Sucesos

Un sujeto mató a balazo y quemó a un agricultor

Familiares están atribulados por el asesinato de Mario Ortuño / Foto: Arturo Ramírez

“Si hablas te voy a matar, sapo”. Fue el mensaje que dejó un individuo tras hurtar la semana pasada en una humilde casa de la finca Nuestro Esfuerzo, propiedad de la familia Ortuño, en el sector agropecuario de Conacal  de Clarines, municipio  Bruzual.

El propietario de la vivienda, el agricultor Mario José Ortuño, de 43 años de edad, desestimó tal advertencia y borró el escrito, tras comprobar que le habían  sustraído  la escopeta y una caja de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción  (Clap).

Parientes y vecinos vieron  al labriego, por última vez con vida, a la 1:00 de la tarde del viernes 5. Se extrañaron de que en el resto de la tarde, ni en la noche, fuera a visitarlos en sus domicilios.

Los ciudadanos comenzaron a buscar a Ortuño. Al día siguiente, se llevaron una desagradable sorpresa: entre el monte y frente al fundo Nuestro Esfuerzo encontraron su cadáver golpeado, quemado y con un tiro en el costado derecho.

Residentes  informaron  sobre el hallazgo a los efectivos de la subdelegación Puerto Píritu del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc), cuyas pequisas efectuaron el levantamiento de los restos y   trasladaron al  anfiteatro del Servicio Nacional de Medicina y Ciencias Forenses (Senamecf), en Barcelona.

Detectives prosiguen con las averiguaciones para dar con el paradero del presunto homicida que es conocido con el apodo de “el chino”.

Soltaron a “el chino”
El comerciante Martín Hernández Ortuño, el ayudante de carpintero Wiliam Ortuño y el chofer Edgar Alexander León, hermanos y primo de Mario, hicieron diligencias para solicitar el cadáver de su pariente en el Senamecf.

Ellos contaron que una comisión de la Policía Municipal de Peñalver (Polipeñalver) arrestó a “el chino”, aunque lo  dejaron libre a los tres días. Y el viernes 5, el  sujeto supuestamente asesinó a Mario.

Los ciudadanos refirieron que no conocen  a ese sujeto, quien, según unos vecinos, se estableció en enero pasado en Conacal, en la finca de un productor llamado José, que también lleva días desaparecido.

“Nosotros le dijimos varias veces a Mario que vendiera el terreno, pero no hizo caso”, expresó León.

Mario Ortuño estaba casado con el ama de casa Mariana de Ortuño, con quien tuvo un hijo de siete años.

Martín y William recordaron que hace 10 años perdieron a otro de sus hermanos, el comerciante Pedro Ortuño (29 años), quien falleció  en un choque de vehículos registrado en la vía a Valle de Guanape, municipio Carvajal.

  Clarines / Yraida Núñez

Share This:

Comentarios

  agricultor   clarines   homicidio   robo   

Publicidad

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!