Columnistas

Causas y razones para la pérdidad de la cuarta República

La política es considerado por algunos un arte, para otros una ciencia y para no pocos un oficio.Pero es en realidad alguno de los señalados? o es algo que sin ser alguno de ellos es más que todos juntos?.Lo cierto es que desde su consideración teórica y aparición por allá por Grecia, es cada vez mas importante para la organizacion y control de los ciudadanos.No es una ciencia en cuanto que no posee un método, no responde a un camino a seguir.
No es un arte en si misma sino que un politico pudiera ser un artista en el manejo de las relaciones con sus semejantes y con las instituciones de la sociedad.No es un oficio puesto que no es un trabajo al que se le exigen requisitos, nivel de preparación académica y que pueda medirse sus niveles de eficiencia.Por eso decimos que no es ninguno de los conceptos anteriores pero es algo más que la suma de todos ellos.
Ahora bien los políticos o quienes se dedican a esa importante responsabilidad deben reunir una serie de cualidades, de fortalezas, de principios y de conocimientos porque son ellos los llamados a dar respuesta a las necesidades de una sociedad y de sus habitantes.Deben conocer de economía, de arte, de finanzas, de ciencias militares, de estrategia, de analisis de problemas y toma de decisiones, pero ademas debe conocer muchisimo de la naturaleza humana.Es inconcebible que quien se dedique a la politica no posea solidos principios eticos y mórales.Si el politico entiende su verdadera misión, la trascendencia de su tarea, posiblemente pondrá atención en superar sus debilidades y optimizar sus fortalezas.
Cuando una sociedad es incapaz de resolver sus problemas, cuando permanece estancada sin poder avanzar, entonces las causas hay que buscarlas en los políticos que la conducen.Eso es con toda certeza lo que ha venido ocurriendo en la America hispana y muy especialmente en Venezuela, un pais privilegiado como ningun otro en la tierra pero que de nada han servido sus enormes recursos para dar respuesta efectiva a ninguno de los problemas que la aquejan.Es este país el mejor ejemplo de la carencia de políticos.Incursionar en la política es la manera más rápida y efectiva de obtener fama, dinero y poder.
Esa concepcion que se ha constituido en una “Cultura Politica” nos viene acompañando desde el mismo momento del establecimiento de la República.Ha sido imposible borrar de la conciencia militar la creencia del supuesto”derecho” que tienen de apoderarse del tesoro y de las instituciones como pago o retribución a los servicios prestados a la patria.Es una costumbre que se viene arrastrando y que ha costado mucha vidas y mucha sangre a lo largo de estos casi doscientos años que decidimos romper con el sueño de Bolivar, de una nación unida y fuerte.Siempre hemos esperado y buscado “El mesias” político, redentor y vengador que castigue y otorgue lo que por derecho nos corresponde.Los politicos todos han apelado a las dádivas del Estado.Se ha disminuido la capacidad del ciudadano.
Ha sido sustituido el rol de los individuos por una organización partidista que busca y lucha por el bienestar colectivo.La capacidad individual ha sido borrada del lenguaje político para que los venezolanos vean como algo normal esperar que su crecimiento profesional, económico y social dependa de los partidos en el poder.Es un plan perverso corruptor y corrompido que reduce a mendigos asalariados a los factores productivos de la población.Por eso lo poco que se ha logrado como nacion ha dependido siempre de la visión particular y personal que tenga el lider de turno.
Con Gómez se logró la pacificación y reducción de los caudillos amotinados por el oriente y occidente del país. A su muerte las ambiciones militares volvieron con mayor fuerza y de allí con un lapso de 40 años de ejercicio partidista del gobierno pero con los mismos vicios y actuación caudillesca cambiamos de dictador mediante elecciones cada 5 años, con igual libreto corruptor ( ahora civil) que hizo reaccionar a los militares para que de la mano de uno de ellos volver a recobrar los privilegios perdidos, sumiendo a esta tierra de gracia en miseria, desolacion, humillación, y privaciones a un grado superlativo, con la anuencia, complacencia, u omisión de los partidos políticos generalmente conformados por nuevas generaciones carentes de formación moral, intelectual y con los mismos vicios de los políticos del pasado y ninguna de sus virtudes.
Son politicos que piensan que lo son porque militan en una organización, alcanzan algunas posiciones, pero que no conocen de propuestas, debates, gerencia etc., solo concentrados en como obtener fortuna, fama y poder.Eso explica porqué no hemos podido superar la arremetida militar de estos veinte años de la llegada de un teniente coronel avido de poder, de venganza, manipulado por la inteligencia maligna de los hermanos castro y del comunismo internacional. Huerfanos estamos de liderazgos, ausentes de hombres con visión de futuro, patriotas, desprendidos que puedan trazar una nueva “Cultura” Política en Venezuela.
Los políticos que requiere la patria en estos aciagos momentos, deben tener fuertes principios morales y éticos, bien formados intelectualmente, creyentes de Dios, honestos y comprometidos con un proyecto de desarrollo y avance económico, tecnológico, autosustentable e indubitablemente ciudadano, no atado a viejos dogmas, capaz de dar respuesta a los grandes retos que la actuales curcunstancias demandan.
La ausencia de verdaderos políticos es lo que ha conducido a la aparición de liderazgos reñidos con la democracia y la participación ciudadana.

Share This:

Comentarios

  

Publicidad

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!