Locales

Falta de transporte ha puesto a algunas a parir en casa

Ante la escasez de transporte, muchas personas han tenido que trasladarse a pie / Foto: A. Ramírez

Unos días después de iniciada la cuarentena en el país (comenzó el 16/3), a Diana Molina, habitante del barrio Los Jardines de Puerto La Cruz, le tocó vivir un episodio desagradable debido a la falta de transporte que se ha originado por la escasez de gasolina.

Y es que al no encontrar quién la llevara a un centro de salud le tocó dar a luz en su casa, como en los viejos tiempos.

Esta joven de 21 años de edad relató que sintió los dolores de parto pasadas las 9:00 pm del 18/3 y de inmediato salió con su madre a buscar la forma de llegar a un hospital. Luego de una hora en la parada, se regresaron a su vivienda “porque no pasó ni un taxi”.

Cada minuto que transcurría, cuenta Molina, las contracciones eran más fuertes, así que tras descansar unos minutos, volvieron a caminar esas cuatro cuadras –“que parecían eternas”- hasta la parada.

“Eran las 11:00 pm y esperamos 30 minutos. Como no pasó ni un carro subimos a la casa de nuevo”.

A las 12:30 de la madrugada bajaron otra vez, pero los dolores eran tan fuertes que la joven no pudo volver a llegar a la parada.

“Mi mamá prefirió llevarme a la casa, colocó una sábana en la sala y me ayudó a parir”.

Un vecino se percató de todo y apenas salió el bebé nos llevó a un hospital para que me cortaran el cordón umbilical. Al día siguiente regresé a la casa con mi hijo, pero todo fue desesperante”, relató.

En otro sector de Puerto La Cruz, en Bello Monte, también surgió una historia de angustia producto de la situación del transporte.

El ama de casa Liliana Hernández manifestó que desde el viernes 24/4 hasta el 28/4 vivió unos días cargados de dolor y estrés.

Con tan sólo unas cuatro semanas de embarazo comenzó a sangrar, sin una aparente razón, y esto la llevó a correr el riesgo de ser trasladada a un centro de salud en la moto de su esposo, porque ningún familiar, ni vecino, tenían gasolina en sus vehículos para llevarla.

“Gracias a Dios fuimos y regresamos con bien. La doctora dijo que tenía amenaza de aborto, pero que guardara reposo pues mi bebé seguía vivo”, contó.

No obstante, el sangrado no paró durante los dos días siguientes, así que decidió buscar transporte público para ir de nuevo, puesto que la motocicleta de su esposo se había quedado sin combustible.

Aquí empezó un nuevo calvario. El señor pidió apoyo a cinco vecinos y ninguno tenía gasolina. En esa búsqueda se les fue el día.

Cuando eran casi las 8:00 de la noche apareció una pareja amiga que les brindó ayuda.

“Estos vecinos lograron echar gasolina y cuando llegaron al barrio se enteraron de la situación y vinieron a mi casa para buscarme y llevarme. En el hospital de Guaraguao nos encontramos con una nueva sorpresa y era que no me iban a atender hasta que tuviera un eco. A esa hora era imposible conseguir un eco privado, así que nos regresamos a la casa”, dijo la mujer.

Pese a los dolores producto del sangrado y la desesperación por no saber si el bebé estaba vivo o no, esta mujer tuvo que esperar hasta el lunes para realizarse el eco y luego acudir al centro de salud.

“Nos levantamos temprano para agarrar carro, pero estuvimos dos horas en la parada y nunca pasó ni un bus. No queríamos molestar a nadie, pero otra vez apareció una vecina y nos llevó tanto a hacer el eco como al hospital para que me realizaran la cura, ya que el sangrado no paró y finalmente perdí a mi bebé. Fui dada de alta el martes”, señaló.

Caminar para comer

Otro afectado por la escasez de transporte es Yonny Pérez, habitante de Boyacá IV.

El joven afirmó que para llegar al centro de Barcelona caminó desde su casa hasta el Crucero de Lechería porque aguardó por más de una hora en la parada de su sector y nunca llegó un autobús.

“En el crucero me tocó esperar un rato más por un bus del BTR. Tardé casi dos horas en ir nada más y para regresar fueron dos horas más en la parada del centro. Lo soporté porque necesitábamos comprar comida porque ya no había”, señaló.

Puerto La Cruz / Jesús Bermúdez Pino

Share This:

Comentarios

  

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!