Venezuela

Nelson Bocaranda: “Autocensura presiona más que la censura del régimen”

"Hay que darle duro al régimen hasta que se conozca la verdad de todo", señala Nelson Bocaranda Sardi / Foto: Cortesía

–¿Sigue teniendo usted más informantes en el Gobierno que en la oposición?
–Cierto, es así… en la oposición todo está al aire. Dicen todo, pues siguen pensando que este es un gobierno de principiantes. Mis fuentes rojas están muy preocupadas por el terrible desempeño (¿O despeñadero?) de Nicolás y su combo íntimo.

–¿Por qué han sobrevivido emisoras tan críticas como las suspendidas por el régimen?
–Porque tienen un cartelón en el estudio donde dice lo que no se debe decir, y si alguien lo hace tiene que pedir excusas inmediatamente al aire.

–¿Hoy en la radio el pez muere por la boca?
–Ciertamente, por eso es que hay tanto cartelito.

–¿Morirá el papel periódico?
–Yo creía que iba a morir, pero estoy viendo que los periódicos del Gobierno los están vendiendo en los supermercados como papel para que los perros depongan encima.

–¿El papel ideal de los medios en esta coyuntura?
–Seguir dándole duro al régimen hasta que se conozca la verdad de todo.

–¿Una pérdida en los últimos 20 años?
–La capacidad de informar libremente, pero de todas maneras encontramos fórmulas.

–¿La ganancia?
–Los que hemos sobrevivido tenemos un papel preponderante.

–¿Cómo sobrevivir a la censura?
–Cuidando que no se nos vean las verdaderas intensiones de buscar la libertad.

–¿Y a la autocensura?
–La autocensura es hoy clave para mantener los programas. La autocensura les funciona a los medios y muchas veces presiona mucho más que la censura del régimen.

–¿Ha dejado runrunes en el tintero?
–Varios, porque puedo temer, no por mi vida, sino por mi familia.

–¿El doble filo de las redes sociales?
–En caso de no decir la verdad en las redes sociales hay la oportunidad de ofrecer excusas al público.

Guerra mediática

–¿Quién le pone el cascabel a Conatel?
–Es muy difícil ponérselo porque hay una guerra interna entre militares y civiles; y siempre se van a quedar con aquello los uniformados.

–¿Es suficiente la defensa a la libertad de expresión?
–No lo ha sido ni nunca será suficiente.

–Tras medio siglo en la radio, ¿cuál noticia le gustaría anunciar?
–El fin de esta dictadura y el comienzo de una democracia, y de un país diferente, del que hemos aprendido en estos 20 años.

–¿Cuál no?                                                                                                                   –No quisiera seguir oyendo que el socialismo del siglo XXI es la solución.

–¿La noticia que dio llorando?
–La pérdida de gente como Simón Alberto Consalvi y muchos otros líderes de nuestro contorno…Pedro Nikken; gente que hizo lo posible porque hubiese libertad y no llegó a verla.

–¿La época plena de la radio?
–Hasta que llegó este gobierno. Todo lo anterior, por más censura que hubo fue ¡muchissimo menor! a la locura de hoy.

–¿Un “revolucionario” de la radio?
–Hay muchos, pero en las estaciones que no se escuchan.

–¿Estimula el espectro radioeléctrico una conciencia nacional?
–Sí, lo creo.

–¿En búsqueda de la ética perdida?
–Hay que recuperar la ética perdida.

–Si Renny Ottolina viviera…
–Las cosas serán muy diferentes porque era una conciencia nacional.

–¿Un nuevo número 1 que se asoma?
–Todavía no se asoma…hay cola.

–¿El Adolfo Martínez Alcalá de hoy?
–Adolfo Martínez era único; no hay quien lo reemplace.

–¿Un aprendizaje de los veteranos para la nueva generación radial?
–Mantenerse en la palestra requiere seriedad, profesionalismo y cero palangre, como el de los diputados CLAP.

–¿Se considera una referencia periodística?
–Para bien de las nuevas generaciones es un reto y un riesgo, pues hay que mantener la calidad. Además del honor que me hacen, que debo defender diariamente.

–¿La radio antes de la redes sociales?
–Era una red social. Tenía más pegada. Hoy, entre la censura y las redes sociales ha perdido mucho, pero se está recuperando. Hay emisoras de radio banderas como Éxito, Onda, Unión Radio Noticias, La Mega.

Radio valiente

–¿El emblema radial de la democracia?
– Muchas, son las estaciones que han seguido dando la cara. Las emisoras de los circuitos FM y AM Center más otras del interior que están vivas.

–¿Su mejor recuerdo en la TV?
–A Puerta Cerrada. El Informador, Lo que pasa en el Mundo. Las transmisiones del exterior.

–¿El peor?
–Cuando en la grabación de la guerra de los sexos yo gané y Bardasano (Carlos), que era el director del canal, no quiso ponerlo al aire porque el Gobierno se iba a molestar. Finalmente tuvieron cinco años pagándome sin salir en cámara.

–¿El locutor más político?
–Se fueron hace rato.

–¿El político más locutor?
–Primero Chávez, después Maduro. Pero para creerles, es cero.

–¿Es la voz del pueblo la voz de la radio?
–Sí.

–¿Y de Dios?
–De Dios algunas nada más, no todas.

–¿Prestaría su voz para la campaña opositora?
–No, prefiero mantenerme en el filo de la independencia absoluta.

–¿La diáspora más lamentable del medio?
–Mucha gente joven, preparada y valiosa.

–¿Emigraría?
–No, tengo mi familia aquí… y ahora sin el pasaporte, que me lo quitaron Maduro y Cilia. Ya llevo dos años preso en el territorio.

–¿Vivió una experiencia tipo atracción fatal?
–Por supuesto, y me trajo consecuencias favorables al final.

–¿Cómo oye el futuro del país?
–Se oye con un caracol.

–¿Trabajaría en una emisora oficialista?
–En ninguna. Trabajé en CVTV y VTV cuando todavía había independencia, aunque eran oficiales.

–¿Imagina una radio única?
–Nunca podrán.

–¿Vislumbra un final de radionovela?
–Si cada día es de radionovela, ¿cómo será el final?

–¿Un título para este radiodrama?
–20 años no es nada en democracia, pero en dictadura son dos siglos.

–¿Un run run que se avecina?
–Ningún país puede aguantar esto más de 20 años.

Caracas / Jolguer Rodríguez Costa

Share This:

Comentarios

  

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!