Locales

Completar actividades escolares en cuarentena no ha sido tarea fácil

La falta de aparatos inteligentes y la precaria señal de Internet dificultan las actividades en casa / Foto: Rafael Salazar

Aunque las actividades en los salones de las instituciones educativas se han detenido por la cuarentena social colectiva decretada para evitar la propagación del Covid-19, el periodo escolar 2019-2020 no se ha detenido.

De acuerdo con información dada por la presidenta del Sindicato Venezolano de Maestros (Sinvema) en Anzoátegui, Maira Marín, las escuelas no han dejado de preparar contenido de diversas materias para realizar evaluaciones.

Sin embargo, la falta de recursos y equipos electrónicos ha dificultado la entrega de las tareas. Para asignar las pruebas, han recurrido a dos técnicas: impresas y de forma electrónica, pero según especificó Marín, el proceso ha sido difícil, pues no todos los planteles cuentan con computadoras ni material de impresión suficiente para toda la matrícula de estudiantes.

A su vez, explicó que del total de la población de alumnos, no todos cuentan con dispositivos móviles inteligentes o señal de Internet, y son las zonas
rurales las más afectadas.

Padres

La posición de la presidenta de Sinvema fue compartida por representantes que aseguran que cumplir con las actividades académicas durante la cuarentena no ha sido sencillo para sus hijos.

María Rodríguez, madre de dos niñas que cursan segundo y quinto grado de educación básica, manifestó que llevar a cabo las investigaciones se ha vuelto una responsabilidad de todos.

“Desde que se adoptó esta nueva medida, no sólo los alumnos estudian, sino también nosotros los padres. Esta semana, por ejemplo, a la más pequeña le asignaron un cuestionario que hemos podido completarlo con algunos libros de la Colección Bicentenario y cuando no conseguimos las respuestas allí, recurrimos a Internet. El papá se instala en la placa de la casa con los cuadernos para investigar con el teléfono, pues la cobertura es muy deficiente”, comentó Rodríguez.

Un caso distinto es el de Eude Reinales. Sus hijos estudian en un colegio privado, no disponen de teléfonos inteligentes ni libros propios, por lo que busca completar sus quehaceres escolares con ayuda de vecinos y familiares.

Milena Pérez / Barcelona

Share This:

Comentarios

  

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!