Venezuela

Aumento de incendios forestales sorprende desmantelados al cuerpo de bomberos del estado Bolívar

La sequía cada vez aumenta, y con ella, los incendios, el humo y las cenizas que cubre en su totalidad a Ciudad Guayana. Solo el miércoles 19 de febrero se registraron 201 focos de calor en todo el país, de los cuales 35 pertenecen al estado Bolívar, según el boletín de alerta temprana del Instituto Nacional de Meteorología e Hidrología (Inameh).

El monitoreo es apenas una alerta de la tarea que este año tendrán los bomberos en la entidad, y las condiciones precarias que complicarán más la atención. En el cuartel de bomberos Coronel (B) Pedro Vargas de Unare, en Puerto Ordaz, tan solo cuentan con un camión para atender los incendios desde hace dos años, de acuerdo con un extrabajador que prefirió mantener bajo anonimato su identidad.

“Más son las veces que se ha accidentado, que ha estado funcionando”, aseguró, agregando que no se ha hecho la inversión y el mantenimiento necesario para el funcionamiento de los mismos. Contó que hace más de 10 años no se invierte en vehículos para el traslado y control de incendios por parte de los bomberos.

En el cuartel hay alrededor de ocho ambulancias fuera de servicio, montadas sobre los rines al no tener cauchos, con la pintura desgastada y las letras de identificación casi borradas. No tienen puertas, hay basura en el piso, y el estado es de abandono. De los 11 vehículos estacionados -entre camiones y camionetas-, 10 están inoperativos, algunas sin focos, parachoques ni vidrios, con neumáticos desinflados y polvo.

Las herramientas para solventar estos problemas tampoco existen: “Ni siquiera tienen trajes de penetración”, manifestó. Tampoco hay cascos, ni equipos de protección. Los dos o tres trajes contra incendio deben compartirlos.

La ayuda

Los bomberos de la Universidad Nacional Experimental Politécnica Antonio José de Sucre (Unexpo), encargados de dar y prestar apoyo a Bomberos Municipales de Caroní, están en las mismas condiciones. El pasado lunes, en horas de la madrugada, les robaron material para el control y prevención de incendios dentro de sus instalaciones, las cerraduras de dos de sus puertas fueron violentadas para llevarse distintos equipos los cuales consideran incuantificables.

En la Unexpo no hay un camión equipado con los implementos necesarios para la atención y control de cada uno de los incendios. La camioneta acondicionada para este tipo de atenciones está fuera de servicio por la falta de repuestos y el costo de los mantenimientos. De acuerdo con el capitán Marlon Muñoz, no tienen previsto comprar o conseguir otro vehículo ya que la mayoría de los equipos son donados.

Las personas que en estos momentos componen este cuerpo de bomberos no superan los 40 integrantes: 18 entre bomberos graduados y 15 entre aspirantes. Sin embargo, los bomberos de la Unexpo cuentan para los incendios con tan solo dos uniformes, una escalera, dos paños de mangueras (de tan solo 15 metros cada una) y una ambulancia que es la que les permite atender los incendios.

“Nosotros mismos compramos nuestras propias herramientas”, asegura. Aunque en el caso de los seis extintores que tienen que llenar, Muñoz alega que prácticamente tienen que rogar a los empresarios. De acuerdo con el capitán, la situación cada vez se complica no solo para los bomberos sino sobre todo a los ciudadanos que quedan totalmente desprotegidos.

Cuidado

Bolívar es uno de los estados que mayormente pueden verse afectados por la sequía y la falta de unidades para el control, según Muñoz. “El material combustible forestal es de casi un 80% de la ciudad”, además agregó que hay “una superficie bastante extensa para la propagación o propensa para los incendios forestales”.

El capitán comentó que hay muchas edificaciones antiguas, cuyas construcciones aumentan las probabilidades de propagación. “Las medidas de prevención y de acción no están aplicadas al 100% lo que aumenta la probabilidad de incendio estructural”.

Actualmente se registran entre unos 10 y 15 incendios forestales diarios, de lo cual no todos pueden ser atendidos debidamente. Para Muñoz la situación económica y de falta de equipos los mantiene trabajando de forma limitada: “Gracias a los convenios hemos logrado sobrellevar, al límite, a la raya”, aseguró.

“La solución es concientizar a la comunidad para que de una u otra forma podamos coexistir en este ecosistema”, comentó, además recalca que es importante como forma de prevención: no resguardar la basura en la vivienda, darle un buen uso de desecho temporal a los residuos domésticos, comerciales y si es posible a los industriales, evitar la quema incontrolada, tirar basura, desperdicios y cigarrillos a la calle.

Bomberos forestales

Desde el pasado viernes hasta la noche del martes se registraron 12 incendios de vegetación, de acuerdo con el capitán del Cuerpo de Bomberos Forestales del parque La Llovizna, Guillermo Ortiz. Explicó que esto pasa por el aumento de la gramínea, la sequía y las altas temperaturas.

En estos momentos el cuerpo de bomberos forestales tiene 30 personas capacitadas para el control de estos incendios, y un vehículo que es el utilizado para trasladarse a los cuatro eventos que calculan diariamente. Ortiz manifestó que la falta de personas es la carencia más grande: “Más recurso humano, porque los equipos para el combate los tenemos, y la preparación está”.

De acuerdo con Ortiz, a pesar que no tiene un número ni porcentaje de casos de incendios ocasionado, manifiesta que las personas usan la quema para la caza indiscriminada y así poder agarrar lapas, iguanas y otros animales silvestres. “Nosotros hemos estado apagando incendios dentro del mismo parque Loefling y Cachamay y nos hemos topado con las personas prendiendo pues, los mismos que ocasionan incendios están ahí”, aseguró Ortiz.

De acuerdo con normas internacionales en cada ciudad debería haber un bombero por cada mil habitantes pero, según nos relató la fuente anónima en el cuartel Pedro Vargas, tan solo están trabajando alrededor de 70 bomberos, insuficientes para las 950 mil personas que proyectó el Instituto Nacional de Estadísticas en Caroní para 2020.

De acuerdo con los datos de Inameh, toda la superficie del estado Bolívar está bajo el índice Armstrong de “altos” o “muy altos” sobre los riesgos de incendios forestales. La falta de herramientas y bomberos preparados, más la quema realizada por los mismos habitantes, hacen que sea imposible la contención de los mismos.

A pesar que el equipo de Correo del Caroní trató de contactar al primer y segundo comandante del Cuartel de Bomberos Coronel (B) Pedro Vargas de Unare, fue imposible tener alguna respuesta por parte de los mismos.

Bolívar / Correo del Caroní

Share This:

Comentarios

  

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!