Coronavirus

Sao Paulo reanudó algunas actividades en medio de pandemia

Brasil es el primer país de Latinoamérica más golpeado por la pandemia / Foto: AP

Las tiendas minoristas reabrieron este miércoles en la ciudad de Sao Paulo después de haber cerrado durante dos meses a causa de la pandemia de coronavirus, lo que ocasionó que autobuses y metro estuvieran atestados desde temprano, y que mucha gente no siguiera las medidas de distanciamiento social.

El alcalde Bruno Covas autorizó la reanudación del comercio de 11 de la mañana a 3 de la tarde a condición de que los establecimientos pidieran a los clientes utilizar mascarillas y limitaran el número de personas dentro. Sin embargo, las tiendas de centros comerciales continuarán cerradas hasta el jueves.

Brasil figura entre los países latinoamericanos más afectados por la pandemia, con unas 39.000 muertes, según cifras oficiales. El estado de Sao Paulo acumula casi 10.000 fallecimientos por Covid-19, la mitad de los cuales se registran en la metrópolis de 12 millones de habitantes. El miércoles, el estado informó de un aumento sin precedentes en la cifra de muertos en 24 horas, 340, que rebasó la marca del día anterior.

En la ciudad de Sao Paulo, la tasa de ocupación de camas de unidades de cuidados intensivos ha registrado una ligera baja a alrededor de 70%. Sin embargo, muchos expertos en salud habían recomendado que las actividades no se reanudaran todavía porque los contagios continúan aumentando en la ciudad, si bien a un ritmo menor.

Cuando comenzaba el día, muchas personas regresaron a laborar sin mascarillas, haciendo caso omiso a la orden de Covas de que únicamente se permitiera subir a los autobuses y otras unidades de transporte público a quienes llevaran cubrebocas.

El ayuntamiento de Sao Paulo dijo que 92% de los casi 12.000 autobuses disponibles circularon el miércoles, comparado con el 85% del día anterior.

En la calle 25 de Março, adonde personas de todo Brasil acuden en grandes números a comprar artículos baratos, no había indicio alguno de que las autoridades intentaran hacer efectivas las normas del distanciamiento social, que fueron ampliamente desatendidas. Sin embargo, a la entrada de algunas tiendas, a los clientes les tomaban las temperaturas y les ofrecían desinfectante para manos.

Milla Martins, gerente de una tienda de pelucas en la zona, estaba contenta de regresar a trabajar. “Por muy grande que sea nuestro miedo, no podemos aguantar esta situación. Sé que nuestro enemigo es invisible, pero necesitamos enfrentarlo”, dijo Martins dentro de su tienda.

Pese a que los vendedores callejeros no tenían autorizado ponerse aún, docenas burlaron la restricción en el distrito Bras y vendieron ropa en la acera.

Parte del apremio de los negocios para reabrir provino de las tiendas minoristas que quieren aprovechar la celebración del viernes: la versión brasileña del Día de San Valentín.

Cuando el horario de actividades llegó a su fin, la gente volvió a colmar las paradas de autobuses y las estaciones del metro.

Horas antes el miércoles, el gobernador de Sao Paulo, João Doria, dijo que prevé que la cifra de fallecidos por COVID-19 en el estado alcance los 20.000 para finales de mes. Doria amplió las recomendaciones de cuarentena hasta el 28 de junio, pero coincidió en que la metrópolis está ahora en una mejor situación y puede reabrir algunos negocios.

Otras regiones del estado, de 46 millones de habitantes, han tenido un agravamiento debido a la propagación del coronavirus a las zonas rurales, y las restricciones continuarán hasta finales de mes.

El alcalde de Río de Janeiro, Marcelo Crivella, se había comprometido a autorizar para el miércoles la reapertura de centros comerciales.

Sao Paulo / AP

Share This:

Comentarios

  

¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!