Locales

Pacientes renales confrontan problemas para surtir combustible

Los ciudadanos manifestaron que sólo pueden recargar entre 10 y 20 litros de combustible / Foto: Rafael Salazar

Familiares de pacientes renales rechazan los protocolos “discriminatorios” que aplican en las estaciones de servicio habilitadas para su atención.

Luis García, habitante de Guanta, manifestó que en la bomba Diorca, ubicada en la avenida Argimiro Gabaldón (antigua Vía Alterna), les permiten cargar 10 o 20 litros de gasolina, una vez por semana, a una reducida cantidad de vehículos y exigen que el paciente esté presente.

“Lo que surten es insuficiente para trasladar a mi suegra a sus diálisis tres veces a la semana. El protocolo que tienen es ilógico,  ellos necesitan ver a la persona enferma para verificar que el salvoconducto e informe médico no es falso, pero ¿cómo hacemos para llevar al paciente si al mismo tiempo está recibiendo el tratamiento?”, cuestionó García.

Indicó que hasta las 10:00 am de la mañana permiten que se sumen vehículos a la cola y que en ellas pueden tardar más de seis horas.

Domingo González, quien transporta a cuatro pacientes desde Anaco al Centro Nefrológico de Barcelona, expresó  que ayer acudió a la mencionada gasolinera y le indicaron que no podía surtir  por no vivir en la jurisdicción. Nueve horas más tarde y luego de explicar e insistir en que no contaba con combustible  para retornar a casa, le dieron permiso para echar.

Especificó que en Anaco no ha podido recargar el tanque, pues sólo reparten 20 tickets para echar 10 litros, en un comando de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB)

Manifestó que para no perder los turnos de hemodiálisis han tenido  que hacer colectas para comprar bidones a un costo de 1 dólar por litro.

El paciente nefrológico Edgar Rivero calificó como inhumana la forma de trabajo que aplican en Anaco, ya que obligan a las personas con cáncer y problemas de riñón a permanecer por horas en las filas.

“Yo tengo vehículo propio, pero es injusto que prohíban surtir si nosotros no estamos presentes. Ellos saben que tras los tratamientos nos descompensamos, algunos se desmayan, a otros se les baja la tensión y ni siquiera tienen servicio médico ni ambulancias en caso de que alguien necesite auxilio. Hay mala planificación”, enfatizó.

Sostuvo que para cumplir con sus diálisis se turna con otro paciente que también tiene carro o se alojan en domicilios cercanos al centro de tratamiento.

Los consultados aseguraron que hacen falta nuevos protocolos que mejoren la calidad del servicio. Hicieron hincapié en que es necesario que se suministre la cantidad de combustible suficiente para el traslado de los pacientes a sus sitios de origen.

Milena Pérez/ Barcelona

Share This:

Comentarios

  

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!