Locales

Gases de hidrocarburos: amenaza a la salud que va más allá del sector petrolero

Desde hace más de 10 años, supuestamente, no existe monitoreo atmosférico en la industria petrolera y en la región / Foto: Arturo Ramírez

Se encienden las alarmas. El director ejecutivo de la Federación Unitaria de Trabajadores Petroleros de Venezuela (Futpv), Eudis Girot, denunció -una vez más- las consecuencias que trae para el personal de Petróleos de Venezuela, Sociedad Anónima (Pdvsa) inhalar gases de hidrocarburos, sin las herramientas necesarias para su  protección.

Aseguró que los empleados activos, jubilados y sus familiares están muriendo tras haber estado  expuestos durante años a un ambiente contaminado, sin la notificación de riesgos, para hacer uso consciente de los elementos que a la larga les ocasionan graves problemas para la salud.

De acuerdo con sus investigaciones, los trabajadores del Complejo Criogénico José Antonio Anzoátegui, muelle de Guaraguao, Refinería de Puerto La Cruz y los choferes que transportan gasolina son los más  afectados porque, al parecer, están sujetos a la aspiración y absorción dérmica de gases que tienen como componentes químicos y  metales pesados como benceno, tolueno, xileno, plomo, azufre, vanadio, cadmio, cobre, yodo, níquel, carbono, cromo, aluminio y mercurio.

“Son un coctel de muerte. En grandes concentraciones son muy tóxicos, porque producen el envenenamiento de las células. Estas sustancias no se eliminan fácilmente y se acumulan en diferentes órganos del cuerpo afectando la salud lenta y  progresivamente”.

El dirigente manifestó que el individuo no sabe su padecimiento real, porque sólo observa los síntomas tales como ronquera, dolor de cabeza, ardor en los ojos, dolor de oído, picazón, depresión, alteración nerviosa, insomnio, temblores, irritabilidad, abortos, eyaculación precoz, disfunción eréctil y  alergias, entre otras síntomas.

“Los metales pesados son venenos neurotóxicos que a la larga afectan el cerebro, el sistema nervioso, inflaman las arterias, causan osteoporosis, anemia, problemas respiratorios, de crecimiento, debilidad muscular, alteraciones, producen cáncer y mutación genética. También por medio de la actividad sexual, infectamos a nuestras parejas y nuestros hijos nacen enfermos con autismo, asma y con deformaciones”, aseguró.

Eliminación

El dirigente sindical señaló que “las mafias” de la industria están al tanto de la situación y supuestamente utilizan mercenarios para desarrollar una campaña de desprestigio, argumentando que se trata de un plan de desestabilización.

Mencionó que no conforme con eso, desde principios de año no cuentan con la atención por el Sistema Contributivo para la Protección de la Salud (Sicoprosa), pues lo eliminaron.

Debido al ambiente laboral a que se exponen y a la suspensión de estos mecanismos, Girot aseveró que en las últimas ocho semanas han fallecido más de 25 trabajadores, esto sin incluir a los familiares, que deberían ser beneficiados.

“Manuel Quevedo, presidente de Pdvsa, ustedes nos contrataron sanos y nos sometieron a un ambiente contaminado. Ahora eliminan Sicoprosa, produciendo muertes por cáncer, infartos, paros respiratorios, etc. Todos estamos enfermos. Cada familia es un drama y no hay dinero para comprar medicinas. No nos aceptan en las clínicas y nos envían para hospitales colapsados”.

En este sentido, el dirigente instó a la directiva de la industria petrolera a restituir los servicios y realizar exámenes de sangre, de metales pesados, a todos los trabajadores.

Además, solicitó una auditoria de gestión administrativa al sistema de salud, “porque el derecho a la vida no se negocia, se defiende”.

Confirmación

Los daños ocasionados en el organismo fueron confirmados por el Internista-Neumonólogo Benito Rodríguez, quien trabaja en el hospital César Rodríguez, adscrito al Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (Ivss) y que se encuentra ubicado en el sector Las Garzas de Barcelona. Este galeno también es profesor en la Universidad de Oriente.

El especialista en salud ambiental compartió sus conocimientos tras realizar diversos estudios en la población escolar, la más vulnerable, de las comunidades cercanas a las instalaciones  petroleras.

Resaltó que si los pequeños, que no manipulan directamente los elementos se ven afectado, más rápido le puede pasar a los trabajadores.

“Cuando tenemos contaminantes en la atmósfera, las partículas más pequeñas como el polvillo, que se conocen como microparticulados, independientemente de si tienen metal o no, pasan por la vía aérea más reducida y producen inflamación. Después es que viene el asma, infecciones, cáncer, tuberculosis, etc. Entre más pequeño, como el 2.5, es más letal, puede pasar a la circulación y producir daños dentro de los vasos sanguíneos y hasta el corazón”, aseguró.

En este sentido, resaltó que el problema no es sólo pulmonar.

“La situación es más peligrosa de lo que los petroleros creen, pero no por la vía de los metales sino por el del microparticulado que es más letal. Claro, hay tóxicos que emanan de una refinería como ácido sulfúrico, que es lo que huele como a huevo podrido, ozono y dióxido de carbono, pero afortunadamente es muy poco”.

Según el especialista, hace más de 10 años existía una estación de monitoreo atmosférico manejada por el Ministerio del Ambiente en el sector Guanire, dentro de lo que ahora es Corporación Eléctrica Nacional (Corpoelec), así como dos más en Puerto La Cruz y una en Barcelona. Esto sin incluir las que deben tener cada empresa petrolera. Dudo que todas estén operativas”, dijo.

“En Venezuela y a nivel mundial tú no puedes inhalar más de lo permitido. En la norma de aire está el dióxido de azufre, microparticulado, partículas explotadas, monóxido de carbono, dióxido de nitrógeno, ozono y sulfuro de hidrógeno. Esos son los contaminantes que marcaban la cuenta mensualmente en el reporte, ahí no había metales. Claro, en el complejo sí puede haber vanadio, por ejemplo, que son cancerígenos pero no tenemos monitoreos atmosféricos”.

Recalcó que una inhalación en grandes cantidades puede desencadenar  inmediatamente  bronquitis aguda y neumonía. Pero al pasarse de la normativa continuamente, a la larga, generalmente causa problemas de asma, rinitis alérgica, tuberculosis, etc.

“Debería de existir un monitoreo que se debe de reportar al Ministerio del Ambiente. Sobre quienes violen las normas establecidas, el departamento de Calidad del Aire de este ente tiene que solicitar los correctivos. Ya no están mandando la información y no sabemos cómo están funcionando”.

Trabajadores se mantienen en la calle para exigir la atención de los entes gubernamentales / Foto: A. Ramírez

Estudios

Lo cierto es que, de acuerdo a Rodríguez, eventualmente la industria supera los valores permitidos y la comunidad se da cuenta de eso, pero no hay manera de constatar con los equipos especializados.

“Yo creo que ahorita no hay mantenimiento y equipamiento de los monitores. Antes, cada vez que se elevaba el dióxido de nitrógeno me subían los pacientes con tuberculosis y cuando subían los microparticulados eran con faringitis aguda”, expresó.

Al visitar, entre 2004-2007 el ambulatorio de Guanire, detrás de la Refinería de Puerto La Cruz, por ejemplo, en el sentido de  la dirección del viento, el neumonólogo se consiguió que durante 10 años atendieron a pacientes con enfermedades respiratorias como gripe, asma, neumonía, faringitis, bronquiolitis, bronquitis crónica, rinitis alérgica y tuberculosis. Comparando con la población de los Tronconales en  Barcelona, donde no hay industria, los números cambiaban en temporada de lluvia.

Mencionó que sólo contaron con monitor atmosférico durante este  primer año, donde observaron importantes picos de microparticulados.

El especialista recordó que la condición de asmático, por ejemplo, puede mejorar, pero en un ambiente contaminado ocurre lo contrario.

“Yo no soy el que va a salir a exigir que monten un monitor. Por ley, eso le toca a las alcaldías, velar por un ambiente adecuado, porque el Ministerio lo que hace es establecer  las pautas del límite. En otra partes del mundo, tú ves tu celular y sabes cómo está el nivel de contaminación”.

El galeno  Benito Rodríguez es Internista-Neumonólogo y ha realizado estudios entre la población estudiantil / Foto: A. Ramírez

Equipos

El miembro de la Federación Nacional de Trabajadores Petroleros (Fedepetrol) Puerto La Cruz, Gregorio Rodríguez, duda que en la actualidad coloquen en la industria el “muestreador”, que al ser llevado al laboratorio, determina qué nivel de contaminación ambiental existe.

Calcula que desde hace más de seis años no se lleva un control junto con los medidores de gas que están dentro de la empresa, los cuales deben estar fuera de servicio porque requieren un mantenimiento regular y la tecnología es importada, principalmente de Estados Unidos.

Puerto La Cruz / Elisa Gómez

Share This:

Comentarios

  

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!