Coronavirus

Argentina busca en barriadas populares a personas infectadas de COVID-19

La policía instaló cercas para aislar el barrio de Villa Azul después de que más de 50 residentes dieron positivo por coronavirus. / Foto: AP

El gobierno argentino aisló el lunes una barriada empobrecida en las afueras de Buenos Aires mientras intensificaba acciones para detectar a personas con el nuevo coronavirus ante un fuerte incremento de los contagios los últimos días.

Los operativos se enfocaron en el barrio de Villa Azul, que se reparte en los municipios bonaerenses de Quilmes y Avellaneda, y que fue completamente aislado con vallados.

Allí, según las autoridades, se han detectado hasta ahora a más de 50 personas con síntomas del virus, mientras que otra cifra similar está en estudio, lo que convirtió a la humilde barriada en el primer foco de contagios en el cinturón urbano de Buenos Aires.

Personas que residen en Villa Azul se mostraron de acuerdo con la medida de aislamiento luego de denunciar que vecinos del lugar se juntaban durante la cuarentena a jugar durante horas al fútbol en una pequeña cancha del barrio.

Un comité de emergencia integrado por autoridades sanitarias y de seguridad realizaba un control total de entradas y salidas y dos centros logísticos se encargan de la distribución de alimentos y artículos de higiene.

Argentina registra 11.620 contagios y 456 fallecidos. Un total de 5.500 casos se detectaron en la ciudad de Buenos Aires y 4.060 en la provincia homónima, donde los municipios populosos de las cercanías de la capital son los más afectados.

A su vez, la ciudad de Buenos Aires se preparaba para volver desde el martes a una cuarentena más restrictiva después de que las autoridades decidieron cerrar comercios a los que se les había permitido abrir sus puertas días atrás.

El lunes por la tarde, decenas de personas se congregaron en la Plaza de Mayo de Buenos Aires, donde está la sede del gobierno, en reclamo del levantamiento de la cuarentena vigente desde el 20 de marzo. Aprovechando la celebración de aniversario de la revolución del 25 de mayo que en 1810 inició el proceso de independencia de Argentina respecto a España, los congregados que se saltaron las medidas de aislamiento gritaron “queremos ser libres” y “queremos trabajar”.

Reporte boliviano

En Bolivia, en tanto, algunas ciudades flexibilizaban la cuarentena que se extiende hasta fines de mes ante la presión del sector informal que representa más del 60% de la economía y a pesar que la pandemia está en pleno auge con 6.013 infectados y 250 decesos.

En la jornada se observaba a más gente en las calles, como en la ciudad El Alto, vecina de La Paz.

Las autoridades bolivianas advertían que el mayor pico de casos podría darse a fines de junio y enfilaban sus esfuerzos en atender la crisis en Beni, que junto a Santa Cruz, son las provincias del Oriente del país donde se concentran el 80% de los contagios.

En Beni la precariedad del sistema de salud disparó los contagios y el gobernador Fanor Amapo lanzó desesperados pedidos de ayuda. Según medios locales, más de 80 médicos se contagiaron con el virus obligando a reclutar a galenos de otras ciudades para atender a Trinidad, la capital de Beni.

En Chile, el sistema hospitalario del país, con 2.400 camas de uso crítico, seguía al límite por el incesante incremento de nuevos contagiados, que en la última jornada rozó los 5.000, mientras sólo disponía de 332 ventiladores, la menor cantidad desde marzo.

Colombia, con 21.981 casos y 750 muertos, también se preparaba para entrar en una nueva fase de flexibilización de las actividades a partir del 1 de junio y que involucra la reapertura de los centros comerciales, aunque a un 30% de su capacidad.

En el norte del continente, el presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador dijo que en esta semana anunciará medidas de cara al regreso a la “nueva normalidad” en el país, que incluye el regreso a clases y las actividades deportivas en algunas regiones.

Las medidas de reducción de movilidad y que restringían las actividades económicas a sólo las esenciales adoptadas para mitigar la propagación del coronavirus terminarán el 31 de mayo y a partir del 1 de junio el país operará con un sistema de semáforos de cuatro colores que determinará qué tipo de actividades están permitidas de acuerdo con el número de contagios en cada estado.

México atraviesa por el momento más crítico de la epidemia con 68.620 contagios y 7.394 decesos.

Buenos Aires / AP

Share This:

Comentarios

  argentina   covid-19   

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!