Columnistas

Las reglas de la política

Hemos dicho en varias oportunidades que la política tiene sus reglas, también publicamos varios artículos de opinión de como debe ejercerse la política, sus principios y valores, pero lo mas importante de todo es que dedicarse a la política sin un noble fin, sin observación de la moral y las buenas costumbres, sin escrúpulos y con intereses subalternos es una verdadera calamidad, más aún cuando quienes así lo hacen han llegado obtener éxitos en sus aspiraciones.
Latinoamérica es el mejor ejemplo de “Políticos exitosos” que humanamente carecen de valores ciudadanos, de ética y de escrupulos. Allí están Ortega y Santos, Correa y Lula, Kristina y Evo, tambien y como cabeza de esa lista es importante señalar a los castro.
Chávez lo mencionamos sólo porqué viene del mundo militar y allí encontramos profundas contradicciones porqué los hay conservadores, extremadamente verticales, moralistas y tambien sin frenos morales, ególatras, resentidos socialmente y  narcisistas que es el caso de Hugo Chávez. Actualmente el mundo está exigiendo mas compromisos éticos de sus lideres.
El discurso populista, complaciente, manipulador y vengativo ya no es de facil “venta” mucho menos de fácil compra para los ciudadanos electores.Europa ha aprendido y comienza a diferenciarlos, claro que siempre se cuela uno.Italia ha pasado por varios capítulos inciertos, igual España.Inglaterra y Francia suelen ser mas estables porqué los controles sociales e institucionales son mas rigidos.
Norteamerica es un caso bien interesante. Es el experimento mas exitoso en los últimos doscientos años.Sus instituciones son un ejemplo, funcionan independientemente de los intereses de los gobernantes de turno.La democracia es sólida,capaz de sortear cualquier amenaza, está afianzada en el tiempo y en toda su geografía. Es una forma de vida, un sistema que se nutre y perfecciona de sus propias experiencias.Su modelo genera admiración y algunos hipocritas rechazos que no son mas que envidia de los enemigos.
Estados Unidos de Norteamérica es el país donde muchos quieren viajar y otro tanto sueña con residenciarse.El sueño americano no es una quimera, es una posibilidad cierta que exige sacrificio, adaptación y mucha dedicación.Un sistema que enseña, que modela conductas sin necesidad de represión.
Una libertad condicionada por sus leyes, las cuales aunque muchos las desconocen no se atreven a violentarlas.Con el triunfo de Donald Trump muchos pensaron que la estabilidad social, económica, jurídica y política de la sociedad norteamericana corría algún riesgo.Basaban su presunción en la falta de formación política del exitoso hombre de negocios.Pero resulta que su triunfo obedeció en gran parte a la distancia conceptual y práctica de los políticos tradicionales y de la política.Sin embargo su falta de praxis  y sobre todo su antipolitica pudiera convertirse en su principal enemigo y factor de riesgo para  el exito de su administración y sus posibilidades de reelección .De todas maneras es un caso bien interesante para la política y para los políticos.
Trump gana por no ser político profesional, por su planteamiento nacionalista, movió la fibra y el orgullo del norteamericano, pero ahora está obligado a conocer y aplicar las reglas políticas,no puede seguir  omitiendo las buenas maneras de un político, su trato con los subordinados, sus partidarios y adversarios.Ya no es candidato, es el presidente y eso amerita ser político

Share This:

Comentarios

  

Publicidad

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!