Venezuela

Chavismo busca designar nuevo CNE con AN paralela

Guaidó intentó entrar el 5 de enero a la AN, saltando una cerca, pero la Guardia Nacional se lo impidió / Fotos: Cortesía

El cierre de los accesos hacia el Palacio Federal Legislativo desde la madrugada del 5 de enero por  piquetes de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) y la Policía Nacional, lo que  incluso alcanzó  las estaciones del Metro de Caracas más cercanas, anticipó de alguna forma que la instalación de la Asamblea Nacional (AN) no transcurriría con normalidad.   

El día comenzó con la pugna por alcanzar la entrada del parlamento, pasó por la sorpresiva juramentación de diputados disidentes de oposición como nueva directiva de la AN y terminó con la instalación de la sesión para dar inicio al período anual del Poder Legislativo por parte de la mayoría opositora liderada por Juan Guaidó en la sede de El Nacional, donde fue ratificado como titular de la AN y presidente encargado de la República.   

Obstáculos   

Los equipos de prensa encontraron desde muy temprano dificultades para la acreditación. Desde la sede administrativa del parlamento en la esquina de Pajaritos fueron conminados a acudir al cercano Teatro Municipal para que el Ministerio de Información y Comunicación (Minci) autorizara el ingreso a la AN. Periodistas de medios independientes denunciaron que en el listado gubernamental sólo figuraban medios de comunicación oficiales, además de notar bloqueada la señal de Internet para poder transmitir a través de las redes sociales. Después de sortear obstáculos y pasar al menos cuatro barreras, algunos pudieron ingresar.   

Luego les tocó el turno a los diputados de oposición que poco a poco iban llegando desde la avenida Universidad. A la mayoría, incluido el presidente de la AN, Juan Guaidó, le retuvieron sus credenciales en un primer punto de control pasadas las 10:00 am, documento que luego exigía la GNB en otras barreras ubicadas más adelante. Hubo forcejeos, empujones y agresiones por lo que a los parlamentarios, a los que pudieron, les tomó hasta pasado el mediodía tratar de entrar al Palacio.   

 “No vamos a permitir que a ningún diputado, ni a uno, le sea impedido el paso al Palacio Legislativo, no es la Fuerza Armada la que prohíbe, dejar entrar o no a un parlamentario electo por el pueblo de Venezuela con una supuesta lista; eso no es una posibilidad”, se quejó Guaidó cuando logró llegar a las rejas de la entrada a la AN.   

Uno a uno entraron los parlamentarios antichavistas, Delsa Solórzano, Henry Ramos Allup, Edgar Zambrano y Stalin González (primer y segundo vicepresidente de la AN salientes), además de Juan Pablo Guanipa, pese a tener su inmunidad parlamentaria allanada, entre otros. Los diputados del Bloque de la Patria, algunos hasta escoltados por efectivos de la policía, entraron sin problema y  desde hace rato aguardaban el inicio de la sesión.   

Seguían pasando legisladores ya cerca de la 1:00 pm, menos Guaidó. En un momento un funcionario le dijo que podía entrar, pero el presidente interino quiso asegurarse que entraran otros legisladores con él y ante la negativa prefirió esperar un poco más e insistir. En el hemiciclo hubo movimientos extraños y fue Solórzano quien salió a avisarle a Guaidó que todo estaba preparado para juramentar a una nueva directiva. Desesperado y molesto, el líder opositor intentó escalar las rejas y saltar, pero  la GNB con sus escudos no lo dejaron.   

Se cumplió la advertencia que minutos antes el diputado Luis Brito, quien retiró su apoyo a Guaidó luego de ser señalado en la trama de corrupción con empresarios del CLAP, hiciera ante medios del Estado y según la cual la AN tendría un nuevo presidente.   

 “A esta hora Venezuela no tiene parlamento instalado ni la junta directiva para el nuevo período instalada, porque no hubo verificación de quórum, no hubo votación nominal, secuestraron a los parlamentarios en el hemiciclo y parcialmente al cuerpo diplomático durante horas”, denunció un Guaidó con su traje azul rasgado por la espalda.   

Pasada la 1:00 pm anunció que los diputados de oposición se trasladarían a la sede del diario El Nacional para instalar la AN legítima y escoger con el quórum reglamentario (se requieren 84 diputados más uno) a la directiva.   

Sorpresa   

Para cuando el canal del Estado (VTV) inició una repentina transmisión a la 1:30 pm, ya el diputado Luis Parra (expulsado un mes antes por Primero Justicia por el mismo escándalo que Brito) tenía un megáfono en la mano para anunciar la juramentación de la nueva directiva con su figura como nuevo titular de la AN. Lo acompañaron los diputados Franklyn Duarte (Copei- Táchira) y José Gregorio Noguera (excluido de Voluntad Popular, acusado de aceptar soborno para dejar de apoyar a Guaidó), como primer y segundo vicepresidente. Un diputado de AD que también dio la sorpresa, Negal Morales, fue designado como secretario.   

Los legisladores de oposición presentes denunciaron que no hubo verificación de quórum, ni votación nominal (por nombre y apellido) por cada cargo.   

 “(Juan) Guaidó no llegaba a las 11:00 am, hora convocada para la sesión, y de forma analógica aplicamos el Reglamento Interior y de Debates que establece que el diputado de mayor edad asumiera la directiva provisional para que dirigiera la elección de la junta directiva, se votó”, justificó el jefe de la bancada del PSUV, Francisco Torrealba.   

El lunes 6 de enero en rueda de prensa, el mismo Parra aseguró que la escogencia de la directiva fue legal, que sí hubo verificación de quórum con 150 parlamentarios presentes, incluyendo a la oposición, y que la plancha que encabezó ganó con 81 votos a favor (30 de diputados de oposición y 51 del chavismo). Indicó que la votación nominal, de acuerdo con el artículo 94 del Reglamento Interior y de Debates, debe ser solicitada por los diputados, lo cual no ocurrió. Mencionó que el acta donde constaba la votación “estaba en elaboración y que sería mostrada”.   

El diputado Stalin González dijo que en la lista de asistencia a la sesión sólo estaba la firma de 17 legisladores disidentes de la oposición más 29 del PSUV con lo que quedaba desmentido que por la directiva de Parra votaron 81 diputados. González reveló que entre los “volteados” contra Guaidó figuraban Richard Arteaga (diputado por Anzoátegui excluido de Primero Justicia), Luis Loaiza de Encuentro Ciudadano (partido de Delsa Solórzano) y Kerrins Mavárez, suplente del diputado de Voluntad Popular (VP) Luis Stefanelli, a quien la Constituyente le allanó en diciembre la inmunidad parlamentaria junto a otros legisladores.   

VP denunció el 2 de diciembre que estaba en marcha la llamada “operación alacrán” para supuestamente sobornar a diputados para que a cambio de un millón de dólares votaran contra Guaidó. Parra conminó el pasado lunes a presentar pruebas de esas acusaciones.   

100 votos   

Al final de la tarde del 5 de enero, la mayoría opositora instaló la sesión de la AN en la sede de El Nacional, ubicada en el este caraqueño. La verificación del quórum reglamentario arrojó 100 diputados presentes, los mismos que votaron a favor de Guaidó para que repita como presidente del legislativo este año. Con la ratificación también conserva su condición de presidente interino que ostenta desde el 23 de enero de 2019 al declararse la usurpación del cargo por parte de Nicolás Maduro.   

La fracción 16J, que días atrás se opuso a la reelección de Guaidó bajo el argumento de que le correspondía a las minorías la presidencia de la AN, según un acuerdo de alternabilidad suscrito en 2016, también se presentó y votó a favor en rechazo a lo ocurrido en el Palacio Legislativo.   

En la primera vicepresidencia resultó electo Juan Pablo Guanipa (Primero Justicia) en sustitución de Edgar Zambrano y en la segunda vicepresidencia Carlos Berrizbeitia (Encuentro Ciudadano) por Stalin González.   

El voto “virtual” de alrededor de 31 parlamentarios en el exilio que sería posible gracias a la reforma del Reglamento Interior y de Debates en su artículo 13, realizada el 17 de diciembre, no fue considerada necesaria al alcanzarse la centena de votos a favor de la ratificación de Guaidó.   

 “Hoy volvimos a derrotar a la dictadura”, exclamó Guaidó una vez juramentado.   

El analista político Benigno Alarcón advirtió sobre la escalada del conflicto político en el país ante la existencia de una AN legítima (que dirige Guaidó) con el reconocimiento internacional y una “paralela” encabezada por Luis Parra con el respaldo de Maduro.   

En declaraciones a los medios, Parra señaló que iniciará una ruta para retomar el camino electoral con la designación de nuevas autoridades para el Consejo Nacional Electoral (CNE).   

“Una ruta que realmente vaya dirigida a que podamos retomar el camino electoral, de designar autoridades, de conformar nuevos rectores del CNE y de atribuir la posibilidad para que el pueblo decida con el voto”.   

 Parlamentarias a la vista   

Tras la juramentación de una junta directiva de la AN, el presidente de Datanálisis, Luis Vicente León, advirtió que el poder político en Miraflores podría concentrarse en convocar elecciones parlamentarias cuanto antes.   

Esos comicios estarían previstos para diciembre de este año, pero en más de una ocasión el gobernante Nicolás Maduro ha dicho que la Asamblea Nacional Constituyente y el CNE pueden fijar la fecha que se considere conveniente, sin importar si es antes de la época más próxima a la instalación del nuevo parlamento, que es el 5 de enero de 2021.   

 “El Gobierno busca dividir aún más a la oposición. El primer objetivo eran los disidentes ‘disponibles’ y con ellos crear confusión. Ahora tiene que fracturar a la oposición institucional que se pegó con chicle frente al enemigo común. Entonces ahora viene la convocatoria a legislativas”.   

Indicó que ante ese escenario electoral será un reto para la oposición mantener la cohesión, pues deberá lidiar con las aspiraciones particulares de presentar candidaturas. Los adversos al chavismo deberán enfrentarse al dilema de ir a las parlamentarias o no, con o sin condiciones electorales, so pena de repetir la situación de 2005, cuando se abstuvieron de participar y el partido de gobierno ganó la totalidad de los 265 escaños.   

“El reconocimiento del Gobierno a una directiva de la AN, nombrada por una estratagema tosca e ilegítima es irrelevante. No logra el reconocimiento internacional ni el defenestramiento de Guaidó, sino lo contrario, aislándose aún más y alejando al país de una solución negociada. Pero ¿qué gana?”, preguntó.   

El analista responde que Maduro y su entorno profundizan así la “dualidad institucional”, lo cual ha sido su “estrategia clásica” para debilitar a la oposición, de allí la existencia de la Constituyente. Además, acotó, le genera a sus adversarios problemas operativos derivados de la falta de control de espacios como la sede del parlamento.   

 “La oposición en la AN no pierde legitimidad con esta acción ni sus aliados internacionales reconocerán por esto a su adversario, pero por supuesto que su capacidad de acción interna se debilita y la hace aún más dependiente de una comunidad internacional que no tiene un mayor margen de maniobra”.   

Agregó que el mayor daño propinado por el chavismo a la oposición en el parlamento fue la visibilidad de sus fracturas y de sus “monstruos internos”, por lo que superar esta situación y enfrentar un llamado a parlamentarias le representan un panorama “retador y peligroso”.   

Para el politólogo Jesús Castillo Molleda, el Ejecutivo busca formar alianza con la AN paralela para priorizar la renovación del ente comicial. “Se van a centrar en la elección de la nueva junta directiva del CNE, una que además sea desmotivadora y cree desconfianza en los apoyos a Guaidó”.   

El presidente  Maduro dijo que la Mesa de Diálogo Nacional buscará establecer acuerdos con la nueva directiva de la AN electa el domingo, e iniciar el procedimiento legal de renovación del CNE y convocar de inmediato las elecciones parlamentarias este  2020.  “Este año hay elecciones de la AN y van a participar todos los partidos políticos de la oposición. Sé por qué lo estoy diciendo”.    

El constituyentista Francisco Torrealba indicó que con l la nueva   directiva de la AN se consigue una reinstitucionalización que permitirá avanzar en temas como el nombramiento de un nuevo CNE.   

Caracas / Deisy Martínez

Share This:

Comentarios

  

Publicidad

Publicidad

Publicidad

¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!