Venezuela

Familiares de pacientes pasan penurias a las afueras del HCAMP en Lara

Familiares de pacientes del HCAMP de Lara expresaron su angustia por la crisis en el sector salud / Foto: Cortesía

Tener a un familiar enfermo es otra de las preocupaciones de los venezolanos. La angustia se agudiza debido a la falta de dinero y esto los obliga a recurrir a centros de salud pública, aun sabiendo el estado crítico en el que se encuentran.

Aunque en todo el territorio nacional circula moneda extranjera, resulta difícil para los ciudadanos recurrir a una clínica privada cuando lo requieran. Por esta razón aumenta la afluencia de pacientes en los hospitales públicos.

Según un reportaje publicado en El Impulso el martes 18 de diciembre, los enfermos no son los únicos afectados. Aparte de la tristeza de tener un familiar enfermo, el venezolano debe luchar contra las adversidades que surgen cuando un deudo cercano es hospitalizado en algún centro asistencial público. Tal es el caso de los familiares de pacientes internados en el Hospital Central Antonio María Pineda (HCAMP), el principal centro asistencial del estado Lara.

El equipo del mencionado medio de comunicación recogió las impresiones de quienes les toca dormir en la plazoleta central del Antonio María Pineda y las denuncias varían. La más común es la de la poca presencia de médicos en la emergencia de este centro asistencial. Según los familiares un solo médico es el que atiende, durante las madrugadas, la emergencia del hospital universitario de la región.

Los familiares de pacientes recluidos en el Antonio María Pineda comentaron que hay poca presencia policial en el sitio. “Nos toca cuidarnos entre nosotros, rogando a Dios no nos pase nada y manteniendo la fe de que nuestro familiar dentro del hospital se recupere pronto”, expresó la señora Hilda Torrealba, quien tiene a un hijo recluido desde hace 3 días en ese centro asistencial.

Otro de los reclamos que se han hecho comunes en los alrededores del Hospital Central es la falta de información que médicos y enfermeras dan a los familiares sobre los pacientes que se encuentran recluidos. “No nos dicen nada de cómo está o si necesita algo. Si queremos verlo no podemos. Si logramos verlo, lo encontramos orinado y no podemos asearlo porque la visita es por poco tiempo. ¿Quién se mejora así?”, dijo Maryori Montes quien tiene a un familiar recluido en el nosocomio. Ese mismo tiempo tiene durmiendo en colchones en la plaza central del HCAMP.

En Venezuela se ha vuelto común el uso de influencias para acortar trámites y procedimientos. El Hospital Central Antonio María Pineda no la diferencia. Los pacientes quienes tengan alguna influencia dentro del nosocomio no pasan tanto trabajo para ser atendidos en el lugar, sin embargo corren con la misma suerte de tener que comprar todos los insumos que necesite para ser atendido. “Si no hubiese tenido un contacto dentro del hospital hubiese esperado como los demás. La gente espera hasta 4 dias para ser atendidos, depende de lo que tenga”, dijo Frank Morales quien pasó 43 días hospitalizado por una fractura en una de sus piernas.

Lara / Redacción web

Share This:

Comentarios

  

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!