Venezuela

Desabastecimiento y pérdida del poder adquisitivo apagaron la Navidad de 2018

“¿Hay navidades?”, se preguntó un consumidor al salir de un establecimiento comercial en Caracas (Foto: Cortesía)

“No hay Navidad”, es el sentimiento unánime expresado por consumidores y comerciantes. Este año la ausencia del espíritu en la Gran Caracas se evidencia en las escasas ventanas de los hogares decoradas e iluminadas con las tradicionales luces alusivas a las fiestas decembrinas, en los pocos establecimientos adornados, en la baja afluencia de compradores, en la caída en las ventas y en el desabastecimiento.

Prácticamente, el Gobierno fue el único que adornó la ciudad capital, con luces en árboles y postes al margen del río Guaire, transmitiendo por radio y televisión el mensaje de “¡Prendan la luz que es diciembre!”, a pesar de que se reportan recurrentes fallas eléctricas.

Este año es poco lo que los negocios les pueden ofrecer a los ciudadanos que aún conservan un poder adquisitivo que les dé para adquirir los productos típicos que se compran en estas fechas. Estantes y vidrieras de establecimientos como pastelerías, panaderías, supermercados, mercados municipales, jugueterías y zapaterías, tanto en el este como en el oeste de la ciudad, se observan con poco surtido de mercancía.

También hay una reducida cantidad de tiendas abiertas. En zonas populares de Caracas, como la parroquia La Candelaria, a lo largo de la avenida Urdaneta y cerca de la Plaza Bolívar, son varios los comercios cerrados. En la última semana de noviembre prácticamente no había ni un adorno navideño en el bulevar de Sabana Grande que, con colores como el rojo, verde y dorado, pudiera disimular el abundante gris de las santamarías abajo.

María Carolina Uzcátegui, presidenta de Consecomercio, expresó que es complicado el panorama en estas navidades, pues por la caída de la producción primaria e industrial, y el descenso en las importaciones, es muy exiguo lo que las negocios pueden ofrecerles a los venezolanos.

Según Fedeagro, durante 2018 el sector cubrió apenas 20% del consumo nacional de alimentos, es decir, sólo satisfizo la demanda de 2 de cada 10 venezolanos. Y de acuerdo con la Encuesta de Coyuntura elaborada por Conindustria, correspondiente al tercer trimestre de este año, 73% de las empresas encuestadas respondieron que trabajan por debajo de 30% de su capacidad instalada. Y 28% a menos de 10%, lo que significa que prácticamente están paralizadas. Uzcátegui afirmó: “No tenemos productos nacionales ni importados, nuestros anaqueles están realmente vacíos y son pocas las personas que pueden comprar lo poco que podemos ofrecer”.

La prioridad es la comida
Son claros los estragos que la hiperinflación ha hecho en la capacidad de compra de la mayoría de los venezolanos. “¿Hay navidades?”, preguntó de manera sarcástica Alfonso Mujica, un consumidor que salía de una pastelería en el este de Caracas, donde compró un par de botellas pequeñas de agua y un pedacito de pan de jamón para que desayunaran él y un compañero. El pan completo costaba Bs. S 5 mil bolívares, y Bs. S 6 mil el semihojaldrado.

“Hace cuatro años, tratando de que la Navidad supiera a algo, preparaba ensalada de gallina y un pan de jamón para el 24 y otro para el 31 de diciembre, pero este año no cocinaré ni una cosa ni la otra”, expresó con abatimiento al relatar su situación.

El encargado de esa pastelería, que lleva dos décadas en el negocio, también evocó cómo era la situación hace cuatro años: “Fue una época buena, la gente compraba. En estas fechas había bastante movimiento. Algunas empresas nos encargaban cosas para sus fiestas, pero eso ya prácticamente se acabó. Mucha gente se ha ido del país, sobre todo clientes que teníamos desde hace muchos años”. Afirmó que cayeron las ventas por la pérdida del poder adquisitivo. “Lo que ofrecemos no son artículos de primera necesidad. Mucha gente ve los precios y se va. La prioridad es comprar comida”, añadió.

Lo mismo expresó Eduardo Barrios, consumidor. “Las tradiciones pasaron a un segundo plano, es lo último de la lista. Este año la prioridad es comprar alimentos para el día a día”. Él ve tristes estas navidades, pues el sueldo mínimo de Bs. S 4 mil 500 que decretó el presidente Nicolás Maduro prácticamente no alcanza ni para preparar las hallacas. Los ingresos tampoco son suficientes para adquirir ropa nueva. Sus dos hijas estrenarán prendas usadas que compraron. Añadió que la cena navideña será sencilla y que cada quien llevará una colaboración.

 

Compradores advierten dificultad de preparar hallacas o pan de jamón para este año (Foto: Archivo)

Marlene Torres, otra consumidora, rememoró que antes el dinero alcanzaba para comprar el pernil, el vino y todos los ingredientes para preparar las hallacas, el pan de jamón, la ensalada, la torta negra, el dulce de lechosa, el ponche crema, las galletas y la torta fría. Hace tres años, ella y su familia elaboraban 150 hallacas. También consumían jamón planchado. Pero este año, calcula que el dinero solo les alcanzará para hacer unas 20 o 30 hallacas, y si consiguen pollo.

Ventas “flojas”
La presidenta de Consecomercio aseguró que, indiscutiblemente, las navidades de este año en Venezuela son diferentes a cualquier otra, principalmente por la caída importante del poder de compra de los venezolanos. Indicó que el salario mínimo es solo un poco más de 6 dólares, a la tasa de cambio no oficial. “Es un nivel realmente precario, superamos cualquier índice de pobreza crítica que pueda haber en el mundo, de cualquiera de los organismos principales, y en realidad es una situación que hace insostenible la actividad comercial en el país, pues nada hacemos con anaqueles con productos que la gente no puede comprar”, agregó.

 

Presidenta de Consecomercio dijo que es muy poco lo que los comerciantes pueden ofrecer (Foto: Archivo)

El encargado de una panadería, situada en Colinas de Bello Monte, no cree que el 24 de diciembre vendan 150 panes de jamón, cuando anteriormente podían expender ese día hasta 600 unidades. “No hay ambiente navideño. La gente no tiene poder adquisitivo”, afirmó.

Además, tampoco espera que puedan preparar esa cantidad por la falta de materia prima para elaborar el tradicional alimento navideño. Este mes solamente les despacharon 70 sacos de harina, de 45 kilos cada uno, lo que considera insuficiente, pues para tener una muy buena oferta necesitarían amasar diariamente seis sacos, es decir, 180 al mes. “Fue difícil conseguir la materia prima, y lo que se consiguió fue a precio prácticamente bachaqueado”, aseguró el comerciante. El negocio ofrecía el pan de jamón un poco más económico: en Bs. 3 mil, aunque piensan aumentar el precio.

En una licorería ubicada en la misma zona no había ni un cliente después del mediodía del domingo 16 de diciembre. El ponche crema costaba Bs. S 5 mil, al igual que el vino más económico. La encargada dijo que las ventas en el comercio no han estado malas, principalmente porque tienen clientes fijos; sin embargo, ha advertido que en otros establecimientos la situación es distinta. “Hay negocios que no están bien. Aquí la gente viene y si no compra 10 unidades, se lleva cinco”, señaló.

En noviembre las ventas de una zapatería situada en el centro de la ciudad estaban “flojas”, según la comerciante. “Está muy solo, muerto, no hay vida. Antes en estas fechas ya todo el mundo compraba, pero la situación cambió mucho. Mucha gente entra a ver y pocos compran”, dijo.

Así hizo Anny Gutiérrez, una consumidora que preguntó por el precio de un par de zapatos para niñas, y se retiró luego que la trabajadora le dijera que costaba más de Bs. S 3 mil . “Si los presupuestos no dan ni siquiera para comer, mucho menos para comprar otra cosa. Uno anda mirando, a ver si consigue alguna oferta. Pero qué va, no hay navidades, al menos para mí no”, expresó antes de salir de la tienda con las manos vacías.

Caracas / Carlos Seijas Meneses 

Share This:

Comentarios

  crisis   desabastecimiento   navidad   precios   venezuela   

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!