark, Johnson & Johnson, General Motors, Pirelli, United Airlines, Colgate-Palmolive, Oci Metalmecánica, Avianca, Delta Airlines y Kellogg´s.

Share This:

Comentarios

  trasnacionales   economia   gobierno   

Publicidad

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!