Venezuela

Gasolineros temen perder sus concesiones, tras expropiación en Carúpano

Las estaciones de servicio están resguardadas por agentes de la GNB desde que comenzó la distribución de gasolina a nuevo costo / Foto: Tal Cual

La reciente toma por parte de las autoridades de una estación de servicio ubicada en Carúpano, estado Sucre, atizó los temores de los gasolineros sobre la posibilidad de que les quiten la concesión del negocio otorgada por Petróleos de Venezuela (Pdvsa) hace 12 años, indicó Tal Cual.

Con la Ley Orgánica del Mercado Interno de Combustibles aprobada en septiembre de 2008, se estatizaron todas las bombas de gasolina del país. Muchas de ellas fueron dejadas en concesión a sus dueños para que éstos las siguieran administrando, dada la imposibilidad de Pdvsa de manejar las más de 1.800 estaciones que habían para la época.

Por años el negocio generó pérdidas debido al rezago en el precio de la gasolina, el monopolio de Pdvsa, la crisis económica (recesión, hiperinflación) y la inseguridad.

Hace pocos días, la propietaria de la bomba Bello Monte en Carúpano (Sucre), una de las que está autorizada a vender la gasolina en dólares en el estado, denunció que un grupo de abogados y funcionarios de la gobernación tomaron el control del establecimiento sin ofrecer las razones de la medida. Esto a pesar de que el Ejecutivo Regional no tiene potestad jurídica para ejecutar una acción de este tipo. Sólo Pdvsa y/o el Ministerio de Petróleo son los entes encargados de finiquitar un contrato de concesión.

“He sido expropiada después de 40 años de trabajo en mi estación (…) Esto me cayó de sorpresa, porque ni había rumores ni se esperaba que algo así pudiera pasar. Solo me enteré cuando vinieron y me dijeron que iban a tomar las máquinas y la administración”, señaló Estrella Denis en una entrevista a una emisora de radio de la región.

Destacó que ese mismo día se conoció de otras dos tomas de estaciones de servicio en otras dos entidades del estado; en la capital Cumaná, y en Santa Fe.

La señora Denis comentó que la decisión ejecutada el 4 de junio le tomó por sorpresa, ya que días antes participó en una reunión con la alcaldía y todos los propietarios de las estaciones de servicio, en la cual su negocio salió sorteado para ofrecer el servicio premiun, es decir, la venta de gasolina a precio a internacional. “Solo me dijeron que les entregara la administración y no tuve más opción”, afirmó.

El temor

Luego de esta expropiación, encargados de varias estaciones de gasolina temen que debido a los problemas que han surgido por la poca planificación en la puesta en marcha del nuevo esquema de comercialización del combustible en todo el país, el Ejecutivo junto a Pdvsa decida quitarles la concesión para administrar el negocio.

“El manejo de la bomba la tiene prácticamente el gobierno, por eso no la queremos dejar sola aunque no haya gasolina para distribuir o aunque se haya cerrado de acuerdo al horario de atención que se estableció”, apuntó un encargado de una bomba en Miranda que prefirió mantener su anonimato, debido al temor a una represalia en su contra.

Además, ya no solo serán los funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) y de la Guardia del Pueblo que vigilarán y coordinarán el funcionamiento de las estaciones del gasolina en todo el país, también estarán los integrantes de Chamba Juvenil, quienes “dirigirán las acciones en estos establecimientos”.

Con esta nueva disposición, las gasolineras en el país están siendo más controladas por parte de la administración de Nicolás Maduro, dejando a un lado la autonomía del dueño de la bomba para ejecutar las labores y alejándose del plan que autoriza la importación y venta de la gasolina por privados.

Ensayo y error

Tras la primera semana de aplicación del Plan Nacional de Distribución de Combustible, los dueños y encargados de las estaciones de servicio tienen aún muchas dudas sobre el funcionamiento del nuevo esquema.

“Esto es una locura. Son infinitas preguntas que nos llegan a la mente y no tenemos cómo responderlas. Hay muchos vacíos, es todo sobre la marcha, vamos por ensayo y error. Además, con temor siempre de que nos equivoquemos y vaya a acarrear algún tipo de problemas contra nosotros por el hecho de no saber”, cuenta el propietario de una bomba subsidiada, que solicitó resguardar su identidad.

De acuerdo con la fuente, es escasa la información que manejan sobre las operaciones porque el gobierno no ha ahondado en detalles. Eso sin contar con que el sistema biopago funciona con intermitencia.

“El internet y por consiguiente el biopago están funcionando muy mal. Entonces, la venta tiene que ser de manera manual. ¿Cómo va a saber otra estación si yo le vendí a un conductor y lo anoté en el libro de ventas extraordinarias? Por ejemplo, le anoto a un conductor 120 litros y éste, como su carro agarra 240 litros, se va a otra bomba. En el biopago de la segunda bomba no aparece la compra que hizo ¿entonces, vuelve a comprar?”, indicó otro propietario de una estación subsidiada.

A quienes afiliaron una moto pero ahora tienen carro y no han hecho el cambio en el Sistema Patria, solo se le aprueban 60 litros para moto al mes. Asimismo, si un conductor no está registrado en el sistema y va a una bomba subsidiada, solo le dan la opción de 30 litros de gasolina.

Además, a los propietarios y encargados les preocupa que si los puntos no funcionan, cómo se van a justificar las ventas. El sistema biopago solo acepta tarjetas del Banco del Tesoro, el Banco Bicentenario y el Banco de Venezuela. Cuando no funciona, los conductores deben pagar en efectivo.

Otra de las dudas que surgen es quiénes manejan los puntos. En algunos casos, relatan, les han dicho que deben hacerlo los funcionarios de las alcaldías o de otros organismos públicos.

“Pero el punto debe manejarlo el propietario o el encargado de la bomba. En algunas estaciones subsidiadas ha llegado la factura -de Pdvsa- como si se vendiera a 0,50 dólares”, señaló recientemente otro propietario consultado por TalCual.

Sin claridad

Sobre el precio en que Pdvsa les vende la gasolina a las bombas subsidiadas tampoco hay claridad alguna.

“La gandola de gasolina trae 36.000 litros, eso se multiplica por 0,50 dólares y se multiplica por la mitad del dólar oficial para obtener la factura. Una factura puede ser 200 ó 300 millones de bolívares que no hacemos las bombas subsidiadas. No sabemos en cuánto vamos a pagar la gasolina. Al principio, a algunas bombas subsidiadas el combustible llegó con el precio anterior, que era nada. A otros con un presunto margen de ganancia, y a otros a 0, 50 dólares, que se debe pagar al cambio. La información viene por cuentagotas, esperamos más detalles de Pdvsa”, indican dueños de gasolineras.

El Ministerio del Petróleo, dentro de la poca información aportada, indicó a los propietarios de las bombas que la función de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) y los cuerpos policiales es resguardar las estaciones de servicio y mantener el orden. Lo demás es potestad de los dueños de las estaciones de servicio, “pero no es fácil enfrentarse a esos cuerpos”.

En la mayoría de las bombas se pueden encontrar efectivos del Ejército, la GNB y la Policía Nacional Bolivariana. Esta custodia debe realizarse según los parámetros del Sistema Defensivo Territorial. El 1 de junio, Nicolás Maduro giró instrucciones sobre el plan de combustible a los gobernadores y a los jefes militares de las Regiones Estratégicas de Defensa Integral (REDI) y las Zonas Operativas de Defensa Integral (Zodi).

El comandante de la GNB, mayor general Fabio Zavarse, informó que mantiene el contacto permanente con los comandantes de zonas en todo el país para el monitoreo del abastecimiento de combustible. Antes del nuevo esquema para la distribución de la gasolina, los gremios de productores en todo el país denunciaron la discrecionalidad de los jefes castrenses para establecer las prioridades a la hora de surtir los tanques de gasolina de sus vehículos.

Caracas / Tal Cual

Share This:

Comentarios

  concesiones   duenos-de-estaciones-de-servicio   gasolina   temores   

¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!