Locales

Sólo cuatro comedores fueron reactivados en la zona norte, pero como Casas de Alimentación

El comedor de Tronconal III fue tomado por los vecinos y ahora funciona allí una Casa de Alimentación / Foto: Rafael Salazar

Pese a que el poder adquisitivo cae con el pasar de los días, reduciendo la posibilidad de los ciudadanos de adquirir los alimentos necesarios para cumplir con una dieta balanceada, los comedores populares dejaron de ser una opción para paliar esta crisis, por lo menos en la zona norte.

Hace casi ocho años, la Gobernación de Anzoátegui agrupó siete de estos espacios, algunos de los cuales ya estaban en funcionamiento, bajo una misma dirección y los inauguró, algunos de ellos  para llevar a cabo un plan de alimentación con las alcaldías a fin de atender a las personas de bajos recursos. De esa cantidad, actualmente, sólo se encuentran activos cuatro y en  sus funciones fueron desviados de su objetivo original: ahora son Casas de Alimentación.

De acuerdo con  la página web de la Fundación Programa de Alimentos Estratégicos (Fundaproal),  este es un proyecto en el cual  el Gobierno nacional le entrega rubros alimenticios a un equipo de trabajo, conformado por familias, para que le elaboren platos de comida de manera subsidiada para las personas más vulnerables, como aquellas que están en condición de calle, adultos mayores, mujeres embarazadas y madres lactantes.

La directora del Instituto Nacional de Nutrición (INN) en la región, Nataly Ramos, señaló que los comedores que se encuentran inactivos o dejaron de funcionar durante algún tiempo pertenecían al Ejecutivo estadal.

“Desde el momento en que la gobernación la toma la oposición (Antonio Barreto Sira) se desactivaron porque no hubo quien se pusiera al frente”.

Indicó que por  eso el “poder popular” realizó convenios con las alcaldías y el Ministerio del Poder Popular para la Alimentación (Minppal) para reabrir los espacios a través de dicho programa, en compañía del INN.

“Un ejemplo de ellos es el comedor de Tronconal III de Barcelona, el cual  pertenecía a la parte estadal, y el Minppal asumió la responsabilidad de su reactivación”.

El local Dr. Domingo Guzmán Bastardo de Sotillo es el único que expende alimentos a precios solidarios / Foto: Arturo Ramírez

Comunidad

Estas instalaciones fueron tomadas, desde hace aproximadamente seis años, por los líderes de cerca de 21 consejos comunales que hacen vida en el sector, cuando una cooperativa que supuestamente preparaba  alimentos para Petróleos de Venezuela (Pdvsa) abandonó los espacios. Ahora se llama Casa de Alimentación Vencedores de la Revolución de Dios. Así lo dio a conocer Yolimar Tabare, una de las voceras.

Sin embargo, Eulimar Cova, una de las personas encargadas de la cocina, manifestó que la Casa de Alimentación fue activada hace tres años. Sin costo alguno, cualquier persona de bajos recursos, al parecer, puede verse beneficiada sólo con el almuerzo. Hasta la fecha, tienen un promedio diario de 147 comensales.

“Como las instalaciones son de la gobernación, vino la gente de Barreto a querer recuperarlas, pero como vieron que ya estábamos trabajando, no pudieron hacerlo”, dijo.

Allí, los dirigentes comunales también activaron, hace un año, el programa “Karen”, el cual lleva un control de las personas más vulnerables. Entre 50 y 70 ciudadanos reciben desayuno, almuerzo y merienda diariamente, señaló Cova.

De igual manera, Tabare mencionó que el INN lleva a cabo el plan de vulnerabilidad donde pesan, le toman la talla a la persona y le hacen entrega de una bolsa de comida con todos los requerimientos para cumplir con una dieta balanceada. Unos 200 habitantes de Tronconal III, IV, V, Santo Domingo, El Esfuerzo I y II y Fundación Mendoza se encuentran  entre los favorecidos.

En la capital anzoatiguense, otro de los espacios que está operativo es el comedor popular Ignacio de Barrio Sucre, porque el de La Aduana fue cerrado en el 2014. De acuerdo con  un trabajo publicado en El Tiempo, la delincuencia lo dejó “inservible”, al igual que el Alberto Lovera de Lechería.

No obstante, el localizado en la avenida Alberto Rolando de Barcelona fue utilizado luego  como depósito para los vendedores informales. En la actualidad, vecinos comentaron que tiene cerca de un año funcionando una feria de hortalizas.

Responsabilidad

El comedor de Barrio Sucre es uno de los dos espacios operativos que están bajo la total responsabilidad  del INN, el otro está en el municipio Aragua. Anteriormente tenían cinco, pero tres fueron perdidos debido a la titularidad de los locales, dijo Ramos.

“Por la situación de los terrenos fueron solicitados por el estado y tuvimos que retirarnos, pero hay una  propuesta  para retomar esos espacios a fin de ampliar la atención a la población. Por lo menos los comedores grandes, como el de Tronconal III, uno de Anaco y otro de Cantaura que pertenecen a la gobernación, fueron tomados por el poder popular”, resaltó.

En la actualidad, en Barrio Sucre son atendidas un promedio de 400 personas, a quienes sirven un plato de comida gratuito al mediodía, de lunes a viernes.

“Estamos tratando de implementar la condición de desayuno o merienda para seguir ayudando con la recuperación de nuestros abuelos o niños en alguna otra condición. También atendemos a las personas de la calle”, aseveró la directora del INN.

Autónomo

En Puerto La Cruz, la Alcaldía de Sotillo, en la actual gestión de  Herminia García, sólo pudo tomar el control del comedor popular Dr. Domingo Guzmán Bastardo, ubicado en el casco central, porque el espacio fue entregado en comodato mucho antes. El establecimiento Enrique Rodríguez de Los Yaques tiene más de tres años siendo utilizado como un centro de formación policial del ayuntamiento, otorgado por la administración anterior.

Eneida Ron, coordinadora del local porteño de alimentación, manifestó que allí operan dos programas autónomos, es decir, que les permite la libertad de presupuesto y funcionamiento.

Señaló que en la parte de abajo está activo el servicio de alimentación, que es el comedor popular, en donde atienden principalmente a los trabajadores de la alcaldía, cuyos platos son cancelados por la mandataria local. No obstante, cualquier persona que desea adquirir un almuerzo sólo debe considerar que tiene que pagar con efectivo, pago móvil o transferencia porque no tienen punto de venta.

“La alcaldesa subsidia gran parte de la alimentación, por eso es que hasta diciembre estuvimos vendiendo el plato en Bs 35 mil. En estos momentos estamos haciendo el estudio de costos porque debemos ajustarnos, por lo menos 50% más, que debe ser aprobado por Herminia. Esto seguirá siendo menos de una cuarta parte del costo en la calle”.

Ron resaltó que con el dinero cancelado en el servicio del comedor se subsidia a más de 100 personas diariamente atendidas en el área de arriba, de lunes a sábado. En el caso de los adultos mayores con la alimentación del mediodía, y a los niños en condición de calle, que reciben tanto desayuno como almuerzo.

Guanta

Pese a que no se pudo conseguir unas declaraciones oficiales del funcionamiento del comedor popular de Guanta, puesto que el personal aseguró que la única persona autorizada para declarar era el alcalde Marcelo Galvis, la directora del INN comentó que el espacio está activo con los programas Casa de Alimentación y “Mamá Rosa”, siendo este último el encargado de entregar desayuno, almuerzo y merienda a la población de “punto y círculo” que se encuentra en la zona.

Puerto La Cruz / Elisa Gómez

Share This:

Comentarios

  

¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!