Las cinco horas cruciales del 4 de febrero

03.02.2013 05:08 AM Testimonios y confesiones ayudan a reconstruir los últimos momentos de la primera intentona contra Carlos Andrés Pérez liderada por Hugo Chávez

Juan Carlos Figueroa

Caracas.- Entre las 6:00am y las 11:00am del 4-F de 1992,  el entonces teniente coronel Hugo Chávez supo sacar provecho del fracasado golpe de Estado. Una serie de errores, oportunidades y nuevas conspiraciones le dieron la oportunidad al hoy Presidente de la República de presentarse al país y lanzar su célebre  “por ahora”. El testimonio del exministro de la Defensa, Fernando Ochoa Antich, y varias confesiones hechas en años posteriores por los alzados, ayudan a reconstruir los últimos momentos de la primera intentona contra Carlos Andrés Pérez. 

La llamada (6:30 am.)

-Chávez, ¿qué ha pensado? Si continúan los enfrentamientos, usted será el único responsable.   

-Mi general, necesito garantías para rendirme…  

Con esa llamada amanece el 4 de febrero de 1992. De un lado del teléfono, en Miraflores, está el Ministro de Defensa, general Fernando Ochoa Antich. Del otro, en el Museo Militar de Caracas, el teniente coronel Hugo Chávez Frías, cabecilla del movimiento que intenta deponer al presidente Carlos Andrés Pérez. Con esta conversación, se define si habrá más sangre.   

El golpe se inició a la medianoche. El ataque de los rebeldes se centró en las guarniciones más importantes del país: Maracay, Maracaibo y Valencia fueron tomadas con éxito en las primeras horas de la madrugada. El plan sólo falló en Caracas, donde la operación estaba a cargo de Chávez. La estrategia  para la capital exigía la toma de La Casona, las alcabalas principales de Fuerte Tiuna, el Museo Militar, la base aérea de La Carlota y Miraflores. El fuego se desató con fuerza, pero a esta hora los alzados ya estaban sometidos en la mayoría de estos puntos de la ciudad.   

Sólo en dos lugares se mantiene la lucha: en La Carlota y en el Museo. En el primero, las balas siguen volando. Sería este el combate más largo, pero cesaría en los primeros minutos de la mañana. En el Museo, Chávez se instaló a la medianoche sin mayores contratiempos. Tomó el control sin accionar un arma. Pero pudo haber sido distinto.   

“Échele plomo, bombardéelo”, había ordenado el presidente Pérez ante la renuencia de Chávez a rendirse (refiere luego Ochoa Antich en su libro “Así se rindió Chávez”). El ministro retrasó la orden con la intención de evitar más muertos. En su lugar, mandó a la aviación a sobrevolar el Museo. Quería presionarlo, asustarlo, obligarlo. El estruendo de los F-16 ya se sentía en toda la ciudad. Pero Chávez resistía.   

-La Aviación, la Armada y la Guardia Nacional se mantienen leales al gobierno. Sólo algunas unidades del Ejército se han insurreccionado… Si continúan los combates, usted será responsable de los muertos. Ríndase de inmediato, Chávez, u ordenaré que la Aviación bombardee  el Museo.   

Antich relata luego que los golpistas contaban con posibilidades de éxito, a pesar de su fracaso en Caracas. Las unidades sublevadas en Maracay, Valencia y Maracaibo tenían suficiente poder de fuego para un largo combate. Influir psicológicamente en Chávez, explicó,  era determinante en ese momento. Había que hacerle saber que todo estaba perdido. Lograr su rendición desmoronaría el resto del movimiento. Y así fue.   

-Mi general, necesito garantías…  

-Las tiene, Chávez, sus derechos y los de los suyos serán respetados…  

-Mi general, me rindo.

La despedida (8:00 am.)

Aunque se rindió cerca de las 6:30 am, Chávez salió del Museo Militar hora y media después. El ministro Ochoa Antich ordenó a uno de los suyos que lo fuera a buscar al Museo y lo llevara detenido hasta el Ministerio de Defensa. Escogió al que creía de más confianza. Se equivocó.   

El general Ramón Santeliz Ruiz, jefe de Planificación del Ministerio de Defensa, es asesor y amigo personal de Ochoa Antich. Es más: padrino de confirmación de uno de sus hijos. En la madrugada, se presentó por su cuenta a Miraflores luego de conocer sobre el golpe y se sumó a las negociaciones. Antes de que Chávez se diera por vencido, Santeliz fue enviado por el ministro al Museo Militar en dos ocasiones con la tarea de intentar convencer al teniente coronel de que se rindiera.  

Lo escogieron a él por tres razones: estaba en el momento indicado, era  persona de confianza, pero además porque conocía a Chávez. Santeliz había dado clases de Ciencias Políticas en la Academia Militar. Allí entabló amistad con Chávez y Francisco Arias Cárdenas, otro de los cuatro comandantes del golpe. El presidente Pérez estuvo de acuerdo en su mediación y en que fuera él quien detuviera a Chávez. 

 Santeliz va en un vehículo particular con Chávez, acompañado sólo de Fernán Altuve Febres, un funcionario del ministerio también de suma confianza. La orden fue clara: debían ir del Museo directo al ministerio. Un trayecto que se completaría entre 10 y 15 minutos, tomando en cuenta que las vías de la capital están completamente despejadas por la contingencia. Pero al final tardarían hora y media más en llegar al mencionado despacho.   

Extrañamente, el vehículo se desvía y hace una parada en la Proveeduría de las Fuerzas Armadas, ubicada en la entrada de la autopista Caracas-La Guaira. Allí los custodios permiten que Chávez se despida, con un discurso, de un batallón que se había sublevado. Una extraña  concesión  para un detenido por rebelión. Sucede otro hecho curioso: Santeliz y Altúvez (cuenta luego Ochoa Antich en su libro) permiten a Chávez bañarse, cambiarse de uniforme y afeitarse. Además, consienten que  conserve su fusil y su pistola de reglamento. Luego de todo esto, parten, ahora sí, rumbo al ministerio.   

La explicación de esta situación la daría Chávez 19 años después, en agosto de 2011. “Un viejo conspirador, el general Santeliz Ruiz, que estaba ahí, era asesor del ministro pero estaba con nosotros... Me ayudó mucho ese día... Nunca olvidaré todos esos gestos de coraje”, confesó en entrevista a José Vicente Rangel. Fernán Altuve también aclaró luego el retardo en el traslado, en entrevista publica por el diario oficialista Ciudad Caracas (18 de febrero de 2012): “Ganamos unas horas durante las cuales se ensayó el “por ahora” y se discutió por qué Chávez debía ir al Ministerio de la Defensa con todas las televisoras y radios para que lo vieran vivo”. El compadre de Ochoa Antich estaba con los golpistas.

La reunión (10:00 am)

Parte del alto mando militar está reunido en la oficina del almirante Elías Daniels, inspector general de las Fuerzas Armadas. Están en Fuerte Tiuna, sede del Ministerio de Defensa. Es aquí donde se discuten las  maniobras finales para lograr la rendición de las últimas unidades sublevadas. El ministro Ochoa Antich no está en el encuentro; pero atiende la situación desde Miraflores. Quienes sí están son el general Santeliz y el teniente coronel Chávez, quienes llegaron cerca de las 9:30 am al ministerio.   

 La presencia de Chávez en el encuentro le permite conocer en detalle las dificultades que presenta el gobierno para terminar de restablecer el orden. A esta hora, ya toda la situación en Caracas está controlada, pero Valencia, Maracaibo y Maracay siguen renuentes. Ochoa Antich explicaría luego que había sido imprudente mantener a Chávez detenido en esta oficina.   

La información que sale de esta oficina asegura que los golpistas no se rendirán, a pesar de que se les ha informado sobre la rendición de Chávez. “¡Patria o muerte!”. Con esta consigna, los rebeldes cortan todas las llamadas realizadas por el alto mando. Surge la opción de bombardear a las guarniciones alzadas, pero se rechaza la idea con la misma consideración por la que no se había bombardeado el Museo Militar: es necesario evitar más sangre. Pero que ellos no actúen no obliga a los golpistas a mantener la misma actitud.   

10:30 am. El almirante Daniels llama al ministro Ochoa Antich  para informarle que una unidad de tanques dirigida por los golpistas mantiene rodeada la base Libertador en Aragua, que se había mantenido leal al gobierno del presidente Pérez.   

El ministro pregunta si alguna de las otras unidades se ha rendido. Daniels le informa que el teniente coronel Jesús Urdaneta Hernández, otro de los cuatro comandantes de la intentona y encargado del movimiento en Aragua, tampoco se quiere rendir. “El propio Chávez conversó telefónicamente con él y no lo logró convencer”, responde Daniels (de acuerdo con lo reseñado en “Así se rindió Chávez”). Pero, en entrevista con El Tiempo en febrero de 2012, Urdaneta Hernández aseguró  que la última vez que habló con Chávez fue en la noche del 3 de febrero, luego las comunicaciones se cayeron y no fue posible un nuevo contacto.   

Daniels le hace saber a Ochoa que el enfrentamiento en Maracay parece inminente y que los demás golpistas se mantendrán firmes en sus posiciones. Es entonces  cuando  le comunica la idea al ministro:   

-El alto mando militar recomienda presentar ante los medios de comunicación al teniente coronel Chávez,  para que haga un llamado a las unidades insurrectas pidiendo su rendición.

La declaración (11:00 am.)

Todo sucede muy rápido. Ochoa Antich le comunica al presidente Pérez la idea de presentar a Chávez ante los medios: “Puede iniciarse un combate de consecuencias impredecibles”. El jefe de Estado aprueba la acción, pero con una condición dictada por la prudencia.   

-Ochoa, lo autorizo, pero antes graben el mensaje.   

El ministro llama de nuevo al almirante Daniels y le explica la condición del Presidente. “Ochoa, no hay tiempo. Si no lo hacemos de inmediato, comenzarán los combates”, responde Daniels. He allí el error: Ochoa y el alto mando resuelven desobedecer al Presidente y permiten a Chávez sin mayor control hablarle al país. Un error que partiría la historia en dos.   

“Siempre he creído que en la oficina del almirante Daniels se organizó una mini conspiración para influir en el alto mando militar y facilitar de esta manera que se permitiera la presentación de Hugo Chávez en la televisión”, cuenta Ochoa en “Así se rindió Chávez”. Además de Daniels, Chávez y Santéliz, en la reunión estaban el general Iván Jiménez Sánchez, el vicealmirante Germán Rodríguez Citraro, el contralmirante Hebert Collazo, el contralmirante Luis Hernández Olivares y el coronel Pompeyo Torrealba.   

La duda sobrevive 21 años después, pero Ochoa no desconfía de alguien en particular: “Además de Santéliz, quien según la confesión de Chávez conspiró con ellos, no sospecho de alguien más”.   

De todos los presentes en esa reunión, al menos Santéliz y el almirante Daniels han ocupado algún cargo durante la presidencia de Chávez: Santéliz estuvo vinculado con el Registro Electoral y está relacionado con la coordinación de logística del Consejo Nacional Electoral. Daniels ha cumplido como asesor del Ministerio de Relaciones Exteriores, específicamente en el Jefe de la Unidad Especial de Guyana de la cancillería.   

Los golpes de Estado son así, concluye Ochoa Antich: “Están los que conspiraron pero no se alzaron, los que no conspiraron pero que al final simpatizaron con el golpe, y aquellos que sí conspiraron y colaboraron con la intentona pero que nunca fueron descubiertos.... Las verdades de la historia siempre se conocen a medias”.   

Chávez se presentó a los medios en la sala protocolar del Ministerio de Defensa pasadas las 11:00 am. Para este momento, los golpistas en Zulia ya se habían rendido. Pero el mensaje televisado desmoralizó a las tropas en Aragua y Carabobo, que depusieron su actitud cerca del mediodía.   

Ochoa confiesa que nunca se imaginó el impacto popular de esta declaración. Pero reconoce que la influencia de aquella proclama en los cuarteles la sintió de forma inmediata. “Todo se alborotó”.   

Ochoa destaca hoy tres aspectos claves del discurso de Chávez ese día: la forma altiva de su mensaje; que se le haya permitido comparecer perfectamente uniformado, sin evidencias visuales de haber sido derrotado; y lo conciso de su mensaje. “¿Cómo pudo ocurrir esto? Es sin duda uno de los enigmas del 4 de febrero”.   

En un minuto y 11 segundos, con 179 palabras, Chávez hizo de su fracaso militar una victoria política. Una derrota convertida en la promesa del “por ahora” que no tardaría en cumplirse.

“Primero que nada, quiero dar los buenos días a todo el pueblo de Venezuela…  Y este mensaje bolivariano va dirigido a los valientes soldados que se encuentran en el Regimiento de Paracaidistas de Aragua y en la Brigada Blindada de Valencia: compañeros, lamentablemente, por ahora, los objetivos que nos planteamos no fueron logrados en la ciudad capital. Es decir, nosotros acá en Caracas no logramos controlar el poder. Ustedes lo hicieron muy bien por allá, pero ya es tiempo de evitar más derramamiento de sangre. Ya es tiempo de reflexionar y vendrán nuevas situaciones, y el país tiene que enrumbarse definitivamente hacia un destino mejor. Así que oigan mi palabra. Oigan al Comandante Chávez,  quien les lanza este mensaje para que, por favor, reflexionen y depongan las armas porque ya, en verdad, los objetivos que nos hemos trazado a nivel nacional es imposible que los logremos. Compañeros, oigan este mensaje solidario. Les agradezco su lealtad, les agradezco su valentía, su desprendimiento, y yo, ante el país y ante ustedes, asumo la responsabilidad de este movimiento militar bolivariano. Muchas gracias”, dijo Hugo Chávez.

[!] Lea atentamente

Recuerde nuestra política de publicación de comentarios: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

Flash Informativo. Ciclo
  • 13:08 hs Alrededor de 16.500 soldados y policías se encargarán de la seguridad durante el desplazamiento de los miembros de las FARC a las áreas de reunión para su desmovilización definitiva

  • 13:02 hs Al menos cinco civiles, entre ellos un menor, murieron y varios resultaron heridos en la localidad siria de Haian, en la periferia septentrional de Alepo (norte) por bombardeos de aviones militares

  • 12:20 hs El gobernador republicano de Maine Paul LePage insultó a un legislador demócrata en un mensaje telefónico, y dijo a los reporteros que quisiera que fuese el año 1825 para poder retar al legislador a un duelo

  • 12:10 hs Servicios de inteligencia belgas dispondrán de un programa informático destinado a identificar pruebas de amenazas terroristas o de radicalización de los usuarios de internet, una decisión que aprobó el Consejo de ministros

  • 12:05 hs Autoridades colombianas incautaron 800 kilos de cocaína y desarticularon una organización delictiva vinculada con el "Clan del Golfo", entre los que se encontraba su cabecilla alias "Don Camilo" o "Rocky"

  • 12:00 hs Un juicio contra la mandataria de Brasil se convirtió en una batalla a gritos y fue suspendido temporalmente después de que el presidente del Senado criticó duramente a una colega que cuestionó la autoridad moral del órgano legislativo

  • 10:43 hs La Liga Santander y la La Liga 1|2|3 guardarán un minuto de silencio previo a cada partido de la jornada 2, a disputarse entre el 26 y el 28 de agosto, por las víctimas del terremoto de Italia

  • 10:32 hs Los empleados de seguridad de los seis aeropuertos de Portugal, entre los que destacan los de Lisboa, Oporto, Faro y Madeira, han convocado una huelga para mañana sábado en protesta por la precariedad

  • 18:00 hs El pleno del Congreso de Perú aprobó hoy una moción de saludo al acuerdo de paz que suscribieron el miércoles el Gobierno colombiano y las FARC, informó un comunicado oficial

  • 15:56 hs Wall Street cerró a la baja y el Dow Jones de Industriales, su principal indicador, cedió 0,18 % a la espera de la intervención pública que hará el viernes la presidenta de la Reserva Federal de EE.UU

  • 15:09 hs Los organismos de socorro de República Dominicana emitieron el jueves una alerta para la mayoría de las provincias ante posibles inundaciones debido a las fuertes lluvias que provoca el paso de un sistema de baja presión

  • 14:34 hs Las autoridades de Honduras detuvieron a seis indocumentados de Nepal, entre ellos un niño, que supuestamente pretendían viajar desde este país a Estados Unidos de manera ilegal, informó una fuente policial

  • 14:26 hs Los gobiernos de Chile e Irán estrecharon lazos políticos y económicos con la visita del ministro de Exteriores iraní, Mohamad Yavad Zarif, a Santiago. Sin embargo, resaltaron diferencias en materia de derechos humanos

  • 14:12 hs El Ministerio de Salud Pública de la República Dominicana confirmó hoy que los casos de tres bebés con microcefalia nacidos en el país entre junio y julio pasados están relacionados con el zika

  • 14:00 hs El vicepresidente de Uruguay, Raúl Sendic, fue el orador en el acto por el Día de la Independencia y aprovechó la oportunidad para mostrar la solidaridad hacia el pueblo italiano, tras el terremoto del miércoles

  • 12:15 hs Gobierno boliviano denunció que el viceministro de Régimen Interior, Rodolfo Illanes, fue secuestrado por los mineros que bloquean carreteras contra una ley que permite la creación de sindicatos en las cooperativas

  • 12:05 hs Un tribunal danés condenó a Aller Media, la editora de la revista "Se og Hør", a una multa de 10 millones de coronas (1,3 millones de euros) por un caso de espionaje a famosos

  • 11:30 hs Las sobredosis accidentales de fármacos mataron a una cifra récord de 3.050 personas en Ohio el año pasado, o un promedio de ocho diarias, revelaron funcionarios del estado

  • 10:27 hs Gastón, el tercer huracán de la temporada ciclónica en el Atlántico, se degradó a tormenta tropical en su avance hacia aguas del norte, aunque podría "volver a fortalecerse"

  • 08:00 hs Un adolescente japonés de 16 años fue detenido por su supuesta implicación en la muerte de otro menor de la misma edad, cuyo cadáver fue encontrado esta semana parcialmente enterrado en el lecho de un río al norte de Tokio

  • Ver todas las noticias