Locales

Ciudadanos catalogan como “un desastre” el nuevo plan para surtir combustible en Anzoátegui

La cola de la bomba Neverí, en Barcelona, seguía más allá de la avenida Caracas este lunes / Foto: Rafael Salazar

El pasado martes 28 de julio se implementó en Anzoátegui un nuevo plan para surtir combustible a vehículos particulares y de sectores priorizados, de manera interdiaria y según el terminal de placa.

Sin embargo, los ciudadanos del área metropolitana de la entidad catalogan como “un desastre” este nuevo método, en vista de que presentan mayor dificultad para abastecer de combustible sus carros y motocicletas.

“Las autoridades debieron habilitar estaciones de servicio únicamente para vehículos particulares y que funcionaran las 24 horas”, dijo Daniel Guaregua, habitante de Barcelona.

Guaregua se encontraba la mañana de este lunes 3 de agosto en la cola de la bomba Neverí, ubicada en la avenida Fuerzas Armadas, pero por la cantidad de gente en espera estaba estacionado al comienzo de la avenida Caracas.

Agregó que llevaba más de dos semanas intentando llenar el tanque de su carro sin tener éxito. “La semana pasada estuve dos días esperando en la bomba internacional Caribe, pero nunca llegó la gasolina”, afirmó.

Unos puestos más atrás se hallaba José Gregorio Avilera, quien consideró que estas nuevas medidas de distribución de carburante sólo benefician a los efectivos de seguridad y trabajadores del gobierno.

“Deben tener más control en las gasolineras. En la entrada de esta bomba hay dos colas paralelas, porque los guardias nacionales y los policías hacen los que les da la gana”, señaló.

Ambos individuos permanecían en formación desde el domingo y aseguraron que la cola no se había movido “ni un centímetro”.

Mismo panorama para las motos
El barcelonés Marcos Córdova, quien posee una motocicleta, dijo que también estuvo tratando de obtener el carburante sin poder lograrlo.

“En días recientes fui a Puerto La Cruz y esperé en la bomba de Pozuelos para echar gasolina, pero al final me tuve que devolver a casa sin nada, porque sólo le surtieron a unos pocos y los guardias desalojaron al resto”, indicó.

Los encuestados coincidieron en que si la situación se mantiene, como última opción, recurrirían a comprar gasolina “bachaqueada”, aun cuando el costo por litro ronda los 2 dólares.

Barcelona / Andrea Aroca

Share This:

Comentarios

  

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!