Mundo

Bolsonaro y Macri refuerzan relaciones y critican Venezuela

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro (izquierda) y el presidente de Argentina, Mauricio Macri, posan para una foto en la casa de gobierno en Buenos Aires / foto: AP

Los conservadores presidentes de Argentina y Brasil mostraron el jueves la sintonía que los une al manifestar su determinación de impulsar las relaciones económicas y redoblar sus críticas al gobierno de Nicolás Maduro.

Jair Bolsonaro señaló que comparte “los mismos ideales” con su par argentino Mauricio Macri durante la primera visita de Estado que realiza a Buenos Aires en medio del repudio de grupos de derechos humanos y fuerzas izquierdistas y a pocos meses de las elecciones de octubre en las que Macri buscará reelegirse.

Luego de mantener un encuentro de trabajo con su homólogo, Macri señaló a la prensa que ambos harán “todo lo posible para que se restablezca la democracia en Venezuela, que es el camino hacia el futuro” para ese país y “toda la región”.

El gobernante brasileño señaló, en tanto, que a “toda América del Sur” le preocupa que haya “nuevas Venezuelas”.

Antes de su visita Bolsonaro había manifestado públicamente su apoyo a Macri y su deseo de que la expresidenta Cristina Fernández (2007-2015), del peronismo centroizquierdista, no vuelva al poder. Ella aspira a lograr la vicepresidencia acompañando al precandidato presidencial Alberto Fernández, quien fue su jefe de gabinete, y mantiene una paridad con Macri en las encuestas de intención de voto.

En su declaración ante los periodistas, el gobernante brasileño señaló que los argentinos deben ser responsables a la hora de elegir a su futuro gobernante. “Todos deben tener, así como Brasil en gran parte lo hubo, gran responsabilidad y mucha razón y mucha menos emoción para poder decidir el futuro de este país”, afirmó.

La visita de Bolsonaro da continuidad a la que Macri hizo a Brasilia a principios de año.

Brasil es el principal socio comercial de Argentina. Tras cinco meses de superávit comercial, Argentina registró en mayo su primer rojo en el año en la balanza con el país vecino por 127 millones de dólares.

“Con el dato de mayo se confirma la tendencia que se venía observando en el mes previo, cuando apenas se obtuvo un virtual equilibrio. Sin embargo, el saldo contrasta con el déficit en igual mes del año anterior (446 millones de dólares)”, dijo la consultora argentina Abeceb.

Macri indicó que la visita de su colega brasileño ratifica el nivel de importancia que ambos países le asignan a su relación y su compromiso con la defensa de los derechos humanos y el combate al narcotráfico y la corrupción.

También destacaron la importancia de la integración energética y el desarrollo de energías renovables para el desarrollo de sus países e indicaron que han sumado a su relación económica el potencial de las energías hidroeléctricas.

Bolsonaro coincidió con su anfitrión en la riqueza del yacimiento de hidrocarburos no convencionales de Vaca Muerta, en la Patagonia argentina, “que será excepcional” para los sectores industriales de ambos países.

Macri apostó porque el Mercosur, la unión aduanera que los dos países integran junto a Paraguay y Uruguay, se renueve con una integración focalizada “en cómo nos insertamos en el desarrollo global”.

Ambos mandatarios señalaron que el acuerdo del Mercosur con la Unión Europea está muy cerca de concretarse y que ese pacto y otros con países como Canadá permitirán activar los sectores industrial y agrícola. Bolsonaro destacó que en su visita a Argentina lo acompaña un nutrido grupo de ministros “que son importantes para la concepción de este objetivo”.

Funcionarios de ambos países acordaron además que Argentina colaborará con las medidas que Brasil adopte en materia de seguridad durante la Copa América de fútbol que comenzará el 14 de junio, dijo un comunicado de la presidencia.

El gobierno argentino enviará personal especializado en seguridad y la lista con los nombres de las barras bravas que tienen el ingreso prohibido en los estadios nacionales.

Otro de los puntos tratados a nivel bilateral fue el perfeccionamiento del control fronterizo.

Más tarde, bajo la consigna “Argentina rechaza a Bolsonaro”, organizaciones humanitarias, feministas e izquierdistas se movilizaron primero a la embajada de Brasil en Buenos Aires y luego a la histórica Plaza de Mayo.

“Es un pequeño Hitler”, afirmó Alejandro Bodart, dirigente del Movimiento Socialista de los Trabajadores (MST). “Todo su discurso es rememorar las viejas dictaduras del continente… es una persona homofóbica, misógina, que hace campaña contra las mujeres”.

Nora Cortiñas, una de las fundadoras de las Madres de Plaza de Mayo, lamentó “la actitud del gobierno argentino, del presidente de Macri de invitar personajes tan funestos como Bolsonaro, fascista y reaccionario”.

Buenos Aires / AP

Share This:

Comentarios

  

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!