Tiempo Libre

Christopher Plummer habla sobre su interpretación en la cinta “Boundaries”

Plummer pasó a ser el actor de mayor edad nominado a un Oscar / Foto: Internet

Imponente y majestuoso en su juventud, Christopher Plummer se ha convertido en una fuerza aún más poderosa con los años.

A sus 88, Plummer pasó a ser el actor de mayor edad nominado a un Oscar en enero (por su interpretación de J. Paul Getty en “All the Money in the World”), seis años después de haber impuesto una marca como el actor de mayor edad en ganar el premio (por su papel de un hombre que sale del armario en “Beginners”, a los 75 años).

En su más reciente cinta, “Boundaries” de Shana Feste, Plummer interpreta al padre distanciado de una madre soltera (Vera Fermiga) dedicado a la venta de marihuana. La película, que se estrena el 22 de junio, es un viaje semiautobiográfico de Feste sobre su propia familia jocosamente imperfecta.

“Me encanta interpretar a ese viejo abuelo”, dijo Plummer con deleite sobre el jugoso papel.

En una entrevista reciente en un hotel en Manhattan, el veterano actor habló de su propia conexión con el personaje, su sustitución de último minuto del desacreditado Kevin Spacey en “All the Money in the World” y su imperecedera sed de actuar.

AP: Cuando hablamos hace seis años, usted dijo que ser octogenario le hacía sentir pánico de no tener el tiempo suficiente para lograr lo que desea. ¿Todavía se siente de ese modo?

Plummer: No. No hay tanto pánico porque ahora he atravesado mis 80s. Ese tipo de pánico ya no existe. Estoy pasándola muy bien. Y en mis 80 tuve otra carrera. Estoy muy contento por ello. Esta década me ha ido mejor que otras.

AP: ¿Por qué cree que haya sido así?

Plummer: Los papeles. Hice de todo en el teatro. Todavía me gustaría hacer algo más, por supuesto, pero he desempeñado todos los grandes papeles y no tan mal. Ahora quiero los mismos grandes papeles, si se puede, en la pantalla. Y hasta ahora sí, he interpretado a personajes maravillosos.

AP: En su libro de memorias “In Spite of Myself”, recordó de manera romántica sus días de bebedor. ¿Tiene algún tipo de experiencia con la marihuana, como su personaje en “Boundaries”?

Plummer: No. Le he dado un par de probaditas a la marihuana pero nunca me cayó bien. Solo me quedaba dormido, me desaparecía en mí mismo. Prefiero lo gregario del alcohol. Es una droga mucho más generosa. Puedes hacer amigos. Si estás muy drogado no sabes con quién estás hablando. Tomé una decisión. El alcohol fue mi religión.

AP: ¿Se conectó en lo personal con la relación padre-hija en el filme? No estuvo muy involucrado en la vida de su hija de su primer matrimonio, la actriz Amanda Plummer.

Plummer: Supongo que inconscientemente. En particular eso de no valorarse el uno al otro, hay un poco de eso en la película. Hay un poco de cotorreo paternal de yo te debo y tú me debes. Eso también existe en la vida real.

AP: La experiencia de reemplazar a Kevin Spacey en “All the Money in the World” debió haber sido un torbellino. Usted fue nominado a un Globo de Oro antes …

Plummer: ¡Estaba terminada! ¿Solo por recordar mis líneas recibo un premio? También me divertí, aunque no lo creas. Ridley (Scott), siempre quise trabajar con él, así que pensé que era una gran oportunidad. Dije que sí y él me hizo sentir muy cómodo. Todos volvieron y tuvimos que hacerlo todo de nuevo. Las cámaras estaban listas a las 6 de la mañana. Nos trasladaron a todos en aviones privados, gracias a Dios.

AP: ¿Dudó en algún momento que podría trabajar tan rápido?

Plummer: No, solo esperaba que a mi edad me sirviera la memoria porque tenía que aprenderme mis líneas muy rápido. Pensé, “Ay Jesús, ¿seré capaz de hacerlo?” Pero lo hice gracias a mis años en el teatro. Uno está entrenado para emergencias como esas. Toda la experiencia teatral es una emergencia.

AP: Desde entonces, cada vez que se desata un escándalo sobre un actor la gente bromea que usted debería sustituirlo.

Plummer: Es terriblemente chistoso (risas). Me parece comiquísimo. La más reciente fue “Roseanne”. Pensé, ¿qué diablos? Fue un poquito exagerado pero me hizo reír.

AP: ¿Se siente alentado por lo que el movimiento #MeToo ha hecho por las mujeres en la industria del cine?

Plummer: Va a tomar tiempo porque todavía hay cientos y cientos de hombres de la vieja escuela, aun en tiempos modernos, que heredaron esa intolerancia, esa superioridad, ese “mi mujercita”. Es maravilloso, sin embargo, que la lucha se esté dando. Mucho antes de que esto sucediera mi esposa y yo pensábamos que una mujer debería ser presidenta. Y no tiene nada que ver con Hillary Clinton. Es hora de que haya una mujer. Hemos visto lo que pasa. Los hombres se ponen histéricos. Las mujeres son mucho más fuertes y serían capaces de liderar un país con menos temperamento.

AP: Usted comenzó en una época en la que el actor, de teatro y de cine, era supremo. ¿Qué cree que las megaproducciones cargadas de efectos digitales le han hecho a la actuación?

Plummer: Esta nueva ola de jóvenes machos que se ven de maravilla frente a una pantalla verde están a merced de todo eso. Es a merced de cocodrilos y dragones falsos. A nivel técnico es simplemente maravilloso lo que está pasando. Estoy enamorado de la dama de los dragones (Emilia Clarke en “Game of Thrones”), por ejemplo. Me parece maravillosa. Y la otra noche volví a poner “El señor de los anillos” de Peter Jackson. Esos son triunfos de dirección y los actores están con ellos en ese viaje. En el escenario es otra cosa, pero eso ya no existe. Alguien me dijo, “¿Vas a los Tony?”. Y yo dije que no porque los Tony ahora son un poco chistosos. Es todo musicales y no particularmente extraordinarios. Algunos lo son, algunos no. Pero eso es todo. ¿Qué ha pasado con el teatro legítimo, la escritura? ¿Dónde está todo eso ahora? Ya no estoy interesado. Es porque el inglés no es la primera lengua. Ahora estamos actuando ante un enorme público extranjero.

Nueva York / AP

Share This:

Comentarios

  

Publicidad

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!