Locales

Comerciantes piden controlar proliferación de vendedores informales

Usuarios y comerciantes denunciaron que los buhoneros no cumplen con las normas para tratar de prevenir la propagación del Covid-19 / Foto: Arturo Ramírez

La alcaldesa del municipio Juan Antonio Sotillo, Herminia García Ron, ha tomado varias medidas para tratar de ordenar el mercado de Puerto La Cruz y evitar que se convierta en un foco de casos de Covid-19.

Reducción de días y horas laborables, instalación de puntos de desinfección, exigencia de guantes y tapaboca para entrar al recinto, al igual que para  expender en los distintos puestos son algunas de la acciones aplicadas por la mandataria local, quien también ha intentado controlar la presencia de vendedores informales en las calles aledañas.

Este último  punto es el que, a juicio de comerciantes legalmente instalados en el mercado y sus alrededores, no se ha podido resolver. Varios dueños de locales, quienes por temor a que en represalia les cierren el negocio o se los saqueen se reservaron los nombres, denunciaron que los buhoneros se han apoderado de la calle Esperanza, la cual se ubica paralela al principal centro de expendios de alimentos de la entidad.   

 “Los vendedores informales, también conocidos como bachaqueros, trabajan sin ningún tipo de seguridad o higiene por lo del Covid-19, no respeten los días de paradas y se han tomado para ellos la calle Esperanza convirtiéndola en un mercado y en un posible foco de contagio de coronavirus.  Uno se pregunta si es que cuatro personas pueden más que la ley y hacen lo que les da la gana”, dijo uno de los propietarios de negocios ubicados en esa área.

Los comerciantes, además, consideran injusto que estos  “bachaqueros” actúen a sus anchas si ni siquiera pagan impuestos, mientras que a ellos,  que si lo hacen y de paso cancelan salarios a empleados, sí los obligan a cumplir múltiples normas

Recordó que hace pocos días, mientras protestaban por la reducción de los días en los que se podían trabajar en el mercado,  esos mismos informales los hicieron bajar las santamarías bajo amenaza de saqueo. 

Juana Gámez, usuaria del establecimiento,  dijo que es increíble que los buhoneros no tomen conciencia del grave problema que representa el Covid-19 y del riesgo de salud, para ellos y para los compradores,  al ejercer su actividad sin cuidar las medidas de prevención como uso de tapabocas y guantes, así como el distanciamiento social.

Puerto La Cruz / José Useche

Share This:

Comentarios

  

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!