Locales

El calzado se ha vuelto inalcanzable para los venezolanos

En zapaterías, los precios alejan a los compradores / Foto: Cortesía

“Comprarme un par de zapatos nuevos representaría dejar de comer por todo un año. Tengo que aguantarme con los que cargo”, aseguró Pablo Márquez, un trabajador que recordaba que en épocas anteriores, “cuando la situación económica estaba buena”, acostumbraba a comprarse dos pares.

Personas consultadas aseguran que no les queda   otra opción que salir en “cholas” a hacer sus diligencias diarias,  pues ese tipo de calzados es el que se consigue más económico en todos los locales comerciales (90 mil bolívares). Otros modelos  lucen inaccesibles, pues para caballeros cuestan desde 350 mil y  sandalias para damas a partir de  200 mil bolívares.

Los utilizados para el colegio no se quedan atrás. Un par de zapatos escolares para niños valen  entre 200 y 600 mil bolívares, dependiendo de las tallas y la marca. Incluyendo los deportivos.

Tiendas desiertas

Ciertas zapaterías del centro de Puerto La Cruz indican que hay descuentos de 20% y 30% para atraer a la clientela. Con todo y eso, se notan vacías. Los clientes entran, ven los precios y salen “espantados”.

Que el calzado se rompa es un verdadero pesar, porque comprar unos nuevos representa todo un sacrificio. Ciudadanos aseguran que con el salario mínimo, establecido en 40 mil bolívares, no tienen la posibilidad de comprar otra cosa que no sea comida. Esa es la prioridad.

“Recuerdo que tenía unos para cada ocasión, para el trabajo, para los estudios, para momentos especiales. Ahora no, uso los mismos para toda ocasión”, refirió Márquez. Muchos confiesan que para “no andar descalzos” han tenido que remendar “los viejitos” que tienen.

Puerto La Cruz / Milena Pérez

Share This:

Comentarios

  

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!