Locales

“De algo tenemos que vivir”

En improvisados “negocios” venden diversidad de productos / Foto: Arturo Ramírez

En días recientes, una de las frases más escuchadas en nuestro país es que para los venezolanos de a pie, para los que viven del día a día, es muy difícil quedarse en casa y cumplir completamente con la cuarentena decretada por el Gobierno nacional el 16 de marzo para frenar la propagación del Covid-19.

Y esto lo confirmó Jesús Martínez, cuyo oficio “formal” es la mecánica, pero quien desde hace dos semanas se dedica a la venta de productos alimenticios desde el maletero de su carro, el cual estaciona frente a su casa, ubicada en la avenida 2 de la urbanización Boyacá de Barcelona. Esta vía comunica con la  Principal de esa urbanización y el sector donde se encuentra la sede de la Policía del estado Anzoátegui (Polianzoátegui) en esta ciudad.

Martínez aseguró que se vio  en la necesidad de “inventárselas”, pues el taller donde trabajaba cerró sus puertas y él no tenía dinero ahorrado como para encerrarse todo el tiempo que dure la cuarentena.

“En mi casa comíamos con lo que yo ganaba cada semana en mi trabajo. Sin esa fuente de ingresos ya nos veíamos pasando hambre. Entonces nos pusimos a pensar qué hacer y se nos ocurrió montar esta venta. Compramos los productos al mayor en donde los chinos y los revendemos acá. No deja mucho, pero al menos sirve para adquirir algo de lo que necesitamos: y es que de algo tenemos que vivir, no nos podemos dejar derrotar”, señaló.

Los puestos de venta, al estilo del de Martínez,  proliferan en esta vía y en la principal de Tronconal III, donde se cuentan  casi 20 tarantines o carros en los que se expenden frutas, granos, huevos, masa de cachapa, verduras y hasta pescado.

Barcelona / José Useche

Share This:

Comentarios

  

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!