Locales

Trabajadores de la salud: los héroes más maltratados

Habitaciones de los enfermeros del hospital Razetti se encuentran en mal estado desde hace tiempo / Foto: Arturo Ramírez

La mayoría de los médicos son profesionales sometidos a altos niveles de estrés durante la mayor parte del tiempo, pues muchas de sus decisiones pueden incidir en la vida o la muerte de una persona.

Por algo este oficio está situado entre los 20  más estresantes del mundo, de acuerdo con el informe publicado por Jobs Rated de CareerCast en 2018.

Y para los que ejercen la Medicina en Venezuela, donde la escasez de insumos alcanza 90% según la Federación de Trabajadores de la Salud (Fetrasalud). la presión es  aún mayor, ya que hay  que “hacer milagros” con los pocos recursos disponibles.

Ante este panorama, lo más lógico es que a  médicos, enfermeros, camilleros y demás personal, que laboran en los hospitales y ambulatorios, se les retribuya su esfuerzo, al menos, con excelente salarios y beneficios, buenas condiciones para su desempeño y salas de descanso adecuadas para drenar el estrés diario.

Sin embargo, esto no ocurre en la actualidad. Basta sólo con hacer un recorrido por el hospital universitario Dr Luis Razetti, principal centro de salud de Anzoátegui, para constatar la realidad que viven los trabajadores de la salud.

Y es que la falta de interés de las autoridades por el bienestar de, por ejemplo,  los galenos se puede apreciar fácilmente en la residencia de médicos, ubicada cerca del área de emergencia del nosocomio capitalino.

Los dormitorios no cuentan con aire acondicionado, la cocina está inhabilitada y hay fallas de iluminación tanto en la pequeña sala de este espacio, como en los pasillos que conducen  al lugar.

En similar estado se encuentran los cuartos de descanso, tanto de camilleros como de las enfermeras que laboran en el recinto hospitalario.

Un trabajador, quien prefirió no identificarse, relató que siempre se lleva un ventilador cuando le toca hacer guardia, para no sentir calor cuando va a descansar.

“De igual forma es incómodo y esto sin contar que hay muchos roedores y cucarachas. Estas condiciones son pésimas”, manifestó.

A todo esto hay que sumarle los bajos salarios que perciben los trabajadores de la salud. Según los propios empleados, un médico especialista devenga entre Bs 160 mil y Bs 240 mil (depende de si hace guardia o no), un residente gana casi Bs 200 mil y las enfermeras y camilleros reciben 150 mil bolívares mensuales.

Estos son montos que están muy por debajo del costo de la canasta alimentaria familiar que, según el Centro de Documentación y Análisis Social de la Federación Venezolana de Maestros (Cendas-FVM), en septiembre fue de Bs  3.724.390,25.

Cocina para doctores no está habilitada en la actualidad / Foto: Arturo Ramírez

 La voz de los héroes

Pese a  este oscuro panorama, muchos médicos han decidido seguir ejerciendo su profesión “por amor al prójimo”. Tal es el caso del anestesiólogo José Salazar, quien trabaja en el hospital Razetti de Barcelona desde  1995.

“Uno sigue dando su vida y tiempo porque no hay otras condiciones, si reclamas te llaman exquisito. Cuando llegué al hospital esto no tenía nada que envidiarle a las clínicas y lo que ganábamos nos alcanzaba para comprar casa y carro”, expresó. 

 Este doctor aseguró que en más de una oportunidad le ha tocado buscar insumos hasta “debajo de las piedras” para poder ayudar a familiares y conocidos que no tienen los recursos y necesitan ser intervenidos quirúrgicamente.         Inclusive relató, con voz de lamento, la historia de una persona que murió por falta de insumos médicos en el reconocido centro de salud.   

Pacientes exigen más limpieza para los baños del hospital / Foto: Arturo Ramírez

“En 2017, la mujer de un gran amigo  fue atropellada y sufrió lesiones en el cráneo, por lo que debía ser operada. Pero, esa mujer era VIH positivo, así que necesitábamos un equipo especial de bioprotección para pacientes de este tipo, pero no había en el hospital. Los familiares aparecieron con unos pares de guantes y tapabocas y querían que yo me metiera en el quirófano, pero esto no era suficiente. Faltaban equipos de protección para los demás médicos, desafortunadamente murió la señora”, dijo.

Salazar agregó que mientras siga en el centro de salud hará todo lo posible para ayudar a las personas.

Esta labor heroica del anestesiólogo también es llevada a cabo por camilleros y enfermeros del nosocomio. Es el caso de  Omar Rivas y Marbella Lara, quienes estaban compartiendo una de las habitaciones de descanso, cuando el equipo de El Tiempo visitó el hospital.

Con  rostros que denotaban cansancio y los  zapatos un poco desgastados, ambos afirmaron que desde hace seis años se compran sus uniformes porque no se los suministran en el centro de salud. Señalaron que pese a las malas condiciones y los bajos sueldos han seguido ayudando a todas las personas que pueden. “Todos sabemos que no hay insumos, por eso cuando hay la probabilidad ayudamos a pacientes, nos movemos por otros pisos para buscarles adhesivos, yelcos o solución fisiológica. Esto lo hacemos, sobre todo, con los pacientes de bajos recursos. En el hospital llegan muy pocas cosas”, acotó Lara, quien tiene 14 años laborando como enfermera en el recinto.

 Por otro lado, el joven Rivas añadió que pese a que siempre está dispuesto a ayudar ha recibido maltratos de familiares de pacientes por no poder suministrar medicamentos.

“A veces pasa que llegan los medicamentos al hospital, pero como son pocos, les damos una dosis en la mañana a los pacientes y ya en la noche hay que pedirles a los familiares que las compren. Entonces se molestan y creen que no queremos darles los medicamentos. He pensado abandonar este trabajo porque no es fácil, todos aguantamos porque nos gusta ser enfermeros”.

Estos maltratos hacia el personal médico y enfermeros no sólo se ven en el principal nosocomio de Anzoátegui. Así lo confirmó la doctora Stephanie Gómez, quien presta servicios  en el hospital Domingo Guzmán Lander de Las Garzas.

  “Hemos ayudado a muchos pacientes. Recuerdo que hace poco vino una señora de 37 años, que iba a parir a su hijo número ocho y no contaba con recursos para adquirir los insumos que se les pide a las embarazadas para que den a luz. Entre varios médicos logramos reunir compresas que dejaron otros pacientes, recolectamos suturas y logramos darle todo para que pariera. Siempre se ayuda mucho, pero también recibimos constantes insultos de los pacientes o sus familiares cuando no están de acuerdo con algo”, acotó.

Estos testimonios certifican que los trabajadores de la salud se han convertido en grandes héroes en más de una oportunidad, pese a que se desempeñan en un ambiente desfavorable.

Muchos no aguantan

Edinson Hernández, delegado de prevención del hospital Razetti, aseguró que la crisis que vive el sector salud (desde la escasez de insumos hasta las malas condiciones laborales y los bajos salarios) ha causado la renuncia de más de 50% del personal en los últimos cinco años.   

“Aquí trabajaban unos 6 mil compañeros y ahora quedan 2 mil 950. Muchos se han cansado de trabajar en estas condiciones y de ganar poco dinero”, apuntó.

El sindicalista afirmó que estas cifras se repiten en los distintos centros asistenciales  de la  entidad.

“En el sector salud, anteriormente, se contabilizaban 15 mil trabajadores aproximadamente, esa cifra ha caído al menos  50% por esta situación que se está viviendo”, manifestó.

Trabajadores de oficina de Desarrollo Social exigen reparación de techo / Foto: A. Ramírez

Acotó que al no ser dotados de uniformes e implementos para laborar  están poniendo en riesgo sus vidas constantemente. “Desde hace 10 años no nos dotan de uniformes. Aquí no está garantizada la vida ni para los pacientes ni para el personal del hospital”.

Denunció que sólo en 2019 se ha registrado la muerte de cuatro trabajadores.

“Algunos contrajeron las enfermedades aquí mismo y no se les pudo brindar la asistencia médica adecuada. Todos los días estamos expuestos a enfermedades en la piel, enfermedades oculares, tuberculosis y enfermedades respiratorias”, aseveró.

En pasillo de nosocomio capitalino hay pocos bombillos funcionando / Foto: A. Ramírez

Puerto La Cruz / Jesús Bermúdez

Share This:

Comentarios

  

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!