Venezuela

BCV reportó que la inflación del mes pasado ha sido la tercera más alta

Expertos: aceleración de inflación demuestra el fracaso de la política de contracción del crédito que aplica el BCV / Foto: Cortesía

Tras casi cinco meses sumidos nuevamente en el silencio, el Banco Central de Venezuela (BCV) publicó las cifras de inflación que debía desde mayo pasado y actualizó la tasa acumulada en lo que va de 2019.   

Algunos datos del ente emisor incluso superan con creces los divulgados por la Comisión de Finanzas de la Asamblea Nacional (AN), que desde enero de 2017 calcula su propio Índice Nacional de Precios al Consumidor (Inpc), dada la política de ocultamiento que mantuvo el BCV desde diciembre de 2015. Una de esas cifras es la de la inflación correspondiente al mes de septiembre, que según el Banco Central se situó en 52,2%, más del doble en comparación con el 23,5% calculado por la instancia parlamentaria. Es además la tercera tasa más alta de 2019 que reporta el organismo.   

Según la instancia financiera, las dos tasas de inflación más altas en lo que va de año se registraron en enero y en febrero (196,6% y 114,4%, respectivamente). A partir de marzo el índice se ubicó por debajo de 50% durante seis meses consecutivos, como consecuencia de un ajuste económico aplicado por el Gobierno.   

Dos de las medidas tomadas por el Ejecutivo para desacelerar la inflación fueron recortar el gasto y cerrar el crédito, según el economista Asdrúbal Oliveros, director de la firma Ecoanalítica. “Resultado: la inflación es menor que el año pasado (aunque sigue siendo la peor del mundo), pero profundiza la depresión. A pesar de ciertos nichos de consumo, las cosas en Venezuela no van bien”, asegura el experto.   

“Es impresionante la caída del gasto público en Venezuela. En toda la historia del chavismo nunca antes recortaron con tal magnitud el gasto público, el cual hoy es simplemente sueldos, pago de bonos y pensiones”, dice Oliveros. “El gasto de inversión prácticamente desapareció, eso explica en parte el colapso del país, de la infraestructura. Y por supuesto al reducir gasto, han reducido el endeudamiento con el BCV”.  

El Banco Central informó que en marzo la aceleración de precios fue de 34,8%; en abril 33,8%; en mayo 39,5%; en junio 22,1%; en julio 19,4% y en agosto de 34,6%. En septiembre la inflación volvió a cruzar el umbral de 50% por primera vez desde febrero, al situarse en 52,2%, un aumento de 17,6 puntos porcentuales respecto a agosto.   

Expertos afirman que la aceleración de la inflación en septiembre, según lo reportado por el instituto emisor, demuestra el fracaso de la política de contracción del crédito que ha aplicado este organismo a través del encaje bancario marginal –porcentaje de depósitos que no puede ser utilizado- para estabilizar el tipo de cambio en el mercado paralelo y aminorar la velocidad del aumento de precios.   

“El BCV acaba por reconocer oficialmente lo insostenible de su plan antiinflacionario”, afirma Luis Arturo Bárcenas, economista senior de Ecoanalítica. “Basta que ocurra un evento puntual que perturbe el flujo monetario, como lo visto en agosto, para que los precios escalen a niveles de hiperinflación”.   

Según el Banco Central, la variación entre enero y septiembre de 2019 fue de 4.580%, dato que supera por 1.254 puntos porcentuales la tasa de inflación acumulada registrada el mes pasado por la Comisión de Finanzas del Parlamento, que fue de 3.326%.   

Los cinco rubros que menos se incrementaron en septiembre fueron Alquiler de vivienda (con un aumento de 16,2%); Comunicaciones (21,2%); Salud (40,9%); Equipamiento del hogar (41,5%) y Transporte (44,1%), respectivamente.   

El rubro que más subió según el BCV fue Servicios de vivienda, excepto teléfono, que varió 146,8%. Le siguen Educación, con un incremento de 67,6%; Vestido y calzado con un alza de 56,7%; Esparcimiento y cultura con un aumento de 56,2% y el rubro Alimentos y bebidas no alcohólicas, que entre agosto y septiembre escaló de 33,8% a 53,6%, cifra que por 11 puntos porcentuales supera el 42,6% del rubro calculado por la AN.   

 Once dólares diarios para comer  

La aceleración de la inflación en el rubro de alimentos en septiembre se evidencia en el incremento del costo de la canasta alimentaria familiar calculada por el Centro de Documentación y Análisis Social de la Federación Venezolana de Maestros (Cendas-FVM). En su reporte mensual, señala que en septiembre la cesta llegó a Bs 6 millones 759 mil 831, un aumento de Bs 1,38 millones (25,7%) con respecto a agosto, cuando se situó en Bs 5 millones 378 mil 265.   

Esto significa que una familia de cinco integrantes requirió Bs 225 mil 327 diarios –11,26 dólares a un tipo de cambio de Bs 20 mil 011 por dólar– para adquirir la canasta alimentaria.   

Oscar Meza, director del Cendas, aseguró que actualmente una familia necesita un poco más de 300 dólares para pagar la canasta alimentaria y 600 dólares para la canasta básica (que incluye otros rubros y servicios).   

“No obstante, el ingreso familiar, en el mejor de los casos, es de 20 dólares. En el mejor de los casos. Llevamos cinco meses sobreviviendo sin ajustes nominales al salario mínimo, lo que ha llevado a empresas y centros de trabajo del sector privado e incluso del sector público a prescindir de los anuncios presidenciales y a pagar remuneraciones y bonos adicionales, para mantener y retener el personal indispensable, que aún permanece en el país”.

De acuerdo con la Unidad de Información y Estadística (UIE) de la Cámara de Comercio de Maracaibo (CCM), en la capital del estado Zulia una familia necesitó en septiembre Bs 6,07 millones sólo para cubrir sus necesidades mínimas de alimentación, sin incluir los rubros Vestido y calzado, Servicios públicos básicos, Educación, Salud, Alquiler de vivienda y Artículos de higiene personal y limpieza del hogar.

BCV reportó que el país va rumbo al sexto año consecutivo en recesión económica / Foto: Cortesía

Dos años en hiperinflación  

Venezuela está próxima a cumplir dos años en hiperinflación, un fenómeno económico que ha pulverizado los ingresos de la población, fundamentalmente de quienes ganan salario mínimo. De hecho, según el BCV, el consumo de los venezolanos cayó 34,8% en los primeros tres meses de 2019, una situación que también afecta a buena parte del sector manufacturero nacional, que ha visto en el último año cómo la mayoría de los consumidores priorizan  la compra de comida y medicina y dejan a un lado cualquier otro bien fabricado en el país.   

La última vez que el Banco Central llegó a  publicar cifras de inflación fue el 28 mayo pasado. Según datos divulgados por el ente emisor en ese entonces, la inflación correspondiente a 2018 se situó en 130.060%, 1.568.428 puntos porcentuales por debajo de la tasa calculada por la AN que fue de 1.698.488%.   

El diputado José Guerra, economista y miembro de la Comisión de Finanzas del parlamento, afirmó en ese entonces que la cifra del año pasado revelada por el BCV “está claramente subestimada” y que ello puede obedecer al mayor peso que el ente emisor les dio a los productos de la caja de alimentos de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (Clap) en la canasta alimentaria que utiliza para calcular el Índice Nacional de Precios al Consumidor.   

“Sin embargo, el alza de precios reportada por el Banco Central, indicador que ocultó durante más de tres años para que no se evidenciara la catástrofe en la que este régimen sumió el país, refleja claramente que Venezuela sufre un proceso de hiperinflación a partir de finales del año 2017, tal como lo afirmó la Asamblea Nacional en su oportunidad. Además, entre 2013 y lo que va de 2019, la tasa de inflación acumulada es de 353.544.268%, una inflación pavorosa”, dijo.   

Ahora, con la inflación publicada de septiembre, en Venezuela se da la novena hiperinflación más larga del mundo (en registro), según el economista Guillermo Arcay Finlay, de Ecoanalítica. El Fondo Monetario Internacional (FMI) prevé que Venezuela cierre el año con una inflación de 200.000%, el país con la proyección más alta hasta ahora, seguida de Zimbabue (182,9%), Argentina (57,3%), Sudán (56,9%), Sudán del Sur (35,9%), Irán (31,1%), Liberia (20,6%), Haití (19,7%), Angola (17%) y Uzbekistán (15,6%), de acuerdo con un informe emitido por el FMI en octubre.   

El economista Luis Oliveros sostiene que la inflación acumulada en Venezuela ha sido de 1.536.183.078% desde la llegada de Maduro al poder en 2013. “Dos años en hiperinflación. Destruyó al bolívar”, agrega.

Cendas: en septiembre la cesta alimentaria llegó a 6.759.831 bolívares / Foto: Cortesía

La economía    se contrajo  26,8%   en el primer trimestre

El Banco Central de Venezuela (BCV) no sólo reportó que el país se mantiene en el severo ciclo hiperinflacionario en el que entró hace casi dos años, en noviembre de 2017, sino también que va rumbo al sexto año consecutivo en recesión económica.   

El organismo informó que la economía se contrajo 26,8% en el primer trimestre del 2019, en comparación con el mismo período de 2018. Este dato confirma que Venezuela sigue sin recuperarse de la contracción que se inició en 2013, año en que el presidente Nicolás Maduro asumió el poder.   

El sector de la construcción fue el que registró el mayor descenso con una tasa de -74,11%, seguido de manufactura que cayó 56,34% e instituciones financieras y seguros que se contrajo 55,56% entre el primer trimestre de 2018 y el primer trimestre de 2019. El comercio y servicios de reparación se redujeron 39,18%.   

La actividad petrolera, la principal fuente de ingresos del país, cayó 19,05%, y las importaciones del sector bajaron 22,9%. En contraste, las compras de los entes oficiales en el exterior aumentaron 16,5%, mientras que las importaciones en el sector privado se desplomaron 25%.   

El BCV también informó que en 2018 el Producto Interno Bruto (PIB) venezolano –que es el valor de los bienes y servicios finales producidos en el territorio– se contrajo 19,6%.   

En agosto, la Asamblea Nacional (AN) aseguró que la economía venezolana acumula una caída de

66% entre el primer semestre de 2013 y el primer semestre de 2019. También señaló que entre el primer semestre de 2018 y el primer semestre de este año se contrajo 43%. “Venezuela es un colapso económico sin precedentes, hecho por el socialismo del siglo XXI”, expresó el diputado Ángel Alvarado, miembro de la Comisión de Finanzas del parlamento.   

El Fondo Monetario Internacional (FMI) advirtió en un informe divulgado el 15 de octubre que la economía de Venezuela se contraerá 35% este 2019. En el documento sobre las Perspectivas Económicas Globales, la organización aseguró que la profunda crisis humanitaria y la “implosión económica” continuarán teniendo en Venezuela un “impacto devastador” en la población, principalmente en los sectores cuyos ingresos no alcanzan ni siquiera para cubrir sus necesidades mínimas de alimentación, que comprende  cerca de ocho millones de venezolanos que dependen directamente del sector público, entre empleados, pensionados y personas que reciben algún tipo de bono.

Caracas / Carlos Seijas Meneses

Share This:

Comentarios

  

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!