DEPORTES  Béisbol

Dixon Machado se adapta a la liga surcoreana

Dixon Machado se amolda a la filosofía de juego surcoreana con Gigantes de Lotte / Foto: KBO

La temporada 2020 de Dixon Machado en la Organización de Béisbol de Corea (KBO por sus siglas en inglés) ha sido de altibajos con el madero. Comenzó como un vendaval en mayo, cayó en un slump y en este instante atraviesa por un gran momento ofensivo.

“Debes tomar tiempo para ajustarte. El pitcheo es diferente (con relación a Grandes Ligas)”, comentó el campocorto, desde Busan, Corea del Sur, en una conversación con los comunicadores Efraín Zavarce y Oscar Prieto Rojas para el podcast Talk Beisbol.

Machado, uno de los tres extranjeros de Gigantes de Lotte, finalizó mayo con .210 de promedio y tras fallar en sus primeros cinco turnos en junio, su average se desplomó a .198 (86-17), luego de golpear para .346 (26-9), con tres cuadrangulares y 12 remolcadas en sus primeros siete encuentros en el circuito asiático.

Pero a partir del 4 de junio, batea .400 (65-26) y su porcentaje ofensivo saltó a .285 en 151 turnos, repartidos en 41 encuentros. Durante ese lapso suma ocho partidos multihits y una racha de siete desafíos con al menos un imparable.

“Ellos no lanzan duro, pero tiran tantas curvas y cambios, que cuando usan la recta, luce más dura de lo que es. Ellos utilizan muchos envíos alrededor de la zona y luego te tiran la recta y entonces estás tarde con el swing. Esa es la manera como lo hacen y tienes que ajustarte a ese juego”, abundó el paleador derecho.

Habilidades

En el terreno ha mostrado las habilidades que le llevaron a ser considerado prospecto de Tigres de Detroit y ha sido consistente. Su alcance y seguridad con el guante le han convertido en constante protagonista en las redes sociales de la KBO y de su equipo, en las que a menudo cuelgan sus joyas defensivas.

Así que su mánager Heo Mun-hoi, no ha tenido inconvenientes en dejarlo jugar todos los encuentros como titular. Algo que no es muy frecuente en la liga. Los pilotos tienen muy poca tolerancia a las pifias.

“Cuando decidí firmar (con Gigantes) sabía que era un béisbol totalmente diferente”, apuntó Machado en su conversación con Talk Beisbol. “Un ex compañero en Detroit y el año pasado con Cachorros de Chicago, (el canadiense) Jim Adduci, que jugó aquí hace como cuatro años (con Gigantes de Lotte en 2016), siempre me hablaba que jugar aquí era diferente y muy bueno. Pero tienes que experimentarlo para saber cuán distinto es. El béisbol es el mismo, pero es la forma como ellos hacen las cosas. Por ejemplo, el shortstop rival cometió dos errores en un partido y lo sacaron en pleno juego, pidieron tiempo y lo sacaron. Hacen cambios defensivos en pleno partido”.

En sus primeros 40 desafíos, Machado apenas incurrió en un pecado en 183 lances, realizados en 343.1 innings, en los que intervino en 28 dobleplays y exhibió .995 de porcentaje de fildeo.

Los encuentros promedian más de tres horas, por el los frecuentes cambios y estrategias.

“Ellos tienen que ganar todos los días. Ellos quieren ver resultados y si no los consigues comienzan a preguntarte si estás bien. Es como jugar invierno. Si necesitan usar 10 pitchers para ganar un juego, lo harán. Y no puedes hacer nada al respecto”.

Todos los traslados se hacen en autobús, pero por lo general son trayectos cortos.

“El viaje más largo es de cuatro horas a Seúl, pero es muy cómodo viajar. El autobús tiene wifi y mis compañeros son muy agradables. Te hacen sentir cómodo”.

Condiciones especiales

La KBO estaba programada para comenzar el 28 de marzo, pero la crisis mundial generada por la pandemia de la COVID-19 obligó a posponer el Día Inaugural hasta el 5 de mayo. Fue la primera liga que regresó al terreno, con las condiciones especiales impuestas por el nuevo Coronavirus, que obligaron a jugar sin público en las tribunas y bajo estrictos protocolos de seguridad sanitaria, aunque con sin distanciamiento social mandatorio entre los jugadores.

“Cuando llegas al estadio tienen que tomarte la temperatura de manera obligatoria. Tienen cámaras térmicas y termómetros normales. Te toman la temperatura todos los días”, explicó Machado, que marcha tercero en jonrones (4) y segundo en empujadas (27), en su equipo. “No dejan que los periodistas se acerquen a menos de seis pies desde donde estás (un metro, 82 centímetros). No hay entrevistas o personas extrañas en el clubhouse que entren o salgan. Sólo los peloteros. Se estableció que, si algún pelotero estaba contaminado, todo el equipo tendría que hacer cuarentena por dos semanas. Al principio en los juegos de spring training había que jugar con tapabocas (…) No puedes utilizar las instalaciones de otros equipos, ni siquiera el batting cage del rival. Ellos crearon un plan eficaz”.

Desde 2016, la KBO ha estado promediando alrededor de ocho millones de aficionados en sus parques por campaña. El Busan Sajik Baseball Stadium, hogar de Gigantes, tiene una capacidad de 26.800 asientos y en el 2019 asistieron casi 700 mil fans. Así que resulta singular ver todas las localidades vacías.

“Lo primero que me dijo Jim Aducci fue ‘tienes que ir porque los fans allá se vuelven locos’. El estadio está lleno desde el principio hasta el final de la temporada y más si están ganando”, destacó el venezolano, que tiene como compañeros extranjeros a los lanzadores estadounidenses Dan Straily y Adrian Sampson. “Son 20, 30 mil personas. Incluso ahorita, los señores que animan los juegos están dándole a un tambor, y las cheerleaders, todo el juego. Extraño al público porque eso te da más adrenalina”.

Caracas / Alexander Mendoza / Prensa Lvbp

Share This:

Comentarios

  dixon-machado   gigantes-de-lotte   kbo   

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!