Mundo

Investigan en China a científico en edición genética humana

He Jiankui dice que ayudó a crear los primeros bebés con edición genética en el mundo / Foto: AP

 La reacción en China fue rápida y furiosa.

Un científico chino que afirmó haber colaborado en la creación de los primeros bebés con genética editada es ahora investigado por organismos del gobierno y por su propia universidad.

He Jiankui, un profesor asociado de 34 años de edad de la ciudad sureña de Shenzhen, dijo que su laboratorio utilizó la poderosa herramienta de edición genética CRISPR para alterar embriones humanos y que la técnica se aplicó en dos mellizas nacidas este mes.

La afirmación no está confirmada de manera independiente, pero científicos y autoridades condenaron con celeridad el experimento, al que describieron como poco ético y poco científico.

La Comisión Nacional de Salud ordenó el lunes a autoridades locales de la provincia de Guangdong —donde se ubica Shenzhen— que investiguen el proceder de He. La televisora estatal china CCTV informó el martes que de confirmarse los nacimientos, el caso de He será abordado “de acuerdo con las leyes y normas pertinentes”. Se desconoce si podría enfrentar acusaciones penales.

El empleador de He, la Universidad de Ciencia y Tecnología del Sur, dijo en un comunicado que no estaba enterada del trabajo de edición genética humana del investigador y que ha abierto una pesquisa. La escuela dijo que las investigaciones de He “infringieron en forma grave la ética y normas académicas”.

He también enfrenta pesquisas de la Junta de Expertos en Ética Médica de la ciudad de Shenzhen y la división académica de la Academia China de Ciencias.

El equipo investigador de He incluía a su exasesor en la Universidad Rice: el profesor de física Michael Deem, quien ocupa un lugar en las juntas asesoras científicas de las dos compañías genéticas de He. Rice dijo que ha emprendido una investigación sobre la implicación de Deem.

“Hasta el momento la principal reacción en China es condenar y censurar este trabajo”, dijo Jing-Bao Nie, experto en bioética china en la Universidad de Otago, en Nueva Zelanda.

Washington / AP

Share This:

Comentarios

  

Publicidad

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!