Locales

“Desplazarme a mi trabajo es un viacrucis pero regresar a la casa es un calvario”

Para llegar a sus trabajos, los ciudadanos caminan más de lo acostumbrado y prefieren esperar el transporte más económico / Foto: Rafael Salazar

Ir al trabajo nunca tuvo tantas complicaciones. Para Roxana Rojas, habitante del sector El Viñedo y empleada de una panadería, en el centro de Barcelona, la espera por el transporte público nunca fue tan larga.

Solía dirigirse a la parada a las 7:00 de la mañana, a fin de aguardar por el autobús que le permitiría estar en su puesto a las 8:00 am, pero la actual tardanza de las unidades la ha obligado a salir con una hora de adelanto.

“Los primeros días de la cuarentena podía agarrar carro sin problemas, esperaba menos de 10 minutos y llegaba a tiempo, pero desde que se complicó la distribución de gasolina son pocos las camionetas, busetas y carritos que están trabajando”, sostuvo Rojas.

Caminar unas quince cuadras hacia la autopista para abordar un colectivo a la altura del Cementerio Metropolitano, le ha permitido disminuir ese tiempo.

En el sector Boyacá 3 reside Gladys Urbina, trabajadora de una tienda de alimentos ubicada en el bulevar 5 de Julio de Barcelona. Ella expresó que “para estirar el dinero en efectivo hasta más no poder” prefiere aguardar por alrededor de una hora en la estación del Bus de Transito Rápido (BTR)”.

Indicó que en la actualidad la tarifa del transporte se encuentra en 20 mil bolívares, por lo que semanalmente debería gastar 240 mil bolívares.

“Desplazarme a mi trabajo es un viacrucis, pero regresar a la casa es un calvario. A las doce, los BTR se tardan más y uno se desespera. A cada rato veo el reloj y me dispongo a agarrar el carro que pase y si no pasa ninguno me pongo a llamar a mis amigos para ver quién me auxilia”, manifestó Urbina.

Un rato en carro y otro caminando. Así viaja Jorge Valiente, habitante de La Orquídea, hasta su lugar de empleo, en la avenida Juan de Urpín.

“Para llegar al trabajo tendría que agarrar dos carros: uno hasta el centro y otro de los que van hacia el hospital por esa ruta. Pero ahora solo agarro el que me deja en el centro y de allí camino el resto, otras veces agarro el BTR, me quedo en la Vía Alterna y me voy a pie hasta el trabajo. Es largo el trayecto y cansa, pero se ahorra más”, destacó.

Milena Pérez / Barcelona

Share This:

Comentarios

  anzoategui   transporte-publico   

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!