Mundo

EEUU: Restricción a llegadas de Brasil empezará este martes

Brasil es el segundo paìs con más casos confirmados de COVID-19 a nivel mundial, sólo detrás de Estados Unidos / Foto: AP

Una medida que impedirá que los extranjeros provenientes de Brasil ingresen a Estados Unidos debido al incremento de casos de coronavirus en el país sudamericano comenzará a aplicarse el martes por la noche, dos días antes de lo anunciado originalmente.

Inicialmente, estaba programado que la medida empezara a aplicarse el jueves por la noche. La Casa Blanca informó del cambio el lunes sin dar explicaciones.

Al anunciar las restricciones a las llegadas el domingo, la Casa Blanca indicó que decidió adoptar la medida porque Brasil es el país más afectado por el coronavirus en Latinoamérica, y consideró que así se impedirán más infecciones en Estados Unidos.

Brasil ocupa el segundo sitio en numero de casos confirmados de COVID-19 a nivel mundial, sólo detrás de Estados Unidos, según un conteo de la Universidad Johns Hopkins, y en los últimos días ha registrado un incremento en la cifra de contagios.

Los extranjeros que hayan visitado Brasil en las dos semanas previas a que intenten ingresar a Estados Unidos no serán admitidos. La prohibición no es aplicable a los ciudadanos estadounidenses ni a los residentes legales permanentes, ni a sus cónyuges, padres o hijos.

En tanto, la Organización Mundial de la Salud recomendó a Brasil no reanudar las actividades económicas antes de que la nación pueda realizar suficientes pruebas para controlar la propagación de la pandemia de coronavirus.

El director ejecutivo de la OMS, Michael Ryan, dijo durante una conferencia de prensa que las “enormes” tasas de transmisión significan que se debería mantener en vigor algún tipo de confinamiento, sin importar los impactos negativos en la economía.

No obstante, en Río de Janeiro, el alcalde Marcelo Crivella —quien es obispo evangélico_, anunció que iba a incluir a las instituciones religiosas en la lista de “servicios esenciales”.

Esto significa que las iglesias tendrían permitido reabrir sus puertas, conservando una distancia mínima de dos metros entre los fieles.

En Sao Paulo, el gobernador Joao Doria descartó un cierre total de la economía del estado más grande de Brasil y dijo que empezaría a reducir las restricciones el 1 de junio.

Washington / AP

Share This:

Comentarios

  

Publicidad

Publicidad

Publicidad

¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!