Venezuela

Comercio e industria hostigados por medidas bajan santamarías

Presidenta de Consecomercio, María Carolina Uzcátegui, reporta que ventas del sector han caído 90% / Foto: Archivo

Lo que no ha arrastrado a su paso los más de cinco años de recesión que suma Venezuela, lo está haciendo el plan de ajuste económico puesto en marcha por el Gobierno hace un mes.

Cinco semanas pueden ser pocas en términos de políticas gubernamentales, pero la declaratoria de los gremios productivos es irreductible: la destrucción del comercio y la industria no es una previsión, sino un hecho.

La prueba es que el cierre de empresas se ha hecho cotidiano. La presidenta de Consecomercio, María Carolina Uzcátegui, cifró en 40% el cese operacional de este sector, lo que supone que de cada 10 negocios que permanecían activos en las últimas semanas, cuatro han cerrado temporal o definitivamente, o lo han hecho por liquidación total de sus inventarios.

Este gremio, que aglutina a 120 cámaras de comerciantes de todo el país, atribuye la baja de las santamarías al efecto “devastador” de medidas como el alza del salario (que se multiplicó 60 veces al pasar de Bs S 3 mil a Bs S 1.800), e incidió en la dinámica hiperinflacionaria (en el último año los precios han escalado 200.005%), lo que contrajo mucho más las ventas que estima se han desplomado 90%.

“Nadie está comprando dólares, no hay divisas y los empresarios no pueden reponer sus inventarios. Ante este panorama muchos han preferido cerrar hasta que haya reglas del juego claras”, enfatizó.

El presidente de Conindustria, Juan Pablo Olalquiaga, lo explica diciendo que “si se le va sustrayendo el flujo de caja a las empresas, que es lo que sucede con los impuestos, y le ofreces a los trabajadores una plata que no existe sino que es creada por la computadora del Banco Central de Venezuela (BCV), destruyes el mercado mediante el cual se sostienen las empresas”.

Dentro de las medidas adoptadas por el presidente Nicolás Maduro, está una reforma tributaria que supuso el alza del Impuesto al Valor Agregado (IVA) de 12% a 16%, y el cobro de hasta el 2% a las grandes transacciones financieras, entre otros.

Olalquiaga precisó que si se le suma a la ecuación que “el país pasa por una proceso inflacionario, es difícil para las empresas mantener su operatividad”.

Recordó que “Venezuela tenía hace un par de años 12 mil 700 empresas, y ahora sólo quedan 3 mil 600”. Detalló que del total, 3 mil 100 son privadas y trabajan a 25% de su capacidad.

Crisis avanza
Al sopesar el efecto del plan de ajuste, el director de Ecoanalítica, Asdrúbal Oliveros, alude que la economía tiene cinco años cayendo (una contracción de 56%), lo que implica empobrecimiento, y achicamiento de la actividad productiva, pero advierte que hay que sumarle el grave problema de la hiperinflación.

“Se ven las dos cosas (recesión e hiperinflación), y se ven las medidas, y no se ven elementos que impulsen el crecimiento”, sostuvo. Puso de ejemplo que el programa no tiene un factor que lleve al aumento del ingreso en divisas, como tampoco ataca el avance de precios.

Explicó que si bien las acciones abarcan alza de la gasolina (que sigue en el tintero), y más impuestos, también se elevó el gasto vía salarios y bonos, con lo cual vaticina que va a seguir el financiamiento monetario, es decir, impresión de dinero sin respaldo en la productividad, y por ende la inflación.

“Son medidas que permiten pensar que la crisis va a seguir y se puede profundizar, principalmente vía el alza agresiva del salario que ha trastocado la dinámica de las pequeñas y medianas empresas, que no tienen fuerza para atender un ajuste como este”, indicó.

En el caso de las grandes empresas, las que no cerraron, como Pirrelli que abandonó el país a finales de agosto, se han visto obligadas a minimizar sus operaciones. Gustavo Tallaferro, presidente del sindicato Sutralimentos, admitió que en Kraft-Mondelez sólo funciona una de las ocho líneas de producción.

Oliveros apuntó que el tema cambiario es clave para la recuperación, pero destacó que el plan no modificó nada, porque la paridad sigue anclada. Estima que para conseguir el mismo nivel de importaciones que se registró en el primer semestre a tasa paralela, $1,6 millardos, el Dicom requiere mover $22 millones por subasta, y “eso es en promedio 33 veces más de lo que liquida hasta ahora”.

El diputado José Guerra agregó que a un mes de las medidas el resultado es “aumento del desempleo debido a los despidos. Los precios se duplicaron. La emisión de dinero para financiar al Gobierno aumentó 88% y perdimos $194 millones de reservas”, todo esto mientras grandes y pequeñas empresas cierran por el alza de la materia prima y la carga salarial.

Tanto Guerra como Oliveros advierten que sin cambios reales, en términos cambiarios y fiscales, se seguirá en la misma senda que nos trajo a la peor crisis que haya vivido el país. Sin embargo, el presidente Nicolás Maduro sostuvo que mantendrá el “programa de recuperación y prosperidad económica”, e incluso dijo que espera el aporte de inversiones foráneas.

Caracas / Andreína Vargas

Share This:

Comentarios

  economia   medidas   negocios   

Publicidad

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!