Venezuela

Guaidó ha bajado 9 puntos desde julio, pero sigue liderando la aceptación

Según la encuestadora Hercon Consultores, al menos 55% de los venezolanos estarían dispuestos a votar para renovar todos los poderes públicos / Fotos: Cortesía

“Yo confío en Guaidó porque ha despertado la esperanza en los venezolanos“. Esta fue la expresión de un hombre que vio al presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, caminando por un bulevar de la ciudad de Caracas el pasado 12 de octubre. Por unos minutos, el también jefe del Poder Legislativo abandonó el saco que le acompaña frecuentemente en las sesiones y en sus actos protocolares, se arremangó la camisa y comenzó a estrechar la mano con quienes caminaban entre Sabana Grande y Chacaíto.   

Desde que asumió el poder, de acuerdo con el artículo 233 de la Constitución Nacional, el dirigente opositor ha mantenido contacto con los ciudadanos de casi todos los estados del país, pero el tiempo comienza a pasarle factura debido a que los tres pasos que propuso para alcanzar la democracia no se han cumplido.   

Aun así, sigue siendo el líder con más posicionamiento, según la encuestadora Datanálisis, que lo ubica con el apoyo de 40% de los venezolanos. Al finalizar el primer trimestre del año, el presidente de la AN contaba con el 49,7% de aceptación. Es decir, en tres meses bajó más de  nueve puntos.   

El director de Delphos, Félix Seijas, cree tener la respuesta a esa disminución: los venezolanos consideran que las acciones de Guaidó no coadyuvan a la salida de Maduro.   

En la ruta emprendida desde enero han existido tropiezos: el sí o sí de la ayuda humanitaria de febrero y el alzamiento militar fallido del 30 de abril. Además, hay sectores radicales que en un momento acompañaron a Guaidó y que  hoy le reclaman haber aceptado la mediación de Noruega para entablar conversaciones con el oficialismo.   

 Luis Vicente León, presidente de la encuestadora Datanálisis, destaca que el liderazgo de la alternativa democrática no puede aferrarse a las sanciones como la única forma de presionar a Maduro: “Si la oposición apuesta a las sanciones, se va a pulverizar porque  63% de los venezolanos las rechazan. Yo no he dicho que si quitas las sanciones se resuelven los problemas, pero lo que digo es que sí afectan al pueblo”.   

A esto podría sumársele el aumento de la ingobernabilidad de la que habla el analista Marcos Hernández, de la encuestadora Hercon: “Hay una situación política desordenada, de gran intranquilidad nacional, un desperfecto sustancial en el ejercicio gubernamental, ilegalidad y sometimiento de las instituciones del Estado”.   

León agrega que “los venezolanos están confundidos, angustiados y con temor de que no pueda producirse ese cambio y Venezuela continúe ´por el barranco por el que va´.   

Benigno Alarcón, director del Centro de Estudios Políticos y de Gobierno de la Universidad Católica Andrés Bello (Ucab), asegura que el conflicto político venezolano se encuentra en una fase de estancamiento. En su criterio,  cuando la disputa por el poder se ubica  en esta etapa, resulta muy difícil avanzar hacia la resolución del problema de origen. Además, señala que esta inmovilización sólo conviene a quien se beneficia del status quo.   

“Los conflictos se resuelven en escalada, que es cuando alguien tiene la fuerza para imponerse al otro, o en desescalada cuando ambas partes concluyen que no pueden ganar y deciden negociar”, agrega en la red social.   

Aunque Guaidó ha bajado puntos de aceptación por parte de la ciudadanía, continúa siendo el líder con más popularidad

Líderes con aceptación  

De acuerdo con Datanálisis, en la lista de líderes con mayor aceptación  siguen Leopoldo López con 25%, María Corina Machado con 24% y Henrique Capriles Radonski con 19%. También aparece Henri Falcón, excandidato presidencial a los comicios cuestionados del 20 de mayo del año pasado y uno de los que dialoga en este momento con una delegación de Maduro, con apenas 14% del apoyo.   

Falcón, quien denunció irregularidades y acusa al gobierno de Maduro de acentuar el control social, tiene casi el mismo piso político del chavismo, que en estos momentos cuenta con 13,8% del apoyo popular. La encuestadora señala que de esa cantidad, al menos 72% valora positivamente la gestión del gobernante cuestionado.   

“Maduro no puede ganar una elección ni de junta de condominio de Miraflores, él no irá a unos comicios de modo que no le quede más remedio”, asegura León.   

Ahora bien, 79% de los venezolanos opina que desea un cambio político en el país; eso se traduce en que de cada 10 ciudadanos ocho están de acuerdo con la reinstitucionalización de Venezuela. Incluso, Datanálisis refiere que hay un sector que sí cree en la negociación como una vía para dirimir el conflicto político que se ha agudizado desde enero de este año cuando Guaidó asumió la jefatura del Poder Legislativo y posteriormente se juramentó ante cientos de personas, y fue reconocido por más de 50 naciones.   

La oposición conveniente   

El pasado 16 de septiembre, el ministro de Comunicación e Información, Jorge Rodríguez, anunció la instalación de una mesa de diálogo con cuatro partidos minoritarios: Avanzada Progresista, Cambiemos, Soluciones por Venezuela y Movimiento Al Socialismo. El día anterior, el despacho de Guaidó anunció que “el mecanismo de Oslo”, que había arrancado  en mayo, se daba por terminado luego  que el Gobierno decidiera no seguir participando porque Estados Unidos impuso nuevas sanciones.   

En la alocución de Rodríguez, se confirmó el regreso de la bancada del Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv) a la Asamblea Nacional y ambas partes se comprometieron a trabajar por un nuevo Consejo Nacional Electoral (CNE) y la liberación de presos políticos que, de acuerdo con el Foro Penal, sobrepasan los 500.   

Para quienes representan los partidos del G4 (Primero Justicia, Un Nuevo Tiempo, Voluntad Popular y Acción Democrática) este diálogo no representará los verdaderos intereses de los venezolanos ni trabajará por elecciones libres y competitivas. De hecho, los diputados que regresaron a la Asamblea insisten en que los próximos comicios que se celebrarán en Venezuela serán los parlamentarios.   

La empresa de análisis estratégico More Consulting evaluó la aceptación de los líderes de Cambiemos y Soluciones por Venezuela, Timoteo Zambrano y Claudio Fermín, respectivamente. La consulta arrojó como resultado que sólo los que se consideran chavistas perciben a ambos líderes como representantes de la oposición. Apenas 2.3% de los que se autodefinen opositores coinciden con esa percepción.   

Únicamente Cambiemos y Avanzada Progresista poseen representación parlamentaria. El primero tiene siete diputados y el segundo  sólo a la diputada María Teresa Pérez. Parlamentarios como Teodoro Campos, que trabajó de la mano de Falcón, han dicho que ese diálogo realmente se traduce en millones de euros y en concesiones para el futuro.   

Luis Vicente León dice que Maduro no puede ganar una elección ni de junta de condominio

Elecciones libres y competitivas  

Desde que se declaró fraudulento el proceso comicial del 20 de mayo de 2019, por considerarse que carecía de transparencia y garantías, la oposición se ha fijado el objetivo de celebrar unas presidenciales. Primero con el mantra del cese de la usurpación, gobierno de transición y elecciones libres; y luego con la propuesta sobre la mesa de Barbados de que ambos mandatarios se separaran del cargo mientras se convocaba a elecciones libres.   

Hercon Consultores destaca que 55% de los venezolanos estarían dispuestos a votar para relegitimar todos los poderes públicos. Ya la Asociación Civil Súmate ha señalado que para hablar de unos comicios transparentes debe comenzarse por la renovación del Tribunal Supremo de Justicia, (TS) integrado de forma exprés en 2015, así como del CNE y el Poder Moral. Además, debe cesar el funcionamiento arbitrario de la Asamblea Nacional Constituyente, que es ilegal desde su convocatoria hasta su desempeño, por tomarse atribuciones que son exclusivas del Poder Legislativo y que están descritas en la Constitución.   

“A partir de la renovación de varios poderes se puede construir un arbitraje institucional que garantice no sólo el ejercicio del voto en libertad, sino el respeto a los resultados electorales y el ejercicio del poder emanado de la representación popular“, enfatizan en un documento publicado en abril de este año.   

Aunado a esto, debe aplicarse un plan de observadores nacionales e internacionales, desde la convocatoria del proceso electoral hasta la publicación del cronograma y el desarrollo de una campaña electoral con acceso a todos los medios de comunicación, sin ningún tipo de ventajismo.

Caracas / Sammy Paola Martínez

Share This:

Comentarios

  

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!