Columnistas

¿El peor momento?

Perdí la cuenta de las veces que he escuchado eso de que “Maduro está en su peor momento”, son incontables las veces que he leído aquello de que “al régimen le queda poco”, y no pude seguir sumando las ocasiones que vi por televisión a eruditos políticos hablando de la fragilidad del Gobierno, ¿hasta cuándo tanta improvisación?

Pensar que el modelo está en su peor momento es caer en una actitud cándida, en una posición inocente y una insensatez sin parangón.

Nicolás Maduro se encuentra reacomodándose y reforzando sus políticas luego de sobrevivir al 2019 y pasar los embates del inicio del 2020.

Sí, es cierto que en el tema internacional Maduro aún se encuentra en aprietos, aunque ha logrado torear la tormenta gracias al apoyo directo o indirecto de Rusia, China e Irán; no obstante aún tiene el escollo de la actitud de la Casa Blanca y más de 50 naciones que no lo reconocen como Jefe del Estado de Venezuela.

La capacidad de respuesta y maniobra de quienes poseen el poder debe asombrar a propios y extraños.

Han podido sobrevivir a las sanciones internacionales, una aguda escasez de víveres, la crisis de la gasolina y pare usted de contar; todo esto debería llamar a la reflexión a quienes conducen a la oposición para que reevalúe sus estrategias.

Bien, analicemos detalles como por ejemplo que Juan Guaidó se juramentó presidente de Venezuela el 23 de enero del 2019, y allí empezó un calvario para el régimen.

No obstante, ellos lograron salir ilesos de los sucesos en la frontera con Colombia, de la escaramuza del 30 de Abril del 2019 y a un largo año que se fue sin que la oposición concretara nada de lo anunciado por su dirigencia.

Creer que ahora el modelo imperante en Venezuela está “en su peor
momento” es una soberana ingenuidad, es una especie de esperanza de tísico o una bocanada de aliento para el moribundo.

Maduro acaba de sobrevivir a un año y medio de conflictividad, y fue recuperando, lenta y efectivamente, el terreno que perdióal inicio del año pasado.

Ahora bien, a través de las más diversas tácticas Miraflores consiguió arrebatarle oficialmente la presidencia de la Asamblea Nacional (AN) a Juan Guaidó; nombró un nuevo Consejo Nacional Electoral (CNE) y mediante movimientos judiciales está desplazando a la dirigencia nacional de los partidos políticos, dejando en ellos a una nueva casta dirigencial ajena a Julio Borges, Henry Ramos Allup, Manuel Rosales y Leopoldo López.

Cuando vemos todo este escenario ¿será que podemos decir que Maduro está en su peor momento? Obviamente no.

Y esto es esencial tenerlo en claro, porque el reconocimiento de las fortalezas y debilidades del oponente son datos fundamentales para la planificación, organización y ejecución de nuevos métodos de acción política por parte de losfactores democráticos.

Lo que sí se ha debilitado enormemente es la imagen pública de Juan Guaidó, quien quedó sin discurso, sin narrativa política y con mucha debilidad operativa en la opinión pública, a talpunto que su gestión solo sigue viva gracias al apoyo que desde Washington le siguen brindando a su figura; sin embargo este es tema para otro artículo. ¡Para mí el guarapo dulce, el café amargo y el chocolate espeso!

Desde Barcelona / José Dionisio Solórzano

Share This:

Comentarios

  

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!