Locales

Intervención de mercado sólo ha dejado calles despejadas

Informales esconden rubros en bolsos para venderlos / Foto: Frenny López

Hace más de tres semanas (desde el 19 de junio), la alcaldía de Sotillo junto con funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), intervino el mercado de Puerto La Cruz para ponerles “fin a las mafias” y mejorar el funcionamiento dentro del recinto.

Esta fue una orden dada por el presidente de la República, Nicolás Maduro, a finales de mayo y debe ser aplicada en todos los expendios de alimentos municipales del país.

La ejecución de esta medida causó revuelo en el mercado porteño, pues la alcaldesa Herminia García señaló que el decreto comprendía la eliminación de los vendedores informales (según la Asociación Civil Bolivariana de Vendedores de Alimentos y Mercancía Seca son cerca de 2 mil 500) de las calles adyacentes al recinto y la limpieza de todas las áreas (internas y externas).

Ese día la mandataria señaló, además, que se designaría una junta interventora para “acabar con las mafias que trafican y comercializan con el dinero en efectivo”, y evitar la especulación de precios a través de los puntos de venta.

Sin embargo, 25 días después, la medida sólo ha dejado calles menos sucias y despejadas. Aunado a eso, a diario se observa fuerte presencia de funcionarios militares, quienes recorren las áreas internas y externas del mercado de forma permanente.

Esto se hace más visible en la popular calle Venezuela y la avenida Miranda. No obstante, no todo es color de rosa.

Para algunos, la intervención no ha provocado el principal cambio que desea la ciudadanía: control de precios de los productos.

En la actualidad se observan varios de los denominados “bachaqueros” ofreciendo alimentos de la cesta básica sólo con dinero en efectivo. Pequeñas bolsas de detergente (Bs 200 mil) y de azúcar (Bs 120 mil) son dos de los variados rubros que ofertan los comerciantes informales.

Otros venden papel higiénico (Bs 500 mil), huevos (Bs 530 mil), aceite (Bs 550 mil), arroz (Bs 430 mil) o harina de maíz (Bs 400 mil) y queso (Bs 1 millón el kilo).

Mientras que dentro del recinto, comerciantes siguen ofertando a precios hasta 300% por encima de lo que expenden en la parte externa. Alegan que esos costos es porque ellos permiten el pago de los productos con punto de venta.

Por ejemplo, el medio cartón de huevos cuesta Bs 5 millones, el arroz más de 2 millones de bolívares y el queso varía entre Bs 4.800.000 y Bs 5.000.000.

Estas dos modalidades de comercialización, que continúan siendo una materia pendiente de la alcaldía, ocurren muchas veces frente a la mirada de los militares.

Reacciones
“Me agradó cuando empezó la intervención porque al menos comenzaron a limpiar todas las áreas, pero nosotros necesitamos que se controlen los precios. Los vendedores siguen vendiendo caro con punto y no les dicen nada”, dijo el señor Ramón Duarte.

El ama de casa Clara Rodríguez manifestó que ahora se siente más segura en el recinto gracias a la presencia de funcionarios, tanto militares como policiales. No obstante, coincidió con Duarte en que se debe frenar el abuso que cometen los comerciantes al vender a precios excesivos.

Puerto La Cruz / Jesús Bermúdez

Share This:

Comentarios

  mercado   

Publicidad

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!