Deportes

Brasil somete 3-1 a Perú y conquista su 9na Copa América

Brasil se proclamó monarca de la Copa América por novena vez en su historoa / Foto: Víctor R. Caivano /AP

¿Se necesita a Neymar? La respuesta de Brasil fue un enfático no.

Sin su lesionada estrella y en inferioridad numérica durante los últimos 20 minutos, la Canarinha conquistó el domingo su novena Copa América y primera desde 2007 al doblegar 3-1 a Perú, el equipo que no pudo conseguir una última sorpresa.

Everton, quien cubrió el puesto de Neymar, fue uno de los ejes de la consagración en el estadio Maracaná, la casa sagrada del fútbol brasileño. Revelación del torneo, Everton anotó el primer gol y propició la falta para el penal que Richarlison cobró a los 90 minutos para sellar el quinto título ganado como local.

Autor del segundo tanto y arquitecto de una asistencia de antología, Gabriel Jesús puso a sufrir a los brasileños cuando se hizo expulsar en el tramo final. Pero Brasil aguantó con firmeza y Richarlison liquidó a su oponente con la pena máximo.

Los tantos de Everton y Jesús habían dejado a los anfitriones con ventaja al descanso.

Perú rasguñó una igualdad pasajera cuando Paolo Guerrero convirtió de penal en el último tramo del primer tiempo. Pero la Blanquirroja no supo aprovechar la superioridad numérica, y dejó escapar la oportunidad de sorprender una vez más al mundo tras eliminar a Uruguay en cuartos de final y al bicampeón defensor Chile en las semifinales.

Un equipo decidido a coronarse

La ausencia de Neymar, por una lesión que sufrió en la antesala del torneo, no frenó a la Canarinha en su casa. Tampoco la expulsión de Jesús a los 70 por doble amonestación.

Everton fue proclamado como el mejor jugador de la final y también quedó como uno de los máximos anotadores del torneo, con tres conquistas, al igual que Guerrero. El veterano lateral derecho Dani Alves, quien recibió el brazalete de capitán por la baja de Neymar, fue declarado como el mejor jugador del certamen.

Neymar y su hijo vieron la final sentados junto al presidente Jair Bolsonaro, en un Maracaná repleto con 70.000 espectadores.

Sustentada con su pegada, vigor físico y orden colectivo, Brasil se sube al trono sudamericano por primera vez desde 2007. Tampoco falla cuando le toca albergar la cita continental: cinco veces anfitrión, cinco veces campeón -la última en 1989. También ganó su quinta final de la Copa América, imponiéndose en las definiciones de 1997, 1999, 2004 y 2007.

No es el Brasil vistoso de antaño, pero su jerarquía continúa imponiéndose.

Los dos grandes pilares fueron Jesús y Everton, goleadores en el duelo final de la tercera Copa América que se ha disputado en cinco años.

Bajo crecientes cuestionamientos tras la eliminación en los cuartos de final de la pasada Copa Mundial Rusia 2018, Tite encontró en el armario los hombros que terminaron marcando la diferencia. Tanto Jesús como el “Cebollita” Everton comenzaron como suplentes pero terminaron revolucionado a la Selecao.

Tite sale bien parado. El título alivia la presión reciente cuando se empezó a criticarle por sus convocatorias conservadores y un rendimiento insípido.

Brasil no había pasado de cuartos de final en la Copa América desde que le ganó 3-0 a Argentina en la final de 2007 en Venezuela. Ni siquiera sobrevivió la fase de grupos en 2016.

Presente en su primera final de la Copa América desde 1975, Perú salió a presionar a los locales. El equipo de Ricardo Gareca no evidenció trauma alguno tras la derrota 5-0 de hace dos semanas antes los brasileños en el cierre de la fase de grupos.

La Blanquirroja estuvo bien enchufada en los primeros compases, pero Brasil paulatinamente fue plantándose para recuperar la iniciativa. Y en su primera acción real de peligro encontró el gol.

Anotación

Everton abrió el marcador a los 15 minutos. Jesús, el gestor del tanto inicial con una jugada monumental, puso el segundo cuando se disputaban los descuentos de la primera parte, un cachetazo para los peruanos, que habían nivelado transitoriamente por la vía de su capitán Guerrero.

Moviéndose por la derecha, Jesús dominó un balón con el pecho ante Miguel Trauco y enganchó cuando Yoshimar Yotún llegó para desbaratar la acción. El delantero del Manchester City filtró el balón hacia al área, donde Everton apareció libre en el segundo palo para empujar el balón con la pierna derecha.

Una vez dueño de la ventaja, Brasil procedió a regular los tiempos y no pasó sobresaltos.

El trámite era adormilado cuando súbitamente Perú encontró la igualdad a instantes del descanso.

Una mano de Thiago Silva en el área, bajando un centro, acabó con un penal que el referí chileno Roberto Tobar debió confirmar mediante la consultada del videoarbitraje (VAR).

Guerrero lo cobró con clase, afianzándose con 13 goles como el máximo anotador en activo de la Copa América.

Fue el primer gol que permitió Brasil en todo el torneo pero no tardó en reaccionar.

Apelando a otra muestra de su carácter implacable, capitalizó un descuido de Yotún. Tras apoderarse del balón por la derecha, Roberto Firmino entregó a Arthur y éste avanzó para asistir a Jesús.

El segundo gol no pudo llegar en un momento más oportuno: irse el descanso sin padecer el efecto psicológico de haber perdido la ventaja.

Perú trató de apoderarse de la iniciativa tras la roja de Jesus, pero los incaicos no tuvieron ideas para poner en aprietos al arquero Allison Becker.

La sentencia brasileña

Todo quedó sentenciado cuando Richarlison, quien se perdió un par de partidos tras sufrir de paperas, convirtió el penal por una falta cometida por Carlos Zambrano a Everton.

Con tres conquistas, Everton y Guerrero quedaron como los máximos goleadores del certamen.

Uruguay es el país más laureado de Copa América con 15 títulos, uno más que Argentina.

Río de Janeiro / Eric Núñez / AP

Share This:

Comentarios

  brasil   brasil-2019   copa-america   estadio-maracana   gran-final   peru   

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad


Do NOT follow this link or you will be banned from the site!