Tiempo Libre

Parisinos desafían el encierro bailando en la calle

El video de los parisinos bailando en la calle este fin de semana provocó zumbidos y críticas en las redes sociales / Foto: AP

La picazón por bailar, salir del encierro del coronavirus y romper algunos movimientos al aire libre, en la calle, ha demostrado ser demasiado fuerte para que algunos se resistan en París después de semanas de quedarse en casa.

El video de los parisinos bailando fuera este fin de semana, algunos con máscaras faciales, provocó zumbidos y críticas en las redes sociales y una disculpa el domingo del técnico de teatro sin trabajo que lanzó la música desde su balcón.

Nathan Sebbagh ha estado agradeciendo a los médicos y tratando de mantener el ánimo de las personas con selecciones musicales de media hora que tiemblan las caderas los sábados por la noche.

Pero tras su gesto de buena voluntad, que él llama @discobalcons en sus publicaciones de Instagram, este fin de semana se convirtió en víctima de su propio éxito.

La policía llamó a su puerta y le habló después de que una pequeña pero juguetona multitud se reuniera y bailara bajo el balcón de su apartamento en Montmartre.

“Habia mucha gente. La plaza estaba bastante llena. Algunas personas eran demasiado cercanas”, reconoció Sebbagh con cierta timidez en una entrevista telefónica el domingo.

La policía “dijo que la música en los balcones es una muy buena idea, pero no así, es demasiado peligrosa”, añadió.

Entre sus ofrendas musicales del sábado se encontraba “Let me Dance” de Dalida, cantante de origen egipcio. Ella vivió en Montmartre antes de su muerte en 1987 y se nombra una plaza en su honor.

El video publicado por un periodista mostraba vehículos policiales rodando mientras la canción sonaba y la gente bailaba. Las imágenes provocaron comentarios hostiles en las redes sociales, y los críticos argumentaron que tal comportamiento podría propagar el virus.

La policía de París tuiteó , con los hashtags “ser responsable” y “quedarse en casa”, que los bailarines no respetaban las reglas de distanciamiento social.

Sebbagh dijo que no era su intención atraer una multitud. El joven de 19 años manifestó que transportó los altavoces desde el teatro donde trabajaba antes del cierre únicamente para agregar un poco de entusiasmo musical a las vidas de sus vecinos.

“Me faltaba el contacto humano y la música”, expresó.

Destacó que apoya de todo corazón al personal médico que lucha contra la pandemia y que lamentaba haberlos molestado.

“Es verdad, la gente se está riendo a carcajadas. Pero estamos en una situación muy complicada y particular ”, acotó. “El objetivo es salir con vida”.

París / AP

Share This:

Comentarios

  

Publicidad

Publicidad

Publicidad

¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!