Locales

Alto costo de frutas, verduras y hortalizas afecta a los consumidores

Clientes indicaron que "todos tenemos derecho a una alimentación de calidad" / Foto: Rosa Silva

En un recorrido por una feria de hortalizas ubicada en el sector Barrio Sucre de Barcelona, clientes se mostraron impresionados por el incremento constante de los alimentos y  destacaron que los más económicos eran la auyama, la patilla, el repollo y el mango, que no superaban los 2 mil 500 bolívares por kilo. El ají, pimentón y la parchita son los  más costosos, con un precio de 7 mil  bolívares el kilo.

Raimar Méndez, ama de casa, expresó que “en Venezuela no estamos viviendo sino sobreviviendo; antes comprábamos berenjena, calabacín, plátano, para sustituir las proteínas o simplemente mezclarlas para que rindiera para uno o dos almuerzos. Ahora ni esto se puede adquirir”.

Destacó que “el sueldo del venezolano es tan miserable que no se puede comprar ni un kilo de cada alimento, sino sólo una pequeña cantidad de los que más utilizamos. Aquí llevo sólo dos papas, dos tomates, dos cebollas, dos plátanos, un poco de perejil y creo que lo que tengo en mi bolsillo no me va a alcanzar. Tendré que sacar algo para que me dé la cuenta; esto me da tristeza”.

La papa, cebolla, lechuga, aguacate, monte surtido, tomate, plátano, limón, lechosa, la guayaba y el melón se ubicaban en 5 mil 500 bolívares el kilo. En cuanto a la verdura surtida, zanahoria, remolacha, pepino, calabacín, berenjena, guanábana, chayota, cambur y naranja, todos se encontraban en 3 mil 800 bolívares el kilo. 

Un trabajador del local indicó que las ventas, a pesar de los precios, no han disminuido. “Aquí estamos vendiendo siempre para prestarles un servicio de calidad a nuestros compradores”.

Fernando Ricaurte, cliente, manifestó que “esto es insostenible, quería hacer un sancocho para toda la familia por mi cumpleaños, pero al ver los precios se me quitaron las ganas. Me quedaría corto con todo lo que tengo que gastar, sólo voy a comprar una auyama para hacer una mini sopa… Es una barbaridad y una calamidad lo que vivimos el día a día los venezolanos de clase media, baja”.

Ricaurte declaró que “ojalá algún día llegue el cambio en el país. Todos tenemos derecho de tener una alimentación digna, no podemos comprar carne, ni pollo y ahora se nos dificulta adquirir las verduras, frutas y hortalizas”.

Barcelona / Rosa Marina Silva

Share This:

Comentarios

  

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!